sábado, mayo 17, 2008

Camila

Se llama así, una pequeña que apenas cumplirá sus primeros 60 días viviendo en este mundo ampliado que es el nuestro, tan distinto, colorido, sonoro, menos suave, más aún, no tan amable como el vientre de su mamá, en donde se preparó para estar entre nosotros.
Y digo lo anterior en lugar de decir que estuvo mientras llegaba cuando fuera esperada, porque Camila es una bebé esperada desde hace tanto tiempo y con tanto amor que más bien como que se hizo del rogar.
No todos los pequeños que van llegando para estar entre nosotros son esperados de esta forma, lamentablemente, más aquí hay amor, cuidado, ilusión y alegría; de esa alegría que vibra en el alma y que nos hace sentir plenos.
Camila tiene la dicha de llegar a un hogar y no a una casa, cuenta con una mamá dulce, tierna , sencilla y detallista, más también firme y convencida de que sus hijos deben estar preparados para ser lo máximo que ellos pueden llegar a ser; sin darse cuenta que en el camino, ella va logrando crecer de la misma manera; con un papá que sabrá velar por ella, tanto en los asuntos del alma como por sus necesidades, y que aprenderá que una niña puede deshacer cualquier mal momento y día con una simple sonrisa, pues la paz está donde están es
os seres que van creciendo junto a nosotros; con dos hermanos que saben que la bebe viene a dar más amor, mas ternura, pero que tambien requiere de ellos cariño y cuidado, ahora y por el resto de su vida, porque los hermanos mayores no solo deben de serlo en lo biológico, sino convertirse en cómplices y en apoyo de vida.
Esta union es la esencia de la palabra familia.
Sobre su nombre, no sé bajo cual premisa fué elegido, más la interpretación del mismo dice: "La que está presente en Dios".
Nunca un significado ha sido tan preciso para mi entre quien tiene un nombre y su génesis, es decir, la forma en que ha sido concebida.

Como dice una cancion:

"Tú naciste para ser amada e iras recibiendo ese amor a través de tu vida, tú naciste para ser amada, el amor de Dios que se inició desde el comienzo de tu nacimiento, ese amor se convertira en tu relación con los demás.
Tú naciste para ser amada e irás recibiendo ese amor a través de tu vida".

5 comentarios:

Anónimo dijo...

hola pango, una nueva vida siempre es una bendicion para la familia y el hogar,yo no he vivido lo que es llevar a un ser dentro de mi, pero si lo que es verlo crecer, educarlo, AMARLO, trabajar y ser mejor cada dia por el, hace 9 años adopte a un bebe que ahora es mi razon de vivir y ha llenado mi casa de todo lo que siempre desee, es mi motor y me hace completa mente FELIZ Y me encantantaria tener un hijo mas y no me importaria si nace de mi o si Dios desea bendecirme con otro angelito como lo es David para mi, me da completamente igual, ah y una pregunta ¿Camila es hermana de Alejandro? con cariño ANI=)

Pango dijo...

Si, efectivamente Camila es hermana del multimencionado personaje (tanto en clases como talleres y conferencias) llamado Alejandro, del cual tengo honor de ser tía. Y que es el de lentes de la foto con la bebe, como notarás Ani, su mirada lo dice todo.

maria dijo...

Todo un personaje el sobrino... como dices, la mirada lo dice todo. Y Camila tiene hoy más que nunca, el mundo a sus pies. Que la vida sea generosa con ella.
T.

Tessy dijo...

Compartamos la alegria maestra!!!!! pues tambien mi sobrino acaba de nacer!!!! nacio el pasado 11 de mayo y es tan hermoso. Ojala mas adelante pueda tener esa dicha. Que su fin de semana sea fabuloso. Saludos!!!

Martha dijo...

Veo al chico de la foto y me recuerdo cuando tenia 3 años y medio, el día en que mi hermano llegó. Ese día llegaron unas mujeres a la casa, yo las vi sin decir nada. Veía que iban y venían hablando entre ellas, hasta que una dijo, "hoy viene tu hermanito" solo escuchar esto me alegró enormemente, ¿mi hermanito? mio?? y lo esperé esas horas con tanta alegría y deseo que no recuerdo otro momento asi. Y llegó, lo vi y queria abrazarlo, tocarlo, pero esas tontas mujeres solo me dejaron mirarlos y apenas tocarlo. Lo acostaron en su hamaca y yo me puse debajo, en el piso y nadie me movio de alli hasta que me dormí. Cuando desperté fui por él y siempre siempre lo tuve cerca, dormía con él, jugaba y si no terminaba su leche, ahaha, me la tomaba yo, jajaja, siempre juntos, hasta la escuela que lo animé o casi obligué a que jugara con otros amigos. :)

Llegó otro hermano... ahora tengo sobrinos, y... lindos si, pero por ratos, jejeje. Me gustan los bebes y los niños, jugar y divertirme mucho con ellos, pero francamente propios nunca lo he deseado. Tengo a los chicos de la escuela que son mas de 100 y los quiero a todos; jugamos, cantamos, corremos, bailamos, nos divertimos, y algunas veces ufff, (no los ahorco por que no esta permitido) pero los veo feeeooo, ( como ellos dicen) jajajaja.
Lindos los niños.
Lindo post. Saludos.
Martha M.