Influenza e Influencia

A mis queridos y apreciados 9 lectores les pido comprensión y harta concentración para tratar de que mi mensaje les llegue tal y como lo pretendo, si bien existe una frase en comunicación que dice: “No importa lo que uno diga sino lo que el otro entiende”, trataré con todas mis capacidades de explicarme.
¿Y por qué tanta explicación para explicarse?
Por lo siguiente.
¿Han visto la televisión, los noticiarios, escuchado las noticias en la radio, leído los periódicos especialmente más allá de sus titulares los últimos días?
El narcotráfico, los secuestros, los muertos por persecución o por delito alguno han pasado al lugar que les corresponde, más con gran pesar vemos que nuestro país con tantas riquezas y bellezas naturales es hoy el foco de infección de un nuevo virus que ha traído dolor y muerte.
Consiente de que el tema es triste y que además afecta a seres humanos, a la economía, y por ende a más seres humanos, a la imagen de nuestro país, por consecuencia a la industria turística de la que nuestro país se apoya como uno de sus soportes principales, dentro de todo lo anterior, espero querido lector que pueda llegar a ti con mis sentimientos.
Creo que me siento tranquila al ver a un país, especialmente a los ciudadanos del D.F. y zona aledañas, reaccionando con conciencia y responsabilidad social, por temor o por conveniencia, pero haciendo las cosas bien.
A nuestra autoridades explicando y notificando con certeza, sabiendo ahora que en tiempo y forma desde hace semanas en que quedo clara la sospecha de que esto no se parecía a lo conocido recurrieron al mejor científico del mundo, quien a su vez tomo en sus manos y confirmo las peores expectativas, si, pero lo supimos a tiempo.
Población, servidores públicos estamos unidos en pro de defendernos de algo intangible y de terminarlo lo más pronto posible, dentro de nuestro control, para que evitar que más personas sufran por este mal.
Más, me pregunto ¿Los narcos han dejado de trabajar? Yo creo que no,¿La lucha contra ellos se ha suspendido? pues tampoco lo creo, porque las organizaciones federales y locales dedicas a ello no han intervenido en la continencia sanitaria que nos abruma, por tanto, pueblo y gobierno nos estamos dedicando, con la mayor de las tristezas, a algo que nos es propio y natural, la salud publica, el bien común, la solidaridad, la atención a todos, que habrá sus abusadores, seguro que si, pero es dentro de todo un alivio quitarle protagonismo a los malos, a los sinvergüenzas, a los delincuentes de todos los niveles, banqueros o narcotraficantes, y darnos cuenta que como nación somos un pueblo unido, desafortunadamente por la desgracia, pero unido.
Con todo lo que sucede, además vino un temblor de 5.7 grados, y las personas salieron de los edificios, los planes de desalojo funcionaron, la inmensa mayoría con sus tapabocas, algunos al cuello, pero bueno, con la telita ahí puesta y retornaron a sus labores media hora después.
Es el momento en que los empresarios del área turística se flexibilicen, busquen alternativas, descubran talentos dentro de su personal y también determinen quien es aquel que con cubrir su cuota ya se siente en área de confort, es momento de que seamos creativos, descubrir en todos los sectores como compensar este golpe económico.
En chino crisis y oportunidad se escriben igual, tomemos esta crisis como oportunidad para saber quienes somos y de que somos capaces. Habilidades de negociación, flexibilización de políticas, estímulos fiscales a los sectores más afectados, y volvamos a poner en marcha la maquina, pero más pulidita, no nos postremos, alcémonos ante lo inevitable y descifremos hasta donde podemos SER.
Algunos de mis pocos lectores estarán diciendo que estoy loca (lo cual acepto con plena conciencia) pero dentro de toda esta desgracia humana y económica, nos alzamos como un pueblo unido, ¡Cuanto podríamos lograr si nos uniéramos en todo! dejando atrás nuestro propio interés personal y utilizando ese gran sentimiento que sólo los mexicanos albergamos en nuestras entrañas – ¿por que lo afirmo? porque así lo siento- ojala y además de muchas lecciones de higiene y de control de nuestra salud, esto nos lleve a un nivel donde nos la creamos y digamos: ¿Quien dice que no se puede?

