Señor Presidente

Permítanme mis 9 lectores (los seguidores creo que siguieron a otro) escribir sobre algo bizarro.
Actualmente, y debe de ser por la edad, ando entre el luto por el Pop y el enrachamiento del: So what?
Al más puro rock gringo. ¿Por qué ando en ello? pues por la única respuesta posible, porque es mi actual “de por si”, lo rockera no es nuevo, más bien era tirando a rock and roll, pero como diría mi querido Alex Lora: “Las piedras rodando se encuentran y tu y yo algún día nos habremos de encontrar…” y buscando, busqué a Pink, cantante gringa que me trae el alma en vilo como Sabina, pero en inglés y sólo por dos canciones, una ya mencionada y la otra que lleva el titulo de este post: “Mr. President”, la cual les sugiero, pido, suplico buscar en youtube y escucharla.
Junto con eso sale a la luz esa gran carta que te obsequiara el gran mentor que tuviste, después de leer esa maravillosa obra literaria que escribió Carlos Castillo Peraza a su discípulo (discípulo el cual nos está resultando que copió en los exámenes, pues no pareciera que aprendió nada), “... no me queda mas”….como diría la canción, que escribirle a nuestro presidente.
Pero por delante indico que, por estas letras no piensen ni por un instante que el distinguido PRI (cada quien se distingue por lo que puede) sea una opción para mi, como tampoco lo son los demás, que por pura fiaca no pretendo ni teclear sus siglas, y mucho menos pertenezco o creo en grupo alguno de ínclitos empresarios venidos a salvadores de la patria.
Aclarado el punto, vuelvo al sujeto de este texto, Felipe presidente.
Querido Felipe, te sería tan sano revivir los momentos maravillosos que me imagino tuviste el privilegio de compartir con ese pecador promedio.
Retornar a tus raíces, donde la patria por sobre el partido y por sobre el poder; patria justa y equitativa, moldeada por ideales frescos, innovadores y con mucha fuerza de espíritu y de propósito.
Mira que no digo que tu lucha contra el narco no se vea, pero creo que México necesita más que eso, a veces sé que se hace lo que se puede y no lo que se debe, y que también nos perdemos en lo inmediato dejando atrás lo importante, y por sobre todo, que la infiltración de los “malosos” (Zedillo dixit) pareciera que está en todas partes, desde los más altos niveles sociales y políticos hasta los increíbles niveles de la curia católica (hasta ahora no se sabe de contacto alguno con las otras iglesias, por lo que concluyo que los narcos son todos católicos, apostólicos y romanos).
¿Donde está Josefina? Esa que nos quiso vender a petición tuya, una figura presidencial parecida a Napoleón, pero hasta con esa figura quedaste pequeño.
No has tenido pudor para sacrificar lo mejorcito de tu gabinete con tal de conquistar poder, del que careces por la rebatinga digna de cualquier comité priista venido a menos en que se ha vuelto ese partido, tu partido, que se encuentra en pleno paroxismo nacional.
Hombres y mujeres que vivieron, sudaron, que fueron lastimados en sus intereses y personas, que sirvieron para fundar lo que hoy están acabando a machetazos verbales.
Pero tu Felipe, eres el presidente de todos, no el jefe de tu partido, juraste dirigirnos, cuidarnos, cumplir y hacer cumplir las leyes, y te estas quedando como tu estatura física, corto.
¿Qué pensará Carlos Castillo de sus herederos políticos?
Quiero imaginarme que está en algún estado divino de esperanza, que le impide verlos matarse, morderse, despellejarse, mientras las fieras lo disfrutan.
Felipe, te pido que releas esa carta.
Que recuerdes quien te la escribió y lo que significaba para tí.
Por que te diré que la única razón de éste post, que sólo leerán algunos queridos alumnos y amigos míos, pero que espero sirva para que alguien reflexione, la única razón es finalmente, pedirte que seas el presidente que México necesita hoy, y no dentro de un rato o cuando la cosa se calme.


http://www.youtube.com/watch?v=yDsUScr5pAo&translated=1

Santander "El Valor de las Ideas". Cero y van tres…. ¿Estaré ponchada?

