Quiero ser una enferma VIP

No quiero que esto se tome como una falta de sensibilidad de mi parte, pero bueno, me digo a mi misma, "mi misma ¿Quien va al medico sintiéndose bien?.. ¡pues nadie!", me respondo, y entonces inicio mi auto reflexión, ¿Porque los médicos además de cobrarnos sus años de estudio a precio de oro y de no tener la mas mínima misericordia con uno en cuanto a puntualidad, limpieza de su secretaria (estas mascando chicle, comiendo galletas y con media Coca Cola sobre el escritorio), de sus muebles y del piso del consultorio, con revistas que hasta son focos de infección para quien las agarre, y con un abanico dirigido a la secre a velocidad de pelicula africana y un televisor a volumen variable, pero sintonizado en el canal que la secre "quiere gustar", es decir,tienen sus consultorios como cuartos de tortura...¿me explico?
Pongamos que uno llega a urgencias del CEMA (historia verídica de una servidora, el 4 de febrero del presente), unas enfermeras nivel preescolar y mas flacas que Gandhi nos reciben mientras, un "practicante", quita su vista del periódico del día (cualquiera) para vernos con inconmensurable desprecio y weba procediendo a emitir un sonido "%$&("$&..torio", y nos pasan a una sección de auscultación previa, donde te sientan y te dejan, uno que viene de un accidente se pregunta: ¿Y si me caigo? ¿Y si me mareo?, en eso está uno, ahí sudando sentada en una de esas cosas llamadas "sofás de reconocimiento", que tienen una sábana fea y arrugada, cuando aparece el mancebo del periódico, quien tirando su humanidad rebosante pregunta "¿Y a usted que le pasa?", nos oye entre miradas al cielo y dice: "Ahora vienen por usted", es decir, nada de estetoscopio, ni un breve: "Saque la lengua" o un "¿Le duele donde le toco?" ¡Nanay!
De ahí regresan las enfermeras preescolares y anorexicas, quienes parecieran salidas de la película Bichos, y te llevan revoloteantes a una camilla bastante angosta. Para ser habitante del segundo país con mas obesos del MUNDO (pareciera que los obesos de este país sólo existimos en las estadísticas pues no hay ropa, silla, sillón o camilla que nos ajuste) no hay nada a nuestro tamaño.
Ahí procedieron a tratar de infiltrarme por medio de una aguja ("¿Podría señorita decirme que me van a poner?" respuesta: "Un cocktail", "¡Ups!" pensé: "Ojalá que no sea happy hour") y, aunque uno les explica que no es de vena fácil, ellas cual hormiguitas siguen pica y pica, habla y habla acerca de "quien les hizo qué, en donde se los hizo y si les gustó lo que les hicieron", mientras me pinchan y pinchan, "pos traete una aguja del 2....pos no una del 3.....pos mejor ya una del 4", mientras yo era picada como toro de lidia en corrida de pueblo y de manera inclemente, más, siendo que estaba en sus manos, me guardaba el dolor como toda buena hija de Jesús María.
Mi preocupación vino cuando una le dijo a la otra, "Cuidado te resbalas pues ya se hizo un charco de sangre en el piso", y pensé, "¿Pos de quien?" y me di cuenta que era de la mía.
Al accidentarse mi buena amiga Ale, acudí inmediatamente a verla al hospital Starmedica, justo empujando la puerta de entrada de dicho nosocomio, me dije: "Chin, ¿Estoy en una dimensión desconocida?".

Nom'bre, huele lindo, está diseñado de manera aerodinámica, que si "Por favor vaya por aquí", que "Si va por ahí mejor", toda la gente sonriendo, ¿Será que los drogan al inicio de su turno?
Centros de reunión con sofás cómodos y pachones, que "Suba por aquí", elevadores sin rayones que digan: "¡Candita estuvo aquí!"; en fin limpieza, eficiencia, afecto, buen trato, un diseño moderno y amable.
Al pasar por cuneria los niños arropados, tranquilos y bellos, como diría mi filósofo acompañante "Aquí, hasta los niños salen bonitos".
Los cuartos tienen TV con cable, te pasan a preguntar el menú de lo que deseas comer...y te lo cumplen. Nada de el charolazo con una taza de café con leche helado y galletas de animalitos.

Al ver a mi amiga sentí tranquilidad, emoción ....y envidia.
Así, hasta vale la pena enfermarse.
Sólo me quedó una pregunta:
¿Por qué si mi amiga tuvo un accidente de automovil la enviaron a .....MATERNIDAD?

p.d. Se recomienda oír la canción de Juan Luis Guerra "El Niagara en bicicleta" mientras se lee este post.