P.D. Ante la suspensión de actividades en el área de la educación, en mi clase de Etnopsicología de la sociedad mexicana tomamos este tema como centro de análisis, viendo las distintas vertientes y oyendo opiniones, alguno de mis alumnos me dijo, que no se preocupaba porque en realidad hasta que no le pasara algo a alguien cercano el no se sentía amenazado, “si ya le hubiera pasado algo a un primo o algo así, entonces pues si me preocuparía maestra”, yo le respondí, ojala que no vayas a ser tú el primo del alguien quien ponga sobre aviso a ese pariente cuando seas tu el que por no seguir indicaciones caigas con éste mal.

Muerte Chiquita

Leyendo a mi escritor favorito y cotidiano, German Dehesa, éste me abrío los ojos sobre cierto tema:El domingo de Pascua de Resurrección.
Aclarando que es la única fiesta litúrgica que lo anima y que celebra, pues bien sea dicho, creo que es el miembro 001 de los mexicanos salmones de esta patria que van contra corriente, pues no celebran ni pertenecen al inconciente colectivo de religiones y festividades que nos caracterizan.
Con esa aclaración, que dicha sea de paso comparto con él, Dehesa reflexiona sobre la belleza del resucitar, pero a las muertes cotidianas, y lo hace de una forma que trataré de comentar.
Pues bien, que nunca había pensado que el dolor del desamor, del desengaño, de la deslealtad o de ausencia provocada por el simple egoísmo de alguien, nos pude causar un dolor y malestar similar a la muerte, es decir morimos un poco cada día.
Y no me refiero a que un plan no me salga, o a un amigo que me dejó plantado, hablo de las cosas importantes momentáneas, esas que sentimos que acabaran con nuestra vida y lo único es que nos nublan la visión y el ánimo, siendo que, como consecuencia, efectivamente nos hacen sentir fatal, nos desgastamos pensando, sufriendo por y en ellas, y al tiempo nos damos cuenta que ni eran relevantes ni valió el tiempo empleado y perdido del cual queda un detalle: el desgaste emocional, ese morir doloroso del momento, la muerte chiquita pues.
En los momentos en que escribo estas líneas se comunica conmigo el veterinario de mi mascota (omito nombre) el cual es un gran medico, pero por sobre todo un gran amigo – aunque se dude esto último por lo que voy a decir - es sin duda, a nivel amistad, un magnifico ser humano, el cual lleva en búsqueda toda su vida, una especie de Indiana Jones del amor y la familia, dicen que: "infancia es destino" y en su caso, creo que esto hace que la frase siga viva.
Charlando sobre la muerte le decía que yo me niego a los velorios y rezos plañideros, del momento del velorio-funeral, que vivo a plenitud, esperando sacarle jugo al tiempo para decir que hice casi todo lo que quería. 

Obvio que nunca podré leer todo lo que esta en espera, ni pintaré o llegaré a más de los 200,000 puntos en ciertas canciones rockeras de mi Guitar Hero, pero si que se pueda decir que viví a plenitud las etapas que dependieron de mi, porque eventualmente ciertos años de nuestra vida dependen de la familia biológica o reglamentos académico-sociales; lo correcto, para mi, viviendo hacia atrás, es despabilarnos a la edad justa y no seguir atados a ellos después de lo necesario, es decir, el volver más ligero nuestro equipaje emocional y ver y vivir nuestra vida como y al ritmo que nuestra propia conciencia y espíritu nos marquen.
En ese entendimiento, mi veterinario (y lo digo así porque eventualmente me diagnostica) me dijo que le gustaba la idea y que si se iba primero que yo, pues que me encargara de que sus funerales fueran así como se los describía, a lo que le dije: ¡JAMÁS!

