domingo, octubre 19, 2008

Reporte de la semana

Esta semana he quedado atrapada en tres eventos discordantes entre si, pero que me han dado una perspectiva sobre cada uno de ellos. El encuentro de la selección mexicana de fútbol contra Canadá por el boleto para el hexagonal por el pase al campeonato mundial de Sudáfrica 2010. Dicho evento demostró una vez más el jeroglífico emocional que viven nuestros deportistas cuando juegan fuera del patio de su casa. Verdaderamente nos aferramos a la ilusión de ganar puestos relevantes en lo deportivo cuando no somos una país de deportistas. El que existan algunos mexicanos sobresalientes en el deporte no avala que seamos un país donde se fomente el mismo. Si Jamaica cuenta con alrededor de tres millones de habitantes en condiciones socioeconómicas bajas en su mayoría, ¿que proporción representan sus atletas olímpicos que ganaron en Beijing 2008?, ni mencionar el nivel profesional de su selección nacional de fútbol la cual ya estaba fuera del torneo selectivo, hasta que jugamos los mexicanos contra ellos pero a favor de ellos en Jamaica, ahora están a punto de calificar en un descuido.
En simultáneo a la transmisión del indescifrable juego de los mexicanos desde Edmonton, Canadá, se llevaba a cabo el tercer y último debate de los candidatos a la presidencia de los Estados Unidos de Norteamerica. En primera instancia debo de admitir, primero que he visto en vivo los 3 de los presidenciables y el único de los vicepresidenciables.
De los primeros puedo decir que uno me da miedo sólo al verlo, está viejo, acartonado y muy nervioso, representa las mismas tendencias que la familia Bush -la cual ha llevado a su nación y al mundo al sitio en que nos encontramos ahora- y siento que no aguantaría ni el primer mes de mandato, pues pareciera que lo remojan en formol apenas no está a la vista de la gente; lo más relevante de él es que es rico -no pudo responder a la pregunta de cuantas casas poseía- y su esposa es mas adinerada que él, por lo cual la suspicacia mexicana del enriquecimiento explicable de nuestros propios políticos no viene al caso.
El otro, el señor Obama es un caso especial, he leído mucho sobre él, más al verlo pareciera una persona la de las biografías y las acciones y otra persona el que habla. Me parece un tanto subjetivo, intangible, como si fuera un holograma. Su misma historia es de película, padre africano, madre blanca originaria de Kansas, media hermana de padre indonesio. Obama crecido en Hawai por sus abuelos maternos es todo un caleidoscopio de culturas e ideas. No dudo de su capacidad, dudo de que no ha sido capaz de demostrarla, de decir: "yo soy éste"; me recuerda un tanto a Jimmy Carter en cuanto a ser una "?" políticamente hablando.
El punto es que se requiere un camino regularmente firme a mediano plazo, y de ser un Jimmy Carter, en cuatro años nos veremos en una situación un tanto peor a la presente.
De los vicepresidenciables, de uno se dice que tiene toda la experiencia politica posible, más no se la ví frente a la curiosa gobernadora de Alaska, la cual representa lo más puro y oscuro de las costumbres norteamericanas; su estrella ha brillado tanto y tan rápido, que puede volverse el petardito más sonoro de su compañero de fórmula.
El tercer evento es la película Juno, a la cual me había resistido pues la temática no me era atractiva, error tremendo, el guión es algo extraordinario, los textos de la protagonista y de los padres de la misma son inteligentes e ingeniosos, especialmente dificiles al tocar un tema sensible de la actualidad juvenil de una manera cálida. La actuación de la protagonista es impecable.
Cuanto daría por dar esos calificativos a nuestra selección nacional de fútbol o a alguno de los candidatos presidenciales del país más cercano a nuestra economía.
Me quedo con el nombre de la pequeña hermana de Juno, Liberty Bell. Nunca le pondría tal nombre a nadie en español, más, que bello significado para un nombre.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola pango!! de lo unico que te voy a comentar es de la pelicula (lo otro asquea y marea un poco) yo tampoco sentia ganas de verla y lo hice solo para complacer a mi acompañante pero al terminar la pelicula no podia evitar sentir empatia por algunos personajes y preguntarme ¿que haria en su lugar?. con cariño ANI

Anónimo dijo...

hola ani la tarea era para el martes by: rcm