lunes, diciembre 31, 2012

Epifanía

No deseo dejar este espacio sin algo escrito en este final del 2012, el que fue maravilloso para algunas cosas y tremendo para ajustarme, especialmente las neuronas.
Agradecer a todos aquellos que han estado conmigo física y emocionalmente, su compañía, sus palabras de aliento y su cariño, pues son de mis mayores recursos.
Quiero dar gracias a todos aquellos que me maltrataron, hirieron o me hicieron sentir indeseable, por ellos he encontrado una fortaleza que no sabía que tenía.
Agradezco a la vida mi trabajo y entorno laboral, pues soy una bendecida de Dios, hago lo que más me gusta, estoy donde deseo estar, conozco nuevos seres humanos constantemente, quienes me aportan más conocimiento de vida.
Soy bendecida por muchas oraciones, lo que me ha llevado a sentir que la paz no se compra ni se brinda, la paz nace de adentro hacia fuera y se proyecta a los demás, logrando que uno sea retroalimentado y adquiera nuevas emociones calmas.
Soy feliz por todo lo que tengo, a pesar de que a veces duela o me limite, eso me ha dado más paciencia y comprensión hacia los demás.
Doy gracias por los amigos que están,  y también por los que se han ido, unos y otros me han dado luz, para ver la vida con más claridad.
Desde mi habitación, relajándome y mejorando mis daños físicos, agradezco este tiempo obligado que me ha llevado a la reflexión, la aceptación y la revelación.
Reflexión de lo que he hecho y lo que me falta; aceptación de mis límites y lo que puedo lograr con lo que queda y revelación de una fuerza interior con armonía conmigo misma y con mi fe. 

  *El término Epifanía es utilizado, según Giacomo Cannobio, en los setenta para traducir el concepto de "Gloria de Dios" que indica las huellas de su paso o, más simplemente su presencia.

No hay comentarios.: