Y se nos fue...a su manera

Pareciera que el plan divino marca que estos tiempos sean de partidas, partidas de seres humanos quienes tenían aún mucho por dar.

Amy Winhouse es un alma que espero esté al fin en paz.
Su música y su enorme capacidad de composición y producción se han quedado limitadas a dos magníficos discos y en presentaciones personales extraordinarias, obvio, actuaciones de antes de caer en manos de personas podridas por dentro, que se servían de ella para lograr sus propias satisfacciones, envolviéndola y guiándola hacia ese submundo ennegrecido.
Si se leyera su biografía y se escucharan las entrevistas hechas a sus profesores –entrevistas del año 2006-2007- nos daríamos cuenta que era una joven valiosa, inteligente, rebelde, noble, afectiva, pero con una gran necesidad de pertenencia y afecto.
La agresividad que demostraba era reflejo de la necesidad interna de llenar espacios de ternura y amor, que no sabemos porque fueron abiertos.
No se sabe de las relaciones que haya tenido con sus padres de joven, que tanta unión y confianza se hayan tenido.
Pero lo que sí es evidente el que a cualquier novio que le demostrara cariño al extremo del control desmedido, ella se dejaba llevar hasta los niveles en donde se asegura ahora que gastaba más de $ 1, 600 US DLL diarios en droga, como todo, yo no estuve ahí, ni sabia cuanto efectivo tenía ni quien se lo daba, lo que sí sabemos es que vivía sola y que se le había contratado un guardaespaldas que iba por horas, cosa extraña para una persona de su problemática, quien debiera estar rodeada y acompañada las 24 horas del día.
Por mucho dolor y duelo que ahora se demuestre, sólo nos queda el ejemplo de un ser humano con cualidades extraordinarias, pero con zonas erróneas y necesidades de autovalía y afecto, que nada podía compensarlas, aparentemente.
Ni el dinero, ni los millones de discos vendidos, ni los premios, ni los fans por todo el mundo.
Ella no se sentía amada, porque tampoco ella se quería, necesitaba que la quisieran y de no conseguirlo se evadía de la realidad, de que uno debe de saberse amado por uno mismo para poder reconocer cuáles son nuestras cualidades y fortalezas, así como el área de oportunidad que podemos explorar.
Ese paso es el primordial, pues a una persona autodevaluada y deprimida ¿acaso podemos hacer algo por ella?
No, no podemos, nadie puede, solo los que nos sentimos en esa profunda tristeza y penumbra podemos sacudirnos y abrirnos a la luz de la autocomprensión.
Reconocer que somos lo que somos, todo lo bueno y todo lo que podemos mejorar y dejar de sentirnos tristes por cosas que están fuera de nuestro control.
Amy nos deja, lastimosamente, un gran ejemplo de autodevaluación, de falta de voluntad para luchar por uno mismo, por vivir su propia gloria, de honrar su vida.Dejo unas líneas de una de sus más famosas canciones:

I’m tryin to make me go to rehab, 
I said no, no, no
Yes I been black, but when I come back,
You wont know, know, know.
I don’t ever wanna drink again, 

I just, no,no,no, I just need a friend.
Im not gonna spend 10 weeks, 

Have everyone think im on the mend
It’s not just my pride, 

It’s just til these tears have dried.

Esta liga es a una de sus mas sentidas y bellas interpretaciones, no se la pierdan:

1 comentario:

Marener dijo...

sabias palabras, sabias palabras, si uno no se ayuda, no podrà ser ayudado. si uno no se ama, no podrà ser amado, si uno no se respeta primeramente, no alcanzarà el respeto. y ella misma confesaba que no querìa ser rehabilitada, en fin, viendo a Amy cuando comenzaba, era una mujer diversa, se veìa llena de vida, pero las malas companias, siempre destruyen las buenas costumbres, y esto formò a ser parte de ella, desde el dìa se se juntò con un hobmre que primeramente habìa llevado a Kate a la droga, y que despuès la llevò a ella al mismo camino, la diferencia, Kate se ayudò, se diò un levantòn, Amy quiso seguir con quièn la destruìa, y al final ese fuè su resultado. Saludos