martes, enero 27, 2009

Dias festivos

Con todo el sabor de lo andaluz y por ende de mi pasión por lo español, mi alma sigue de festejo y como bien diría mi confidente Serrat, aunque el sea catalán:
"Apurad, que allí os espero si queréis venir, pues cae la noche y ya se van nuestras miserias a dormir.
Vamos subiendo la cuesta, que arriba mi calle se vistió de fiesta.
Hoy el noble y el villano, el prohombre y el gusano, bailan y se dan la mano sin importarles la facha.
Juntos los encuentra el sol, a la sombra de un farol, empapados en alcohol magreando a una muchacha.
Y con la resaca a cuestas, vuelve el pobre a su pobreza, vuelve el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas..."
Como he llegado a esa edad en la cual, literalmente, de mi como de Benson and Hedges .." ya todo está dicho", he decidido (algo tardadita, pero más vale ahora que nunca), vivir plenamente mi nuevo estado de buena esperanza, el cual consiste, en vivir más allá que las poco promisorias estadísticas (dadas mis condiciones), de lo que dice mi doctora y de lo que opinan los ...... mal pensados.
Con el compromiso personal, además, de vivir diciendo y haciendo exactamente lo que yo desee, con el único único marco limitante que el respeto a los sentimientos de los demás y a sus propios derechos.
Aclarado ese punto sospecho que éste espacio se puede volver, eventualmente, más picante.
Algunos se dirán ¿pues que ya no decía todo aquello que se le venia a la mente, aún sin razonamiento previo?, pues para su sorpresa les informo que no, que en su mayoría decía y hacía lo que sentía correcto (aunque he descubierto que eso es muy subjetivo) y no necesariamente lo que deseaba comunicar o realizar
Así que, siguiendo con las festividades, más internas y espirituales que de aspecto consumista, celebro haber tenido la oportunidad de festejarme con dos eventos aparentemente inconexos, más igualmente trascendentes para mi.
Asistir a un espectáculo bien hecho, cuidado, mimado, con respeto y compromiso tanto hacia quien lo inspiró, como para los que asistimos, es siempre un motivo de agradecimiento para quien se lo propone y lo realiza.
Magio nos dio magia, y lo hizo con toda dignidad e inspiración, entrega que está respaldada con compromiso, capacidad avalada por la preparación permanente, la dedicación con calidad y el profundo conocimiento del tema, más y por sobre todo lo anterior, la sensibilidad de lo que se dice y como se transmite.
Teté y Giovanna, Giovanna y Teté, nos regalaron una presentación cuyo epicentro fue el siempre vivo Lorca: "Y que yo me la lleve al río creyendo que era mozuela, pero tenía marido.......Me porté como quien soy. Como un gitano legítimo. La regalé un costurero grande de raso pajizo, y no quise enamorarme porque teniendo marido me dijo que era mozuela, cuando la llevaba al río".
El joven Lorca, el apasionado, aquel que como muchos grandes, muere temprano, sólo para ser recordados de tal manera por siempre.
Gracias Magio por ese regalo.
La segunda vivencia emotiva, el reencuentro con alguien a quien admiro por su gran calidez, sensibilidad y simpatía, que ya sólo por eso sería suficiente, más esas cualidades van unidas a una extraordinaria voz y dotes de interpretación, de esa pasión que cala, de aquella que uno rememora diciendo..."esta canción cantada por María Medina, es otra cosa".
El volver a compartir después de muchos años un momento de vida con Gladys, con Gladys la chispeante e irreverente, la impredecible; hacerlo y sentir como si nos hubiéramos visto el día anterior, eso .......es incomparable.
Sólo sucede con quienes nos hemos conocido desde cuando apenas nos íbamos formando, como ya lo he mencionado en éste sitio, lo que sucede con esos seres que pudieron vislumbrar al ser humano que podríamos llegar a ser; personas que nos han querido tal y como somos, donde siempre hay una frase amable y cariñosa, recuerdos compartidos, risas y anécdotas tan vívidas como si fueran de antier.
Gracias Gladys por las horas compartidas.
Por todo eso, pienso seguir celebrando, ya me encarrilé.
¿Por cuanto tiempo? por el que sigue, que cada amanecer marque un nuevo renacer y me regocijaré con ello.
Los invito a compartirlo.

2 comentarios:

Teté dijo...

Pidámosle a él que te responda:

"El mar baila por la playa,
un poema de balcones.
Las villas de la luna
pierden juncos, ganan voces".

Así, Paty, ganamos voces (y vida) cuando otras voces nos recrean, nos dicen, nos citan. Gracias por tus palabras.

... eso también es Magia.

Teté

Anónimo dijo...

hoooola pango!!!!! te extrañe mucho me uno a ti para celebrar cada acontesimiento de la vida por muy simple que otros lo vean, te felicito por haberte reencontrado con la vida y espero que seas completamente feliz=)cuidate, con cariño ANI=*