domingo, octubre 05, 2008

La luz de Plácido desde Chichén Itzá

“Como golondrinas bañadas de luz….se fueron los sueños y las golondrinas se fueron también.”
Escribo estas líneas mientras disfruto las bellas voces de Placido Domingo y Ana María Martínez, nunca unas voces se oyeron tan bellas para mi como con esta canción tan yucateca, tan nuestra. Sé que mi hermana Gladys dirá que Placido Domingo es y canta bello desde que nació, pero este concierto, con o sin permiso del INAH –sin discutir sus razones- ha sido y será de esos momentos que recordaremos por siempre como marco de referencia.
Que orgullo el ser originaria de estas tierras mayas, ser mestizos de grandes culturas y saber vivir con lo mejor de ellas.
Coros y músicos yucatecos, emoción, sensibilidad, sinfonía de sentimientos que ni Chaac quiso perderse.
Amando Manzanero Canche de honrosa estirpe maya, crecido en ese escenario que le era pequeño para tan grande inspiración; Manzanero quien con ojos chispeantes de emoción y sincera alegría, juega complicemente con el tenor al interpretar una de sus entrañables canciones. Armando Manzanero, compositor septuagenario derrochando sencillez y sensibilidad, con la creatividad y la inteligencia de los pobladores mayas de Chichen Itzá.
El majestuoso Castillo erguido con el orgullo, belleza y precisión de la arquitectura maya, que piedra a piedra nos indica algún nuevo misterio, la sublime aportación de la cultura maya al mundo.
Música, canto de un virtuoso español autoproclamado mexicano interpretando: “Granada, Manola cantada en coplas preciosas, no tengo otra cosa que darte que un ramo de rosas”.
Las horas pasan y Placido Domingo pareciera no querer dejar de cantar y pareciera que el alma de Chichén Itzá quisiera que éste momento no tuviera termino.
Sin ningún afán de robar el encanto del momento me pregunto, ¿Quién sugirió ese marichi?
Hubiera agradecido encarecidamente el que se hubiera pedido corear alguna de las canciones yucatecas interpretadas.
Nada tienen que ver para mí, el lamento borracho del abandono, el cansancio del ruego para que la desdichada amada se quede junto al hombre del triste lamento, o del infeliz ser que no tiene trono ni reina pero que se autoproclama ¿el rey?; todos esos gritos y lamentos no tienen relacion insisto, con la belleza y la dulzura del Pájaro Azul que los yucatecos llevamos dentro del alma.
Y si bien Yucatán es parte de México, según mi interpretación del evento, una de las razones del mismo, era la proyeccción de nuestra cultura al mundo, el cual ya conoce los gritos y lamentos del charro, más probablemente agradecería menos mariachi y más Manzanero.
Sin embargo, dicen por ahí, que para que la belleza sea perfecta debe de tener su pequeño grado de imperfección.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

pango¡¡¡ no digas eso¡¡ jejeje bueno te puedo comentar que yo gracias a una amiga tuve la oportunidad de estar en el grupo de edecanes que apoyaron en el concierto y el escuchar a un tenor como lo es el sr placido domingo en vivo me hiso apreciar las cosas pequeñas q cuando se hacen bien su trascendencia es enorme.. ver desde como se organizan los cientos de personas, como los musicos ensayan mas de 10 horas diarias, como los coros se reunen y como todo se vuelve una sinergia para que al final todo acabe en 4 horas.... fue los mas dificil de vivir porque no queriamos como lo mencionas que se acabara ....no tengo palabras para decir lo bello que fue vivirlo en persona y decir que todo tiene una razon de ser...mas sin embargo analizandolo desde el punto de vista psicologico ancona es un poco raro ya que un español venga a cantar a una tierra donde fue super acabada por ellos y cantar las canciones de un originario de esas tierras dentro de mi no puedo evitar sentir ese shock q aunque ya pasaron años y dices q tenemos q seguir adelante para superarnos.... es impresionante verlo desde ese angulo pero bueno esa seria un buen topico para la clase verdad? ahora puedo decir q extraño los topicos psicologicos los miercoles a la 1 pm
la lectora no4

Anónimo dijo...

