martes, febrero 16, 2010

Ciudad Juárez

Lo que leerán a continuación me fue enviado por uno de mis seres mas queridos, Tere, a quien quiero como una hermana menor, como a alguien de mi propia sangre.
Ella junto con mi sobrino conforman una joven pareja que se ha abierto el camino trabajando, y que se encuentran criando a tres hermosos niños entre los 13 y los 2 años de edad.
Por que ellos están ahí, porque los amo, porque soy mexicana y porque conozco Ciudad Juárez y a mucha de su gente, trabajadora, con grandes ideales; gente que no es de aquella que esta ahí mientras cruza, gente afincada y que creyó en la idea de las oportunidades.
Ciudadanos mexicano luchones, que se levantan cada día pensando que se puede ser mejor y trabajar para fincar algo que permita pasar una vida de acuerdo a la dedicación.
Por todo esto y por todos los que no conozco, asesinados, violados, secuestrados, vejados, obligados a delinquir, presos sin razón, libres por corrupción, por todo eso es por lo que me duele el oír en todos los medios, día a día, lo que sucede en Ciudad Juárez.
A continuación transcribo lo que recibí, y a lo que hice algunas acotaciones, sin poder poner la correspondiente autoría, porque como uno de tantos gritos de desesperación, probablemente no es producto de una sola voz, sino de varias almas desesperadas.

“La calle está sola y el viento levanta el polvo de las aceras, la gente está en casa temerosa, los negocios cierran y el desempleo cunde por todos lados.
Algunos empresarios se han puesto a salvo en el país vecino, otros emigraron al sur, los demás nos quedamos, quizá como decía el sabio griego, “Cuando la muerte es, tú no eres y cuando tú eres, la muerte no es", ¿por qué preocuparse?.
Saldo del fin de la segunda semana de febrero de 2010: 27 muertos en 24 horas, nuevo record; cientos de pequeños empresarios secuestrados, dueños de ferreterías, abarrotes, lavaderos de carros, consultorios médicos, restauranteros, viviendo el infierno de la incertidumbre del mañana.
Familias enteras sumidas en el dolor más profundo que puedes sentir al saber que un ser querido está en manos criminales.
Los merolicos de los medios reclaman seguridad al gobierno, lo mismo la sociedad clama seguridad y ¿cómo dar seguridad?.
¿Habrá que poner un policía por cada habitante para asegurar que nadie delinca?
Y este policía ¿será seguro o habrá que ponerle también un policía? Vemos crímenes espectaculares, descabezados, destrozados, mutilados y me gustaría hacerle una pregunta a Usted sobre estas bestias humanoides.
¿Qué debe pasar para que un hombre normal se transforme en una bestia como estas?
Quienes han visto a estos sicarios los describen como gente joven de 15 a25 años. Todos nos preguntamos:
¿Donde está la autoridad? ¿Por qué no hace nada el presidente Calderon?
Es evidente que los políticos que detentan la autoridad para servirnos y garantizarnos la libertad de vida, transito, trabajo y recreación, están rebasados, por incompetencia, incapacidad y falta de visión y probidad.
Pero no escucho estas preguntas:
¿Dónde estuvo la madre y el padre de estos niños? ¿Dónde estuvieron sus maestros? ¿Dónde estuvieron sus hermanos?
Donde la política y las autoridades fallan, es donde el núcleo familiar debe de fomentarse, cerrar filas y no dar margen.
Nadie se acuesta siendo un buen niño y despierta siendo un asesino desalmado, la trasformación es un proceso paulatino.
Es tiempo que dejemos de buscar culpables en otro lado y asumamos que no hicimos nada por evitarlo.
Hombres que decidieron trabajar para tener, y lo que menos tuvieron fue tiempo para sus familias.
Muchos hombres que decidían que ser duro con la esposa o con los hijos los haría más fuertes y más seguros, lo único que consiguieron fue dejarlos sin seguridad y temerosos de ser ellos mismos.
Hombres que burlándose y jactándose de sus hijos se empeñaban en sentirse siempre mejores que ellos, cuando su único papel era cuidarles y quererles, solo consiguieron darle a ese ser la única salida: huir con otros, probablemente un vecino drogado y alcoholizado, con tal de ser aceptado.
Muchas mujeres, coleccionando hijos de diferentes padres, padres irresponsables.
Mujeres que trabajan por necesidad y abandono, que dejan abandonados a sus hijos, inermes a las bajas pasiones de sus vecinos o de sus mismos familiares.
Niños que crecen acumulando odio y desprecio por la sociedad. Jóvenes que presumen y compiten por ver quién embaraza a más muchachas.
Mujeres abandonadas que se prostituyen para mantener a sus crías, hijos que crecen con la vergüenza y el abandono de sus madres.
Nos burlamos de la decencia y el decoro, sacamos nuestra fe en nosotros mismos y en un Ser Superior; debemos de sacar soporte de nuestras escuelas, de nuestras casas, de nuestra vida.
Pensamos y creemos que nuestro único dios es el dinero.
Ahora vemos claro a donde ha llevado el dinero a esta sociedad mundial.
Pero más aun, la autoridad local, pues pareciera que hace mucho que eliminamos al policía interno, a ese que le llamamos conciencia y hoy somos libres para convencernos de que todo se puede.
"Entre más depravado, más IN".
Donde las familias adineradas y poderosas nos dan el ejemplo de "tener es poder”, a cuesta de dejar en el camino a quien realmente se entrega a ellos para llevar a su hogar el alimento y sustento.
El Instituto Municipal de Seguridad Pública de Juárez entrevistó a cientos de delincuentes jóvenes, ladrones, asesinos, violadores, narcotraficantes.
Casi la totalidad de ellos venían de hogares disfuncionales y buscaban en las pandillas la aceptación que no tenían en su hogar, las pandillas los obligaban en un principio a delinquir, después le tomaban gusto a la adrenalina y al sentimiento de poder que da el acto de dominar a otro, de degradarlo, de tenerlo a tu merced aterrorizado.
Es cierto que estamos ante un vacío de autoridad y señores debo de decirles que la autoridad nace en el hogar.
La autoridad primaria reside en los padres y las conductas de autoridad que deben tomar esta en la moral y en la ética, en esas palabras tan vituperadas y ridiculizadas.
En la moral y en la ética, en ese compendio de parámetros y determinaciones que la humanidad ha ido definiendo y determinando a lo largo de los siglos, de tanta guerra, de tanto error humano, de tanta falta de compasión hacia el otro.
En siglos de vida y que hoy tiramos al caño porque "semos" modernos; hoy, el grito de la juventud es: "A coger y a cagar que el mundo se va a acabar; los padres se quedan impávidos e inmóviles, algunos desconectados con la realidad dicen: "no sea espantado compadre, son los nuevos tiempos".
La única solución al grave problema que hoy tenemos es regresar a ese compendio de buenas conductas, a los valores universales, a la responsabilidad, al control de nuestros hijos, a exigir a los medios que dejen de pasar basura y estupidez por televisión, que dejen de excitar a nuestros hijos hacia la violencia y el mal actuar.
La practica de los Valores en la Familia.... NO TIENE PRECIO”