Primero porque es mi idea; segundo porque tus circunstancias se prestan a un entierro más cachondo y divertido, que el músico poético mío.
Y aquí mis 9 lectores se preguntarán: ¿Por qué hablamos de funerales?
Y yo les respondo ¿Y por qué no?, si ya hasta extendieron el descuento notarial sobre el testamento para todo el año y no sólo para el mes de septiembre, ¿Por qué morir desorganizados, dejando de paso un empelote a los que se quedan?
Regresando al inicio y como conclusión, hay que definir y determinar entre muerte y muerte chiquita, a la primera esperarla como algo natural que debemos asumir tanto como el nacer, pero eso si, dejando todo a tiro.
Y la otra muerte, esa muerte chiquita cotidiana, la que llevamos dentro, porque alguien nos dijo o nos vio feo; por las consecuencias de decisiones que deberiamos de tomar y no lo hacemos, de las que si tomamos y nos sentimos presionados por sus consecuencias; por el chisme que nos adjudican y que nos desesperamos en esclarcer, cuando quien nos conoce sabe que no podríamos hacer dicho o actuado de manera tal; porque las personas no cumplen como esperábamos; porque el amor nos dice adiós y no queremos asumirlo, sin pensar, que si alguien nos dice adiós es mejor que se vaya, a estar viviendor una mentira y que de paso nos deja libres para encontrarnos a nosotros mismos como máximos amantes de nosotros, y si por ahí cae alguien mejor que la persona que se fue, pues ya tuvimos ganancia.
No dejemos que influyan en nuestro ánimo, no muramos un poco todos los días, pero, si eventualmente esto sucediera, el Domingo de Resurrección es buen momento para resurgir sobre nuestros fueros y vivir a plenitud de una manera mas sana para nuestro espíritu.

