sábado, agosto 15, 2009

¡ Ya llegué !

Con la novedad de que he vuelto, claro que para alguno esto no será novedad pues saben que cumplo lo que ofrezco, para otros será una amenaza cumplida, más si no viniera ¿Qué sería de mis 7 lectores que aún me leen y ríen, o se detienen a meditar con mis atribulaciones?
Por tanto por ellos y por mi, he vuelto, renovada, descansada, algo más quemada –esta vez de la piel -, con el azúcar en 126, lo cual no es tanto tomando en cuenta lo que ingerí en el rincón del Caribe al que me fui a refugiar.
Fue tan amplia la ingesta, no tanto la mía – y esto es verdad, sino de mis acompañantes – por aquello del “all”, que pensé que al llegar a recepción para que te quiten la incomoda
bandita al terminar la estancia, -¿Qué no podrían hacer esas mendigas bandas de otro material?- sinceramente pensé que me dirían: "Srita. de la estancia no es nada, la gerencia del hotel ha optado por cobrarles sólo los consumos", y ahí si temblaba la estructura de Tulum, debido a que mis jóvenes acompañantes le tiraron a todo, aunque no tuvieran ganas, finalmente era gratis ¿Qué no?
Apunté algunos detalles de su proceder en varios momentos y situaciones para incorporarlos a la nueva experiencia semestral de la asignatura Etnopsicologia de la sociedad mexicana, pues mis queridos compañeros de aventura dieron muestra de la más profunda costumbre nativa, raza azteca pura, aún cuando sus orígenes sean mayormente mayas, con cierta influencia de otras latitudes.
Y es que reconozco que pondero de manera personal, nuestra raza maya, en lo más alto de la escala social nativa existente en estas tierras a la llegada de los españoles.
Dicho todo lo anterior, llegué a tiempo tambien para dos acontecimientos fundamentales: el partido de México contra USA o lo que es lo mismo, de TODO México contra los jugadores gringos, que de paso ya sabemos que hasta con influenza pueden dar pase para gol – pobre de alguno de nuestros jugadores que llegase a una aduana gringa con cierto atragantamiento por el cacahuate del avión- si el partido hubiera sido en territorio de peregrinos anglosajones, mezclados con mexicas, italianos, coreanos y japoneses, o sease la tierra de Obama, en un acto de rapidez felina los gringos lo regresaban a estas pobres tierras, nos reportaban en simultáneo a la FIFA, suspendían el partido, solicitando además el gane para ellos y nos acusaban ante la comunidad internacional de ir regando nuestros fluidos sin vergüenza alguna. Pero no, como Donovan el “Odioso” sospechaba apenas que tenía INFLUENZA pos vino y hasta pase de gol hizo.

Por menos los chilenos nos hicieron un uptodimother cuando un mexicano los escupió, que hasta le dieron de latigazos por el Cardenal Norberto en pleno zócalo y lo obligaron a decir que no lo volvería a hacer.
El segundo evento era estar a tiempo para felicitar por su cumpleaños a un señor al cual quiero con pasión y total desenfreno, el cual responde al apodo del REY de CHOCOLATE, el apodo omito explicarlo, el cariño no se requiere explicar.
Por todo esto y por lo que viene, que como diría una amiga mía venezolana: “¡Esto es una Vaina!”, ya estoy aquí para lo que requieran.
Con gusto he recibido mensajes solicitándome asesoría sobre mi experiencia con la banca española-mexicana, misiva a la que di respuesta en tiempo y forma.
Agradeciendo, de paso y ya tocado el tema, a mi fiel exalumna quien espero que llegue a conducir el banco para el cual labora, pues debido a ella y a su voluntad de servicio no sólo ya se dispuso que lo que me pusieron no procedía, sino que mi ejecutivo de cuenta (no sabía que lo tenía) me llamó por phono muy atento para visitarme y que le cuente todo lo que me ha acontecido, con el trabajo que tengo y por todo lo sucedido, le pregunté que para cuando creía el que podría sentarse como una semana a tomar apuntes, y creo que se medio chiveó.
Lo hablaré para concertar cita, me siento Cayetana, Duquesa de Alba.
Procuraré que quede en mi mente el delicioso té de manzana con canela, el mar azul, la arena blanca, los 4 camarones y 5 pedazos de carne que era lo único que traía la brocheta "mar y tierra" que me comí, disque en un sitio de mucho caché.
Me anclaré a todo ello, para regresar a la ruta habitual, la cual también tiene sus cosas hermosas, ahora ya puedo volver a apreciarlas.

2 comentarios:

maria dijo...

Pango, muy bienvenida, ni me quería aparecer para no recordarte el trabajo y que tus vacaciones fueran "vacaciones, vacaciones" pero henos aquí, todos de vuelta (aunque algunas salidas, como en mi caso, hayan sido solo intermitentes por lo menos en el cuerpo porque la mente, ya sabes, como decía Sasha, "rueda... no se detiene")
Un abrazo y de nuevo bienvenida
Teté

Hijo 001 dijo...

Hola Jefa.
Quedamos pendientes para ir a comer a la rueda. Ando muy hambreado asi que esta vez a lo mejor me como el corte de kilo doscientos. Jajaja
Saludos, besos, apapachos y que bueno que ya descanso.
Nos vemos el lunes en la Uni o cuando pueda aviseme para ir a comer.
Hijo001