domingo, octubre 23, 2005

Y no fue un Huracán mas


A unas horas de que el huracán Wilma se ha alejado de las costas de la Península de Yucatán inician los recuentos del daño.
Yo que he nacido y vivido en ésta parte de México en donde de junio a noviembre de cada año tenemos el período ciclónico, que viví la llegada de Gilberto e Isidoro, nunca ni en mis mas profundos recuerdos y temores de esos momentos he sentido esta desazón que siento en este momento, y no encuentro como explicarlo.
Por un lado, a pesar de estar en alerta roja y resguardados, los habitantes del estado de Yucatán, particularmente de Mérida (que es mi ciudad) no tuvimos más que estar, prepararnos y mantenernos informados.
Hoy la verdad me abruma veo las imágenes de la zona de desastre en Quintana Roo, y pienso cuanto se ha llevado Wilma con ella.
Pienso en tantos amigos, tanta gente querida que vive y trabaja en esa zona y me pregunto ¿cómo estarán?, ¿cómo ayudar?, ¿qué hacer?
Y por igual me indigno ante las discusiones peregrinas de que si Chiapas está peor que Cancún, que si merece más ayuda Chiapas que Cancún, el sólo oírlo me irrita, quiero preguntarme, ¿qué acaso no todos son mexicanos?, ¿qué acaso dejamos a un hermano en desgracia por correr a atender al otro?
Si algo caracteriza a ésta sociedad mexicana es su capacidad para sobreponerse a los embates del destino, cierto que últimamente la naturaleza se ha cobrado varias cuentas juntas, cierto también que tenemos la fuerza, el carácter y el alma para dejar las cosas mejor que lo que estaban, partir de lo que hay para terminar con algo superior, en todos los ordenes, en todas las zonas.
Gran reto para la sociedad civil y para el gobierno a todos los niveles, uno deberá ser colaborador y vigilante, el otro deberá esforzarse al límite de todo su potencial para justificar su existencia.
Por lo pronto emprendamos cada quien desde nuestro sitio y posibilidades una acción de hermandad.


Fotografía: Diario de Yucatán

viernes, octubre 21, 2005

Wilma, ¡ya chole contigo!

Escribo esto a horas de que el huracan Wilma impacte la ciudad de Cancún, los vientos y el agua ya caen, han sido pocas horas aún, pues por su lentitud estará bastante tiempo entre nosotros.
Este huracán nombrado por Lopez Doriga como "ese animal", viene y no hay nada que el ser humano pueda hacer para evitar su visita, más es emocionante ver que lo que ahora si se hace, es contar con las medidas necesarias, las precauciones, la logística, la seriedad de servidores públicos y de la ciudadania, la conciencia que es la que rige la toma de desiciones; nervios si, emoción también.
Nervios hacia la llegada de un fenomeno inminente; emoción por la seguridad que se siente al saber que cada quien está haciendo su tarea como debe ser, bien a la primera vez y en todas las acciones.
La ciudadanía colabora con su responsable cumplimiento de las ordenes de evacuación, con su sentido de tolerancia al estar en albergues que evidentemente tiene lo necesario, más que no es su casa, sus medio, está ahí, para despues salir a ver en que condiciones quedaron sus bienes.
Como acto de conciencia doy gracias a la vida por estar en mi casa, con lo necesario y más aún, con la posibilidad de escribir estas palabras que pueden servir a la vez como catarsis.
Quien tiene el privilegio de vivir en una zona donde no existen los fenómenos naturales extremos como huracanes o terremotos probablemente podrán tomar esta reflexión como algo sobredimensionado, quienes año con año tenemos una epoca de ciclones, sabemos lo que se puede esperar y las consecuencias de lo mismo.
Hace una semana apenas me preguntaba, ¿que se hará, donde estan , quien tiene los fondos del sobre precio del barril de petroleo?, en estos instantes reflexiono, ingresos extraordinarios que podran subsanar los daños materiales extraordinarios del sur - golfo del país y de lo que ahora resulte.
¿Buena suerte, mala suerte?.
Cuando el cielo esté más oscuro, es que ya va a amanecer.

miércoles, octubre 12, 2005

¿Y donde está la señora Martha?

Con las dantescas escenas de las inundaciones del sur de nuestro país, hemos podido ver la cara del Mexico endeble, amarrado en todos los aspectos del desarrollo humano, con puros palillos de dientes.
Que si respondimos rápidamente, que si estamos preparados para armar programas de reconstrucción y reactivación de la economía de esa zona, eso no está a discusión.
Lo único que me pregunto es: ¿Y donde está la señora Martha? si, la esposa del presidente Fox, si, ésa misma…la primera dama del señor Fox.
Ella tan dada a la pantalla, a aparecer en la foto, a montar el caballo y a ponerse la hebilla, ahora que Fox se ha arremangado la camisa y viaja que te viaja con su gabinete por los estados afectados, a ella hasta el día de hoy, 12 de octubre, se le vió en la reunión de gabinete en Tuxtla Gutiérrez porque de ahí viajaría nuestra dilecta pareja presidencial a Madrid, en viaje redondo.
Por cierto, por aquello de la austeridad del presupuesto para vestuario de la esposa del presidente, la señora llevaba un hermoso modelito Xóchitl Gálvez, el cual por el color, le impedía pasar desapercibida.
Y si bien, desde el inicio del sexenio tenemos una presidenta –directora del DIF nacional con sueldo, también es cierto que la señora Fox, preside…coordina o regentea la fundación Vamos M…..artha, organización que también se ha visto muy bonita por lo calladita en todos estos sucesos.
Así que finalmente si ha decidido tomar un perfil bajo, el cual le ha impedido sumarse a los esfuerzos de todos los niveles de gobierno y de la sociedad civil, por congruencia, debemos de asumir que ese seguirá siendo su papel y actitud en todos los aspectos y escenarios posibles que le esperan en el futuro inmediato, por lo que resta del sexenio.
!Ay¡ Nilda Patricia, nunca te comprendimos plenamente, perdónanos.

lunes, octubre 10, 2005

¡ Aplauso....Aplauso!

Vaya, miren que bien nos va, ahora nuestro señor presidente desea su canal de televisión, es decir, dejemoslo claro, no le basta con la deplorable presentación semanal del costoso y nembutílico programa de radio "Fox contigo" el programa de más bajo raiting de toda la República Mexicana (por lo visto no son muchos los que desean a Fox con ellos), ahora quiere estar conmigo y contigo por TV, y nos preguntaremos como él y su primera (segunda en realidad)dama seguramente se preguntan, Why not?.