Nota:
Pascua de Resurrección
Germán Dehesa
13 Abr. 09

De Entuertos y Recetas

Como he mencionado, me encuentro estos días en alabanza plena a la fiaca, el no hacer que luego permite el volverse más productivo, aunque en ciertos casos sucede que algunos, este tiempo se encuentran en su estado natural perenne, así que no existe, para ellos, diferencia alguna o pila que recargar.
Dicho lo anterior, procedo a platicarles acerca de dos temas, aparentemente inconexos, pero que no sólo son primos hermanos sino que además uno de ellos es de trascendencia nacional.....bueno y el otro eventualmente lo ha sido también.
Del primero diré que es muy grave, la ofensiva y la salvaje remoción de Josefina Vázquez Mota de la Secretaria de Educación Pública, esta es razón suficiente para que Felipin el Breve ya sea pasado por las armas, porque les diré a mis 9 lectores que he sido prudente y he tratado de ser mas bonita que ninguna (como Rocío Dúrcal) callándome todo éste tiempo, esperando y justificando acerca de los entuertos y actuaciones lastimeras, algunas inclusive plañideras, de nuestro presidente, del cual puedo decir lo que mi mente y corazón deseen puesto que no es un símbolo patrio, es un servidor público, y porque además voté por él, en una transfusión neuronal foxiana, pensando que éste sería el verdadero panista de esos como su padre o como su hermana, siendo que, a tampoco tiempo, me ha salido más miedoso y atontado que Fox y miren que cuando yo comparo a alguien con Vicentillo Fox Quezada debe de ser tomado esto como un severo e inolvidable insulto.
Felipe el Breve, el que pretende ser conciliador, pero que no concilia ni su conciencia (si eventualmente la tiene); Felipillo el de breve altura y breve visión, el niño bonito; el que sí tiene una esposa inteligente, la cual ya lo debería de haber cacheteado más de una vez a éstas alturas, ese señor que come y viste de mi dinero y del suyo, se atrevió a "aceptar" y escribo con comillas, porque no se puede negar aceptar lo que él mismo solicitó, la renuncia de Josefina, quien ya sé ganó políticamente ese reconocimiento que sólo los grandes merecen, sólo el decir su nombre y sabe uno perfectamente a quien se refieren.
Josefina Vázquez Mota, es por mucho una de las servidoras públicas más capaces, entregadas, disciplinadas -miren que haber pasado más de dos años aguantando a Felipillo en su amasiato/temor con la cara de plástico de Elba Esther y no haberle caído a cachetadas, a alguno de los dos o a los dos en su conjunto, si eso no es disciplina, es estómago profundo- preparada y sin temor a montarse sobre el tigre.
Lamentable su partida, triste su destino, pues no creo que ella pueda ser la vocera de ese nudo incestuoso en que ya se volvió ese grupo político llamado Acción Nacional; para quienes no creíamos que pudiera existir algo peor que el PRI o el PRD, con profunda desilusión nos damos cuenta que quienes dirigen en éste momento tal partido político el PAN -ojo, que también vive y subsiste con mi dinero y el suyo- nos damos cuenta que si, existe algo peor, ser un sepulcro blanqueado.
Porque del PRI como de mi, al igual que de Benson and Hedges, ya todo está dicho, nada es sorpresa, hasta lo insospechado, y del PRD, cualquier desatino mental es lo cotidiano, los que no están fanatizados, están borrachos de poder o de alcohol - ¡Ay! Heberto y Carlos Castillo, ¿porque se nos fueron tan pronto?, si no, se hubieran ido ahora, se morirían de ver lo que pasa con la izquierda derechizada e incontrolable y la derecha social demócrata dando cátedra de: "Cómo ser pranista en 20 lecciones"- la brújula se ha perdido y el resto de los mexicanos no nos atrevemos a decirnos: Yes WE Can. Y no es precisamente que nos queramos volver perros, que para eso ya están los políticos.
Mandemos a volar a Islandia a los políticos y dejemos a los civiles con interés demócrata, enviemos a Felipillo el Breve - sin boleto de retorno - a Tonga, a aprender astronomía, y despertemos al hecho de que se nos está gastando México, todo se acaba y por bellos, grandes y maravillosos territorios y recursos que tengamos, ya se nos están cayendo de viejos o estamos resintiendo el resultado de la voracidad pública y privada.
Sólo México resiste esto, cualquier ciudadano levemente interesado y con amor a su patria y a sí mismo, ya hubiera limpiado la casa, miren que hasta los racistas y abobados gringos lo hicieron.
El segundo tema es el de "ser una niña bien" y me sale del corazón platicar sobre el hecho, debido a que hoy, en el periodico Reforma, Guadalupe Loaeza hizo una estoica apología de Josefina, y me vino a la memoria ese encantador primer libro de G. Loaeza llamado precisamente así, "Las niñas bien".
Muchos piensan que estudiar en colegios o instituciones costosas te vuelve o posiciona en la categoría de "persona bien", error, estarás ahí, pero en plan de holograma, el ser "bien" es más allá de eso y no es precisamente algo negativo.
Conozco personas que viniendo de familias "bien" son una porquería como seres humanos y he tratado a los de raza malix que son exquisitos como personas y como profesionales.
Lo que te hace pertenecer a esa categoría, según yo, no sólo es ser de una familia de reconocida génesis, que no de trayectoria, porque aquí caeríamos en aquel dicho de que es hijo "de padre desconocido y madre conocidísima", sino lo que se llama buena cuna, que incluye buena educación, buena preparación, saber socializar, no discriminar, preocuparse por sí y por el entorno cercano, estar ocupado en el destino de la comunidad cooperando sistemáticamente de forma altruista y callada. Cultivarse perfectamente, tanto en los académicamente formativo comon en las cosas de la cultura propia, mantenerlas vigentes. Vestirse con un hermoso hipil y chanclas cuando hace calor; preparar la horchata o el jarabe de tamarindo en la época del año pertinente y según las recetas de la familia. Es decir, tradición y modernidad, ni exceso de lujo ni mendicidad, el justo equilibrio entre el ser y el tener, para dar y darse a los demás, según las circunstancias.
Eso es para mi, ser "Gente Bien", los cuales también podrían ser socios de los mejores clubes sociales, viajar dos o tres veces al año -algunos por su ropa y necesidades de temporada - más no son sólo hay que percibir esa parte de la balanza, son lo primero e insisto, eventualmente lo segundo (clubes, veleros y ropa).
Dicho lo cual, concluyo que Felipillo el Breve, a quien le digo que ya quite su cara de luto por Mouriño y deje de evadir lo evidente de la familia a la que pertenecía su mas fiel colaborador y amigo.
Que por favor alguien de la política, cualquiera se pare y diga que hasta aquí llegamos en este jaloneo, que no lleva más que perjuicios a los mexicanos que finalmente somos los que conformamos México.
Somos más los buenos que ellos, lo que nos falta es contagiarnos mutuamente el interés.
Se va del gabinete la unica "niña bien" del mismo.
Josefina, espero que con tu inteligencia y madurez sólo tengas en la mente una frase: "El arte de saber esperar".