A mis fieles lectores les pido clemencia por mi tardanza en mantener contacto con ustedes.
Procurare en estas semanas ponerlos al día sobre mis noticias y lo mejor, sobre las noticias de los demás, que seguramente son mas divertidas y variadas que las mías.
Y se preguntarán ¿Qué quiere decir Pango con ese titulo?
Pues quiero decir que Santander banco español conquistando nuevamente México y aplicándome la ley de la “Chingada” (favor de leer a Samuel Ramos, Octavio Paz o Alex Ridding, en caso contrario asistir a mis clases de Etnopsicología de la sociedad mexicana).
Si, aunque suene increíble, me cargaron una renovación de algo vía telefónica por dos cantidades, que no sé de que son o que amparan porque en el estado de cuenta vienen como:
SEG PREV RIENOM Y TEL. ¿o sea?

Prometo lavarle la ropa a mano (incluyendo la interior) al que me diga que significa eso.
Obvio que llego el Estado de cuenta ya mencionado y procedí a llamar al 01-800, primer ejecutivo, nombre inteligible, explicación plena, se va la luz, yo usando teléfono inalámbrico, llamada perdida.
Segunda llamada, ejecutivo mas prepotente que el primero, éste de nombre David Alcazar, oyó mi relato, me pidió todos los datos, me preguntó hasta mi número de acta de defunción, después me dijo que me daría un numero de reporte y…….me mando con Susana, a la que le pregunte su apellido, digo mínimo, ellos saben todo de mi, me respondió que se apellidaba Garibaldi ¿Como saber si es verdad si ya tuve, en este drama, uno que dijo llamarse Marco Antonio Muñiz?
La ejecutiva me dijo que procedería a cancelarme mi “plástico” le pregunte que porque, me dijo que para aclarar la situación y que apuntara el numero del nuevo plástico el cual me llegaría en un lapso no mayor de una semana, le respondí que esta historia ya la conocía, que no entendía la razón de volverme a cancelar la tarjeta que debia de existir alguna otra forma o procedimeinto, que sentía o pareciera que deseaban que yo acabara cancelando mi tarjeta y me respondió: “¿Entonces desea la cancelación de su tarjeta?”, “Pues claro que no señorita, de desearlo ya lo hubiera hecho, la situación es que por toda esta historia, pareciera que ya no me desean como cliente, a pesar que desde el 25 de febrero no hago uso alguno de la tarjeta, y que sólo quedan ahí los cargos de meses sin intereses que estoy pagando fielmente y que no pagaré por adelantado”, diciéndome Susana Garibaldi que: "entonces apuntara el número de la nueva tarjeta" y sin mayor manera de defenderme procedí a apuntarlo.
Después me comunicó, sin previo aviso, con un compañero suyo, el cual dijo responder al nombre de Israel Durán, el cual me pregunto “¿En que le puedo servir’” le respondí que ya no sabía y procedí a reseñarle.
Acotandome el al decirme que: “Me limitara a los hechos “no resueltos”.
Le explique de la cancelación y de los cargos y me dijo: "¿Ahora pudiera darme sus datos?"
Y vuelta a todos: nombre, dirección, cruzamientos, colonia, ciudad, estado, c.p., numero de la parte de atrás, RFC, fecha de nacimiento, si tengo adicionales, etc.
Terminamos con eso y me dijo que para levantar el reporte del cargo, que: "Según yo no había autorizado" debería responderle las siguientes preguntas solo con un si o un no, repitiéndome: "Exclusivamente SI o NO".
Me hizo las primeras 8, y yo: si, no, no, no y viene la pregunta:
¿La firma del contrato original es igual a la firma de la tarjeta o plástico?
No respondí.
¿La firma del contrato original es igual a la firma de la tarjeta o plástico?
No respondí.
¿Bueno?, ¿me escucha?
Si
¿Por que no me responde?
