sábado, septiembre 13, 2008

Nuestra Independencia

Existen momentos en que me cuestiono sobre los hechos históricos de nuestro país tal y como son descritos en los libros oficiales.
Iniciare mi reflexión preguntándome ¿Por qué al estudiar historia le rendimos más importancia a las fechas y el nombre del evento que al evento mismo, sus causas y consecuencias?
Si pensamos en la Independencia de México, descubrimos que los criollos ya no querían seguir dependiendo de España y su Rey, por tanto inician una revuelta, incitando obviamente a los mestizos e indígenas, ¿Quién mejor que un cura –imagen materna para el indígena, en contraposición con los soldados que eran su figura paterna- para iniciar esta revuelta? ¿Casualidad que el cura enarbolara un estandarte con la Virgen de Guadalupe plasmada para guiarlos en esta guerra?
Dejo a los historiadores la profundidad de estas preguntas, simplemente las usaré como referencia para mencionar-desde mi punto de vista- la necesidad de una nueva independencia, la de las ideas y las actitudes nacionales.
El México de hoy, ya no es un México cautivo de un partido político determinado, más seguimos sometidos a la dictadura de los políticos reunidos en un club de partidos donde se están matando entre sí -en lo público y lo privado- y en el intermedio la nación espera,
¿Qué esperamos los mexicanos? reformas administrativas, energéticas, fiscales, de seguridad. Todo esto depende de los poderes ejecutivo y legislativo, más ellos están preocupados en entenderse entre sí para seguirse dando tiempo a sus guerras internas motivadas en la premisa que los lleve a descubrir quien manda en cada partido.
La sociedad civil, yo, tú, todos, debemos tomar nuestro sitio y estas fechas meditar sobre que nación deseamos, y entonces ponernos a trabajar en ello de una vez. Para mí las marchas multitudinarias son algo emotivo pero poco efectivo, presionemos a nuestros representantes, enviémosles cartas, vayamos como asistentes a la sesión de los Congresos Locales.
En las fechas de elecciones presionemos para que, de salir electos, una de sus propuestas sea modificar su calendario de actividades legislativas, tanto las de los diputados locales como de los federales, quienes bajo el supuesto de visitar sus zonas distritales, disfrutan de pasajes aéreos, dinero para viáticos y gasolina, choferes, oficinas, secretarias y lo único que no hacen es visitarnos. No dudo que convivan con sus correligionarios de partido y sus familiares; directamente, a mi representante distrital no lo conocí personalmente, ni lo conoceré, si pienso en retrospectiva de acuerdo a la historia.
¿Por qué voté? uno que desea cumplir y ejercer sus derechos, se ufana en averiguar la trayectoria de los candidatos, en seguir sus propuestas y de ahí –en lo personal- sustento mi voto.
Invito a mis representantes tanto local como federal a visitar el parque del fraccionamiento donde vivo -y si me avisan con tiempo- con gusto una servidora, sin cargo al erario, me responsabilizo de invitar a mis vecinos, alquilo sillas, equipo de sonido y hasta preparo rica y fresca horchata -para los vecinos- con el fin de recibir a tan honorables visitantes y así informarnos de primera voz sobre lo que sucede en sus distintos ámbitos de responsabilidad, expresarles nuestras opiniones, ya que finalmente son las que ellos enarbolaran para definir sus votos y decisiones.
Ahí queda la dirección de mi blog -al final de ésta reflexión- para todo aquel representante que desee responder a mi invitación.
Mientras eso sucede vuelvo a mencionar, pienso que en estas fechas no tengo mucho que festejar y me pregunto: ¿Deberemos seguir festejando la Independencia de España cuando vivimos cautivos de la esclavitud del poder político mexicano?

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hacemos mucho alarde de nuestra "independencia" y de nuestra tan defendida e inquebrantable "soberanía". Ojalá eso nos pudiera dar de comer.

Su lector #7.

P.D. Aunque no sea su vecino, ¿podría tomar algo de horchata?

Anónimo dijo...

yo creo que a los politicos y a la mayoria de la gente le viene valiendo gorro el significado de estas fechas, lo que mas les importa es que ¡¡NO HAY TRABAJO!!
pa los puentasos son re buenos. haa yo tambien quiero horchata cariños ANI(=

Pango dijo...

Gracias por sus comentarios. Voy a tramitar un convenio con Horchatinol y Princesa. Ojalá que al igual que ustedes mis representantes se animen a responder a mi invitación,aunque sea por la horchata, la que se les brindará hasta que se la hayan ganado.

mm dijo...

Digamos que las cosas suceden en su tiempo por alguna razón, los criollos se sentian menos por el hecho de nacer en la Colonia (México) y tener poder y ocupar cargos politicos tenian que separarse de España. Canek se rebeló muchos años antes y no paso a mas, hasta que los estudiados o mejor preparados (según)inician un movimiento. En su tiempo digamos que estuvo bien. No más esclavos, ese al parecer, era el lema. A casi 200 años después, analicemos si no seguimos esclavizados a la clase política. Nada que festejar.

Si se hace la reunión, pues me gusta la horachata de Hoctun, jejeje me apunto para ir por la horchata.

MM

tessy dijo...

Coincido con el comentario de "anonimo", para la mayoría estas fechas son "vacaciones" y les importa poco el significado de la festividad. Mucha gente tambien ni siquiera sabe qué se festeja simplemente sabe que por alguna razon no irá a trabajar.Saludos.