Nunca te vayas sin decir Te Quiero

Hace algunos años, haciendo tiempo esperando el sueño, me encontré en la TV con una película que ya había iniciado, la historia de una joven judía de una familia con la cual tiene una dificil relación pues sus padres son ambos sobrevivientes de campos de concentración. Para mantenerse, el Rabino le consigue un trabajo con una familia judía ortodoxa, en donde el padre de la familia seguía las reglas de su religión al pie de la letra, sintiendo que con eso era un mejor hombre y daba el mejor ejemplo a sus hijos, entre los cuales había uno, Simca, especialmente sensible e inteligente pero que, por alguna razón desconocida, no hablaba.
La historia atrapa, especialmente al ver como una religión es seguida desde una visión a veces encontrada.La vi y me dejó cautivada, hasta unos meses después me la volví a topar nuevamente ya iniciada pero con la diferencia que entre corte y corte el canal ponía una cortinilla con el nombre: "Usted esta viendo: Nunca te vayas sin decir te quiero".
Uno va por el camino del día a día preocupandose y ocupándose de los pagos, de las citas, de los compromisos, y en medio de esa vorágine vamos, inconcientemente, dejando cada vez menos tiempo para los seres importantes en nuestra vida, para actividades importantes del espíritu.
Estos días un ser muy querido para mi, tuvo un gran accidente automovilistico, simplemente otro ser humano en estado de inconsciencia se pasó un alto y golpeó el automovil dejándolo en un estado tal, que las personas presentes pensaban "este ser humano volvió a nacer".
Esta persona es mi amiga, significa para mi el termino pleno de la palabra amistad, aparentemente es seria e intransitable, más quienes le conocemos sabemos de su bondad y gran corazón.
Al saber de la noticia mi corazón se encogió, pensé, "¿Que le dije la última vez que hablamos?" "¿Cuantas veces ando queriendo corregir la paja en el ojo ajeno sin ver la viga en el mío?", "¿Qué hubiera pasado si de este accidente yo no hubiera podido decirle cuanto la quiero y que tan importante es en mi vida?"
Me dí cuenta que muchas veces desaprovecho el momento para decirle a tanta gente que quiero, cuanto los quiero.
Sé que no lo hago por falta de sensibilidad, es decir, no me es difícil expresar mis sentimientos y emociones, entonces, ¿Por qué no decirle a nuestra gente importante cuan importante es para nosotros?
Y no reflexiono esto desde el aspecto dramático, más bien bajo el enfoque de una mejor forma de ver la vida, y de que los demás sepan lo que sentimos por ellos. Algunos dicen, no es necesario decirlo con mis acciones se sabe, o peor aún, no es necesario decirlo todo el tiempo.
En estos casos, para mi y en contra del dicho, más vale hablar de más que callar nuestros sentimientos.
La vida cambia en un segundo, nunca debemos irnos sin decir: Te Quiero.

Gotitas frescas para el alma

Dentro de los placeres que la vida me brinda se encuentra, en un nivel especial, el poder compartir parte de mi vida con personas de las mas diversas edades, actividades u oficios, experiencias e historias de vida.
Prácticamente me dedico a ser una relatora de ideas e historias, que gracias a la tecnología, puedo compartir por medio de vídeos e imágenes que nos permiten compenetrarnos en el tema a tratar.
Invariablemente cada vez que me solicitan que participe en un evento de esta índole me vuelvo a sorprender .....y preocupar, pues siento una responsabilidad inmensa hacia quien me va a dar uno de los tesoros más preciados: su tiempo.
Y me aplico con tezón a quitarme la preocupación con dedicación, procurando hacerlo de la manera más precisa, y me prometo reiteradamente sólo hablar de la temática y de los ejemplos o actividades relacionadas, más indisciplinada como soy, acabo incluyendo vivencias e historias personales o de seres humanos que han habitado mi entorno.
He charlado con microempresarios, estudiantes, llanteros, judiciales, directivos, operativos, profesores, etc. La variedad es casi increíble, más no puedo sustraerme a decir que tengo favoritos, si, son mis favoritos los operativos, los administrativos y los profesores especialmente aquellos de escuelas publicas o de niveles iniciales.
¿Por qué se me dará esto? no lo sé, como se diría es "mi de por si´", más si hubiera que darle alguna explicación diría que ellos me hacen sentir que me entienden, que "sienten" lo que les digo.
Lo que motiva esta reflexión es que dificilmente uno puede expresar, en esos espacios todo lo que recibe de ellos.
Creo que recibo más de lo que doy, por eso cada vez, me empeño en crear nuevas ideas y estrategias para que, al encontrarnos, pueda retribuir de alguna manera sus palabras, sus miradas, su atención, su dedicación, sus abrazos y su emoción.
Hoy he terminado una semana de enriquecimiento emocional, donde he tenido la oportunidad de compartir con seres humanos realmente extraordinarios, que han dejado en mi el compromiso de ser una mejor persona.
Ante la posibilidad de que alguno de ellos entre a este sitio, quiero dejar estas palabras de agradecimiento por su participación, sus palabras y sus emociones compartidas.
Al final de la jornada puedo decir GRACIAS por haberme permitido conocerlos.

Simplemente María



Tengo el privilegio de contar en mi vida con seres especiales que me hacen más instruida, más racional y logran ver en mí cosas que yo creo que más bien se imaginan, pero que hacen mucho bien a mi ego cuando piensan que soy más de lo que soy.
Entre estas personas especiales se encuentra María Teresa, persona que por sobre educación y cultura, se privilegia el hecho del encanto natural y de la exquisita presencia.
Buena amiga, magnifica compañera de trabajo y de aventuras.
Es una de mis 6 lectoras, de las que se roba de sus pocos minutos libres para leer estas ideas, a veces congruentes y a veces más bien catárticas, con lo que sencillamente me reafirma su aprecio.
En un comentario que ella deja en este Blog, se pregunta en que momento se volvió simplemente María, y además aclara "Soy Teté", sirvan estas letras para decirle a mi admirada amiga Teté que ella será María, más nunca y de ninguna manera puede llegar a ser una "simplemente" algo.