miércoles, octubre 28, 2009

Reflexionando

Compartir la vida, las emociones y las opiniones abiertamente con los demás, con cualquiera que pase por este rincón, el cual simplemente es un especio intimo, para relajarse, escribiendo sobre lo que pienso o siento en momentos determinados, sobre este o aquel tema.
Nunca acabo de sorprenderme, primero de la existencia del blog mismo, porque al terminar de escribir el post e ilustrarlo con una imagen (lo cual me lleva como 315 correcciones) me sorprendo a mi misma leyendo y releyéndolo, como si fuera algo escrito por otra persona, tardo en creerme que fue producto mio.
Después me sorprende cuando alguien deja un comentario, siempre me entra el nervio sobre lo que dirán, y aunque hasta ahora he tenido una feliz experiencia sobre lo que mis lectores opinan, la emoción de que alguien se tome el trabajo de leerme y además de expresarme lo que la lectura le aportó es algo de agradecer.
Eventualmente dos o tres personas, las mismas siempre, me dicen, "¡Vaya! ¿Cuál es tu asombro? Si escribes bien y rápido", lo cual no deja de ser un cumplido, más no por falsa humildad debo declarar, como lo hago cuando insisten en el tema, para mi no es fácil escribir, me tardo, me evalúo, me replanteo, lo pongo, lo quito, lo reescribo y ya publicado, aún así lo vuelvo a modificar en varias ocasiones.
Es una acción más de catarsis y de gran paciencia, que de habilidad.
No puedo negar que por mucho que lo insisto, no logro que se me crea, pero lo que si sé es que ha funcionado, que algunas personas se ven reflejadas o reflexionan sobre situaciones o emociones que leen en este espacio.
Sé que yo he sido la ganona en esta aventura, puesto que es mucho más lo que he recibido que lo que aporto.
Pensando en eso, me planteé cuantas cosas podríamos hacer con las cuales uno se siente mejor y a la vez, queriendo y no, puede estar haciendo algo por otra persona.
Este post tiene cierta continuidad con el inmediato anterior, pues aún sigo compartiendo con la soledad y la incomprensión que han sentido algunas personas, mas también escribo estas letras con gran alegría pues veo como ellos han ido modificando su imagen ante si mismos y se han dado cuenta que la vida es una sucesión de etapas, algunas maravillosas y otras francamente horribles que parecen interminables, el reto es pasar unas y otras con la misma serenidad, lo positivo como lo negativo debe dejarnos algo de aprendizaje, para que ambos sean positivos.
¿Positivo algo que me ha dado dolor, resentimiento e impotencia? ¡Claro que si!, todo es un permanente aprendizaje siempre que lo asumamos con la misma visión serena y objetiva, ese el reto.
La alegría hay que exprimirla, para que nos dure y aún al paso del tiempo, el recuerdo de ese momento nos force a bosquejar una sonrisa intima.
El dolor, la derrota, hay que exprimirlos al máximo, para aprender que lo ha causado, cuanto de ello ha sido originado por nosotros mismos y con ello procurar, dentro de aquello que esta bajo nuestro control, que no se repita, más si aún controlando lo que nos corresponde volviéramos a pasar por lo mismo, debiéramos entonces examinar más razones y causas fuera de nuestro control que nos lleven a buscarle alguna solución, bajo nuestro control, para lograr que no se repita, volverla aprendizaje.
Probablemente la situación nos obligue a alejarnos de personas o situaciones que no son lo mas adecuado para nosotros, para lo que somos y lo que deseamos ser, probablemente esa influencia externa puede hasta ir revestida de un estilo extraño de cariño, no por maldad, pero nos dañan, o simplemente desean que seamos lo que no somos, ni queremos ser.
La primera vez que algo nos conmueva negativamente por alguna acción de otra persona "de buena intención", la culpa podría ser la sorpresa, lo inesperado, pero la segunda necesariamente será compartida y la tercera definitivamente es un reflejo innegable de que deseamos aferrarnos a situaciones o personas que debemos dejar atrás, o bien asumirlo y resignarnos a ser lo que no somos y sufrir entre ser o no ser, he ahí la cuestión.

3 comentarios:

jessica dijo...

pango¡¡
mas que decirte que tienes razon te dire que las caidas duelen y aveces bastante unas veces dejan heridas y cicatrices pero lo hermoso de caerse es que DEL SUELO NO PASAS¡¡ y alcontrario nos queda la opcion de levantarnos limpiarnos el polvo de la caida y caminar o correr con mas ganas que antes porque ya sabes que esa caida ya la pasaste y nos quedan menos por pasar¡¡
ami la doctrina pango me ha servido en los buenos y en los malos para sacarlo todo y a la vez para hacer una introspección cada semana.. grax aunque algunos de los viajes de cada domingo no sean mis preferidos ya q soy de sangre roja jajajajaja te puedo decir q entiendo tu punto y se porque lo dices y algún día te daré yo razones para que creas al menos en mi pedazito de responsabilidad de esa ola¡¡¡ aunq sea un pokitito de esperanza en ellos¡¡ tqm amigaa¡¡¡

Anónimo dijo...

Pango, mi bella Patricia, me voy a salir un poco del contexto de tu post para comentarte que si tu blog es tu medio de expresion, hazme mas facil su lectura evitando las negritas y separando los parrafos, es cansando ponerse al corriente con las publicaciones si al 3er parrafo me da un dolor de cabeza.
Cuidate y recuerda que te quiero un monton.

Tuyo
-y18

Pango dijo...

Primero, lo primero, lo que es mío me gusta saberlo, así que o te identificas o me tendrás tratando de saber quien es mío y no lo sé.
Por lo pronto Mio -y18 te diré que no utilizo párrafos porque luego al publicar salen unos espacios inmensos y se distorsiona con la foto, y lo de las negritas es porque el fondo es verde y cualquier color sin negritas incluyendo el negro se pierde. Más prometo tratar de satisfacer tu "necesidad". Promesa.