domingo, julio 31, 2005

Mi Testamento

Yo mujer de clase media, vuelta de medio pelo, aparentemente en mis cabales y absolutamente responsable del momento que me toca morir, digo, vivir... dejo todo mi agradecimiento a las fuerzas vivas, muy vivas, y avivadas, que me gobernaron con total falta de respeto e idoneidad profesional.

A los poderosos hombres de negocios mexicanos conservadores aristocráticos de la primera hora, les dejo un manual de Historia Mexicana para que la relean a ver dónde dice que en una república democrática alguien puede creerse superior a los demás por cuestiones de linaje y casta, sobre todo, siendo todos los mexicanos hijos de españoles e indígenas como cualquiera, en nombre de esa prosapia, con horrorosos latifundios dignos del peor señor feudal del medioevo en pleno siglo XXI les pido dejar de bailar sobre el pobre insultándolo con una caridad, que en el 90% de los casos es humillante e insuficiente.

A sus correligionarios panistas, panistas radicales y neopanistas, les dejo una brújula para que, al saber donde está el sur y donde está el norte, sepan también definirse entre la izquierda y la derecha o el centro en vez de ser alternativamente pseudo-centro demócratas, insípidos demócratas cristianos o gorilas conservadores.

A los distinguidos camaradas de las izquierda mexicana les dejo un manual titulado "¿Qué es la clase obrera?", con un modelo para armar incluido, a ver si así pueden explicarse qué les falto para lograr un desgraciado aumento en la votación nacional de la clase trabajadora que, ante la confusión de prédicas que iban desde el hermetismo intelectual Cardenista a la declaración de renovación del partido camaleónico y de su presidente con manos de ratita (las manos de Madrazo son exactas a las de Stuart Litlle), prefirieron (y esto debe ser único en el mundo) votar a la derecha (reconozco que en mucha menor proporción que en el tiempo reciente) o apoyar dictaduras populistas del pasado.

A los inefables priistas, de todas las corrientes, les dejo un Manual de la Contradicción Perpetua y Fanática, donde se explica como un movimiento popular y revolucionario que luchó contra el conservadorismo puede llegar a ser un movimiento conservador que acusa de populistas a los que luchan contra los conservadores, y como se puede glorificar a Benito Juárez haciendo todo lo contrario de lo que hacia él.

También les dejo un CD doble con canciones de José Alfredo Jiménez cantadas por Juan Gabriel.

A los militares de éste país espero que logren tener más espíritu de cuerpo.

A la curia mexicana, especialmente la yucateca, que tenga menos cuerpo y mas espíritu.

A las generaciones venideras es mi deseo que sepan que hubo una vez un país rico, grande, lleno de gente sensible, noble y buena al cual unos pocos pícaros avivados hundieron, aparentemente, sin remedio.





Nota: Texto adaptado del original de Enrique Pinti denominado Testamento. Argentina

2 comentarios:

Edgar Tec dijo...

Me parece, duro, triste, pero bastante cierto. Pienso que los mexicanos somos así en parte por nuestro pasado que aún no superamos. México es un paciente con demasiados traumas y complejos, entre ellos la baja autoestima y creo que mientras eso no sea superado siempre necesitaremos humillar o sentirnos de alguna manera superior a otros (ya sea con impuntualidad, abusos de poder, desplantes, machismo, etc.) para olvidar nuestro sentimiento de inferioridad y dejar de adorar e imitar al colonizador yanqui.
Es triste ver como muchos extranjeros (en su mayoría anglosajones) se sorprenden de la hospitalidad de los mexicanos, la cual creo que en muchas ocasiones responde más a que los vemos como una raza "superior" o más "linda" (como sucediera cuando los aztecas vieron llegar a sus "dioses" por el oriente: los españoles) que a un acto de sincera hospitalidad. Digo ésto por que en muchas ocasiones somos más serviles, nobles, amables y hospitalarios con esos anglosajones colonizadores culturales y económicos que con nuestro propio pueblo del cual nos avergonzamos de sus orígenes. ¿Por que no tratar a nuestros indígenas y nuestra gente como a ellos?
Edgar Tec. Alumno 9o. semestre Facultad de Contaduría UADY

Raul Ricalde dijo...

Muy de acuerdo con tu comentario Edgar pero una parte de la respuesta que buscas es en parte por la exagerada propaganda que recibimos por la Secretaria de Turismo de Mexico que casi no dice que los turistas por el hecho de ser turistas Tienen "bandera verde" para hacer lo que se les venga en gana. Un ejemplo muy claro de todo esto es Cancun donde jovenes de 16 o menos edad pueden tomar y ponerse hasta las chanclas con la displicencia de nuestras autoridades cuando ellos en su pais tienen que esperar hasta los 21 para hacerlo. El caso contrario es en los EEUU que con todo y tu bonito pasaporte "mexa" si no tienes 21 pues con la pena de que no puedes tomar. Ambos somos turistas y ambos somo menores de 21, entonces porque no podemos hacer lo mismo. Y para terminar porque irnos tan lejos cuando nosotros mismos lo aceptamos y hasta lo solapamos. Cuantas veces no nos hemos esperado como mensos 20 o 30 minutos en la disco "de moda" hasta que el guarura nos deje entrar o esperando como gueyes en el restaurant a donde todo mundo va a que el mesero nos quiera atender. Mientras nosotros no nos demos nuestro lugar y dejemos de ir a esos lugares aunque nos esten comiendo las ganas de ir hasta que eso cambie, entonces no exijamos nada. Piensalo y dilo a tus amigos. Recuerda que toda esa gente come de lo que tu vas a pagar, lo mismo que los otros que entran por ser VIP pagan, y sin nosotros ellos no tienen un negocio

Un saludo