P.D. Según las recetas de mi abuela, el buen pan no sólo lleva harina, manteca, levadura y agua, también lleva huevos, de preferencia los de doble yema.

El Despertar

A todos mis amigos y compañeros de vida y/o trabajo, más publico lector en general, les aviso que cual fiel docente decente: HE LLEGADO A LAS VACACIONES DE PRIMAVERA, justo y en conjunto con el cambio de horario de invierno a verano, lo que, para quienes me conocen y saben de mis pésimas relaciones con el tema del dormir y el despertar, representa una extraordinaria oportunidad para seguir la naturaleza de mi ritmo biológico natural, el cual es reprimido o disfrazado todo el tiempo laboral.
Y es que el asunto es una relación de causa y efecto, no de dos síndromes distintos; como no me es fácil lograr alcanzar a Morfeo, cuando lo alcanzo entramos a una relación tan estrecha que el abandonar sus brazos se me hace francamente difícil, más aún cuando este lazo se rompe por alguna interrupción tecnológica o por la necesidad de cumplir con lo agendado.
Encontrarme con la realidad me cuesta, no tanto el entorno de sucesos nada gratificantes, sino el darme cuenta que tengo que salir de mi zona desconocida a una conocidísima y por tanto, eventualmente, sin ganas de involucrarme.
Es como se decía hace algún tiempo en la facultad sobre otro tema y profesor, pero para el caso aplica, dicho docente tenía que lograr una dirección en acimut (térmico astronómico que según la intención, pretendía acusar al profesor de algo indecente en la observacion de los astros): “tiene que lograr que la osa mayor entre en acimut con el can menor para conectarse con la vida real”.
Y mis 9 lectores se preguntaran ¿para qué nos insiste Pango en lo ya sabido?
Pues insisto para el que no se acuerda o para aquel / aquella a quienes no les ha caído el veinte, SON VACACIONES y además, y por si fuera poco, me adelantaron una hora el horario, por lo cual y con solo eso ya estaría descontrolada, más me dije a mi misma: “mi misma, que buena onda que pusieron el cambio de horario al inicio del tiempo libre pues así ya estarás bastante avanzada en tu proceso de aclimatación para cuando tengas que regresar a la vida laboral”.
Claro que un hace planes, más
los despiadados y creo que un tanto envidiosos que no tienen este santo remanso de descanso burocrático me imagino que se dirán “¿Y por qué debo yo de estar trabajando cuando ella duerme tan placidamente?”
Entonces proceden a llamarle a uno y volver un plácido sueño en un choque de planetas, todo lo contrario a lo lindo que nos canta M. A. Muñiz (si eres menor de 45 no sabrás de quien hablo):

“Abrir los ojos y soñar que tienes todo para amar sentir que te habla el corazón y que puedes dar felicidad. Mirar al mundo con bondad poder llorar y suspirar todas esas cosas que nos pasan sin sentir eso es en la vida el despertar”.
Uno al responder entre el estado narcotizado y la dimensión desconocida, y el que habla, proceder a lanzarnos una serie de datos y contratos, cláusulas y restricciones, a una velocidad tipo las 500 millas de Indianápolis, todo esto mientras uno apenas se encuentra entre azul y buenas noches, es cuando me pregunto:"¿Será conmigo con quien está hablando?"

Por lo cual declaro, que mi horario de verano laborable en estos tiempos litúrgicos es de las 14:00 a 14:30 horas, quien no logre colarse en mi mente durante ese periodo…”to bad, so sad”, en el entendido de que estoy programada en opción biológica en la actualidad.
He dicho.

P.D. Este post tiene dedicatoria, me guardo el nombre, no por prudencia, sino para ventanear a la persona en el momento más preciso, sin embargo espero que (como ya sabe del significado de ésta frase): que “cheque su mail”.