Me pregunto si el Benemérito de las Américas estará de acuerdo con todo lo que sucede, pero más aún con todo lo que no sucede, en la ciudad que lleva su nombre para enaltecerlo y honrarlo.

Creo que Benito Juárez se avergonzaría de esta republica y de la sociedad mexicana que la conforma y se conforma, permitiendo todos estos acontecimientos.
Debemos grabarnos en nuestras mentes: TODOS PODEMOS LLEGAR A SER CIUDAD JUAREZ

1 comentario:

Yorch dijo...

Considero que lo que sucede en Ciudad Juárez nos afecta a todos los mexicanos, pues la imagen de México al exterior se ve manchada por esos actos inhumanos, por esa delincuencia que tiene tomada esa gran ciudad. Toda la sociedad juarense se ve afectada hasta en el ámbito deportivo, pues el día de ayer sabado 27 el equipo de primera división los Indio de Ciudad Juárez descendieron a la Liga de Ascenso. En una nota del Diario de Yucatán se habla sobre este descenso y esto nos dice en sus primeros parafos:

"Con el futuro del equipo en la Liga de Ascenso, el técnico de los Indios de Juárez, Gabino Amparán habla de lo difícil que han sido los últimos meses, en los que jugadores y cuerpo técnico vivieron de todo, intentos de secuestro, extorsión y daños en sus vehículos, incluso hasta la muerte de un entrenador, un reflejo de la inseguridad que se vive en la ciudad fronteriza y que al final de cuentas influyó en la caída del equipo.

-Es muy difícil vivir en ciudad Juárez es una lástima que se tenga que arrastrar todo eso de la inseguridad que a todos afecta y los jugadores no fueron la excepción".

Recuerdo como hace dos años se decia que ese equipo le daba una nueva esperanza a los juarenses pero por lo visto la delincuencia pudo más.