lunes, agosto 11, 2008

Los Capítulos de la Vida

Tener el privilegio de dedicarse a cooperar para que otros seres humanos se vayan formando y de paso, ir aprendiendo de ellos, es algo que probablemente no se aprecia con el valor debido. En mi caso lo considero un favor que se me ha brindado y como tal, trato de ejercerlo con toda conciencia y dedicación dentro de mis variadas limitaciones.
En el camino me he encontrado con seres de diferentes colores, idiomas, personalidades, visión del mundo y objetivos de vida, con algunos he compartido momentos inolvidables quedándose grabados en mi memoria y que me permiten recurrir a ellos cuando la vida no es tan amable como a veces uno lo desea.
Esta época de verano surgió la posibilidad de compartir unos días con un pequeño grupo de amigos y exalumnos, visitando algunos sitios de las costas de nuestro estado, las cuales yo no conocía.
Una exalumna de la facultad me invitó y fomentó, con gran calidez, mi entusiasmo por visitar su área de vida, compartir esos días de aventura, todo pensado para vivirlo dentro de la más absoluta libertad y la más sencilla diversión, esa que se comparte con los amigos, en donde el entorno coopera pero la compañía es la esencia.
Disfrutamos planeando, disfrutamos esperando la fecha, el 5 de agosto.
Llegamos a San Felipe en trouppe, animados y entusiastas, y ahí estaba Lida con su novio Ramón esperándonos con todo preparado, procurando nuestra comodidad; vivimos la oportunidad de conocer Río Lagartos y comernos huayas y mango con chile mientras disfrutábamos de la vista del Ojo de Agua y de los niños que ahí se bañaban con gran ánimo. Viajamos hasta Las Coloradas buscando el mejor sitio para disfrutar del mar.
Recibimos en todo momento gestos de gran amabilidad de nuestros guías, esos dos jóvenes quienes con una atención fina y dedicada nos mimaron en cada uno de los detalles.
Compartir la comida entre pláticas sobre su futuro profesional como Licenciada en Mercadotecnia y Negocios Internacionales, una tesis recién terminada sobre Distribución de Productos, un examen profesional próximo.

Planes, alegría, las cosas hermosas que nos encontramos al permitirnos vivir la vida en su forma más simple.
Nos despedimos con gran cariño y muchas ideas sobre lo que haríamos al encontrarnos en pocos días más, al regresar a la facultad.
Sé que alguno de mis lectores pensará ¿Hacia donde va este comentario? ¿Qué pretende decir?
Ayer domingo he vivido, con gran dolor y tristeza, un capitulo más del libro de la vida, nuestra amiga Lida Beatriz Monforte Braga –Bety para sus familiares- murió el sabado 9 en un accidente de transito; un accidente provocado por un error humano, que arrastró con él la vida de otros seres humanos.
Regresamos a la carretera con gran tristeza y desconcierto, la misma carretera en la que apenas pareciera hacia unos momentos habíamos transitado dichosos comentado lo vivido; la misma, en donde ella se encontró con la muerte.

Recorrimos el camino para ir a decirle: “Hasta pronto dulce y sencilla amiga, que en tu encuentro con el Ser Supremo descubras la dicha y nos abras el camino con la esperanza del reencuentro”.
A sus padres, hermanos, cuñadas y sobrinas, les deseo que la fé les acompañe como fuente de consuelo, paz y amor en estos momentos.
Nosotros, quienes la tratamos cercanamente, tenemos el compromiso de recordarla como lo que ha sido, una mujer dedicada, cariñosa pero firme, jovial, alegre, formal, amiga sincera y siempre disponible para apoyar a sus amigos.
Nos ha dejado un legado que se quedará en nuestros corazones.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Difícil de creer lo sucedido cuando lo vives tan de cerca.

Anónimo dijo...

hola, yo soy de sucila de donde era bety, si verdaderamente es una pena lo sucedido, y ella siempre vivira en nuestros recuerdos,y todos los q somos de alli tenemos el consuelo de q los 25 años q ella vivio, los vivio felizmente con una familia q la ama y la amara por siempre.

mm dijo...

Su madre siempre la amo como su padre La recuerdo a sus 6 años de edad, en esos tiempos en que me encontraba con otra amiga alli trabajando en la escuelita del pueblo de Sucilá, y su madre siempre tan dedicada a dar todo por la escuela y sus hijos. Lamento mucho esto, y fuerzas para doña Lida de la que aprendí su tesón por mejorar aquella escuelita donde inicie mi carrera en la docencia. "hasta pronto, con la esperanza del reencuentro, vuelvan a verse amigos y familiares".
Martha M.

εїз BorBoLeTA εїз dijo...

alegremente empeze a leer su publicacion, me ha dado un vuelco el corazon pas, fuerza y serenidad a la familia, mi corazon se une a su dolor

Anónimo dijo...

PANGO:
LEER ESTO Y VIVIR TODO LO SUCEDIDO EN ESTOS DIAS SOLO ME CONFIRMA LO QUE DICEN TENEMOS QUE VIVIR LA VIDA COMO SI ESTE FUERA EL ULTIMO DIA DE NUESTRAS VIDAS Y AMAR COMO SI NUNCA VOLVERIAMOS A VER A ESA PERSONA .... Y SOBRE TODO A PERDONAR DIA A DIA PARA QUE NUNCA DIGAMOS SI TAN SOLO HUBIERA....
PARA LA FAMILIA DE LIDA SOLO TENGO RESPETO Y ADMIRACION PORQUE AUNQUE NO CONOCI A LIDA COMO SE LE RECUERDA ES LA FORMA MAS ADMIRABLE DE RECORDAR A UNA PERSONA ...
DLB
JESSICA CONTRERAS

Anónimo dijo...

HOLA SOY DEYANIRA, A UN AÑO DE ESTE ESCRITO, ME UNO A LAS ORACIONES PARA BETY, QUE LINDO QUE NOS RECUERDEN CON TANTO AMOR COMO A BETY, Y NO PASAR X ALTO LA MISMA VIDA QUE TENEMOS OPORTUNIDAD DE DISFRUTARLA DIA A DIA CON TODO LO BUENO Y MALO, ES EL PRECIO DE CRECER,MADURAR Y DE AMAR