Por que me dijo que solo puedo decir si o no y dado que ya me han cancelado plásticos en todo este tiempo y me mandan nuevos sin contrato, no puedo saber si la firma que aparece en el contrato de éste plástico en específico es la misma o sea la mía, pero si puedo decir que en el contrato del 2001 aparece mi firma.
Me respondió que eso no era posible, le dije que si, puesto que si me cancelan la tarjeta por teléfono y me envían una nueva por correo sin mandarme el contrato, ¿Cómo puedo saber que firma tiene éste?
Se molestó y me dijo que respondiera, entonces le dije pues mi respuesta es: NO….sé.
Finalmente me dijo que de 24 a 48 horas me abonarían el cargo a mi tarjeta y que el 4 de septiembre hablara con el siguiente numero de folio de aclaración # 0000000, para saber si procedía o no el cargo, pero que de proceder, entonces no solo me lo volverían a cargar sino que tendría yo una comisión por el análisis de $250.00.
Ya a esas alturas mi presión arterial, mi azúcar, colesterol, triglicéridos, hernia hiatal, colon irritabilisimo y cuerdas bucales, estaban trinando las golondrinas, sentía que el soponcio era una etapa superada, que la muerte era casi el paraíso y que podría volverme una asesina en serie en cualquier momento y sin remordimiento alguno.
Mínimo deseaba volcar un camión de podredumbre humana en las puertas de cuando menos las sucursales mas cercanas de Santander Sociedad de Banca Múltiple a mi área de acción.
Y llegó la puntilla…..le pregunté, “Si no me han querido decir de que es ese cargo, pero si me han aclarado que fue algo por teléfono que alguien autorizó”, ¿Cómo podrían comprobarme que alguien autorizado por mi lo hizo?, o en su defecto ¿Cómo podría yo comprobar que no lo hice?
Seguro que mis queridos amigos lectores, si han leído hasta aquí, seguramente querrán saber la respuesta de tan fina y digna persona.
La respuesta fue: “No sabría decirle”
¿¿Cómoooooooooooooo??
Nuevamente respondió: “Que no sabría decirle como puede comprobar usted que no lo hizo” Si alguien sabe cómo puedo defenderme, please díganmelo.
Si alguien es amigo o pariente de alguien de la Condusef que le diga que si llamas al 1-800 de tan honorable institución después de apretar el 1 y el 3, cuando aprietas la opción 4 que es banco Santander, te vuelven a preguntar marque el numero del banco, vuelves a apretar 4 y te vuelven a decir que marques la opción, vuelves a poner 4 y así continúa hasta que marcas cero que es asistencia en donde te dicen que marques de nuevo opción 1 , opción 3, te vuelven a dar el nombre de los bancos, vuelves a marcar 4………..y te dicen que marques tu opción.
Para mi que la Conducef: “CHEQUE SU MAIL”.
Si alguien ha pagado por enfermarme o volverme loca, quiero decirle que lo está logrando y que no se desperdicie, ya quede suficientemente anormal.
Si alguien desea defenderme, que se vista de rojo y me diga como poder subir las 27 escaleras del banco Santander del centro, en donde se encuentra una fina y amable exalumna, la cual no ha podido dar crédito a lo que he sufrido desde el 25 de febrero, y que espero me reciba esta queja y pueda superar la prueba, si es así, prometo incluirla en mi testamento.

P.D. Quiero decir que desde que tengo estos pesares el identificador telefónico se ha vuelto una herramienta indispensable en mi vida, pues no respondo ningún numero que me sugiera institución alguna, ni existe autorización para que se levante la bocina por alguien más, pero que en los contados casos en que he caído y respondí a alguna llamada de dichas instituciones bancarias me adelanto e inicio diciendo: “Soy fulana de tal y no deseo nada de ustedes ¡Feliz Navidad!” y ¡Pum!