Antes de todo el desarrollo del concierto, me encontraba en la disyuntiva de si era correcto o no el permitir el uso de sitios (construcciones, reservas, etc.) de gran trascendencia histórica y cultural (Chichén Itzá) como escenarios para un evento en los que un sector reducido de la sociedad meridana (y otros de otros estados del país) podría asistir (pagar mil dólares... claro que, si yo perteneciera a ese grupo, quizá hubiese pagado hasta el VIP platino); además del muy cuestionable papel del INAH ante todo este barullo (recordemos el caso de Thalía y su sesión de fotos acostada sobre las cabezas de Kukulkán, poniendo sus "inmaculadas" manos sobre los bloques de los edificios que a un visitante común, a menos que sea una "celebridá", le está prohibido tocar, incluso estar a unos metros de tales vestigios). Sin embargo, tras leer esta nueva entrada, junto con el comentario de la lectora Núm.4 y saber que dicho evento fue transmitido por TV local (bueno, eso fue un "must be"), comprendo que -independientemente de los mariachis y de las acciones de las instituciones que regulan los patrimonios culturales de nuestro país- la trascendencia de un evento radica en el conjunto y la armonía de lo que se quiere proyectar, de lo que se quiere ofrecer; sin duda, este mix de tenor -divino- y la mítica -y mística- ciudad maya fue y será uno de los más exquisitos que se hayan promovido y realizado. Así, en este contexto (el siguiente comentario va dirigido como réplica a la lectora Núm.4, al mencionar que una luminaria española cantó en un lugar cuyos ancestros osaron tomar estas tierras como suyas -pero menos violentamente que en el centro del país), es nuestro deber, como poseedores legítimos de tales maravillas arquitectónicas y culturales, difundir (y ¿por qué no?, exaltar) que nuestra herencia maya es un punto de encuentro universal para todos los ciudadanos del mundo (y, por cuatro horas, envuelto en una atmósfera musicalmente cosmopolita y regionalmente chic). Adicionalmente, basándome en otro comentario de la lectora Núm.4 (nena, un pseudónimo, plis), encuentro que el evento estuvo al ALCANCE de TODOS nosotros, gente de estirpe legítima y ordinarios (grupo en el que me encuentro yo), y si bien no fue necesario -pero visualizo que debió ser magnífico- encontrarnos físicamente en el lugar del evento, por medio de la televisión -my only BFB*- se nos ofreció de manera casi gratuita (pues debemos utilizar la corriente eléctrica para utilizarla, je; aunque, como siempre, hubiese obviado los largos comentarios de sus conductores, así como agradecería a la producción del programa de los sueños de televisa hiciera menos caso y menos close-ups a su conductor, aunque todos lo amen por sus monólogos... prefiero a Laura Bozo). Todo está en qué tanto queremos disfrutar de dichos -y escasos en nuestra región- espectáculos, rodeados de la atmósfera más mística y ancestral, pero sobre todo, qué tanto valoramos -y NOS valoramos- como los poseedores legítimos, como mencioné antes, de una de las más grandiosas civilizaciones del mundo antiguo, cuya admirable trascendencia es universal e infinita.

*Best Friend Forever

mm dijo...

Para los que asistieron, ¡felicidades!, y para los que no, como yo :(, pues se tuvo la oportunidad de ver por tele o por videos cortos en la red, y escucharlo es emocionante. Que fue un extranjero, si, y ademas español, pues si, también. Que la historia pasada y demas, pudiera decirse es contradictorio, pero ahora estamos en el año 2008, tiempo de relaciones, y si esto nos trae utilides, ¡¡que va!! mejor aun, que proyectó nuestras reíces y que esto nos traerá MAS divisas, pues que se haga otro concieto. Esto es como dicen, inversión extranjera, y que las utilidades sean para la zona arqueológica y no como alguien me dijo; para sufragar gastos de la excampaña.
MM