Por siempre Madiba

He querido hacer algo especial para terminar el 2013 e iniciar el 2014.
Quien no conoce la historia tiende a cometer los mismos errores.
Por lo que tomando el ejemplo de un hombre que lucho durante el siglo XX, Nelson Mandela, vivió la injusticia, la soledad y la gloria.
No puedo encontrar mejor ejemplo que nos inspire para que el próximo año nos propongamos ser mejores seres humanos y más responsables por nuestro prójimo.
Recordando que la educación pública es un privilegio en este país y que por más esfuerzo que creamos que hemos hecho por obtener un título, nada se compara al compromiso que hemos contraído con la sociedad que patrocinó nuestro título profesional.
La responsabilidad de que nuestro país mejore y de que menos gente sufra carencias indispensables, está en nuestras manos y quedará en nuestras consciencias.

    ¡Feliz Oportunidad de vivir un Año Nuevo!

http://www.youtube.com/watch?v=lxMXrz6HTlQ&feature=youtu.be


Música: André Rieu y su orquesta.
Frases: Nelson Mandela
Realización: Pango

¡Que pase la Srita. Laura!

Queridos y fieles lectores amigos que me acompañan en este pequeño rincón, quiero en primera instancia, aclarare que no soy parte de una pseudopolémica que se creó, ante la sorpresa de una querida amiga, la cual se indignó al entrar al Facebook y ver "tantos ataques a Laura Bozzo" su crucifixión como le llamó mi amiga. 
Con mi amiga ya tuve el intercambio de opiniones debido y respetuoso. 
Yo soy parte de ese grupo de mexicanos que vivimos en México, que sentimos en carne propia lo que mucha gente vive, y que es manipulada por los medios de comunicación, más allá de parecerme graciosa una frase adjudicada a los varones por una mujer senil, que se insiste en autodenominar "Srita." cuando ese estado hace muchas décadas que lo perdió, pues tiene hijos, que vino a este país expulsada del propio, por cargos judiciales deleznables, a llenar un nicho que usualmente se utiliza para manipular a los más desamparados: en educación, en salud, en visión de futuro.  
Desde un sillón situado en otro país, con plena seguridad de que tendremos que comer y que nuestras familias tendrán lo indispensable para pasar un imprevisto, debería surgir la visión confusa de: ¿cuánto de esto es realidad y cuanto es manipulación?

Para seres preparados que toman estos programas como diversión, un tanto morbosa para mi gusto, entiendo que se nieguen a percibir el daño o francamente no les interesa, pero quienes si lo percibimos o cuando menos así estamos convencidos de lo que es: un DAÑO. 

Algo totalmente planeado para seguir teniendo millones de votos de gente pobre, que pierde dignidad ante un billete de $50 o $100 pesos a cambio de su credencial para votar, adjuntándole una torta y un jugo, esas personas quienes son las que menos tiempo tienen para ver esos programas, pero quienes muchas veces son utilizadas para participar en los mismos, con casos de sus tristes vidas o de guiones muy mal aprendidos.

La rudeza que se percibe y que proyecta la Sra. las formas y los desatinos basados en una autodesignación, donde un día es abogada, al siguiente además tiene maestría y al siguiente ya es doctorada, donde se confunde al asumir que las leyes las domina, cuando cualquier ser medianamente inteligente sabe que de un país a otro las leyes no son las mismas, salvo las internacionales.
Cuando no hay congruencia entre el decir y el vivir, con condominios de lujo en Acapulco y tremenda casona en el D.F.  No aspiro a que viva pobremente, pero si en la medianía de la decencia, pues si no tomó lo que se asume recibió de un asesino político en Perú por lo que le fue expedida orden de aprensión, entonces por el tiempo que lleva en México, 
¡Qué gran servicio ha de prestar a Televisa para que tantos actores que han sido soporte de esa empresa por tantos años no tengan en su vejez lo que esta dama tiene en la suya!

Ya mi capacidad de INDIGNACIÓN pasa a la VERGÜENZA, como reflexionó el Papa Francisco el domingo en su homilía, al reflexionar sobre el naufragio de inmigrantes, quienes en búsqueda de una mejor vida, se ahogó en las costas de Italia, siendo que pasaron buques junto a ellos los cuales no prestaron los mínimos auxilios humanitarios, puesto que el gobierno italiano ya emitió una ley donde será consignará a cualquier tripulación italiana que socorra a inmigrantes en altamar, mismos que dejaron morir cerca de la isla de Lampedusa, Italia a más de dos centenares de hombres, mujeres y niños que se ahogaron a unos cientos metros del mar. 
Isla cuya alcaldesa clama a las autoridades nacionales: "¿De qué tamaño deberá llegar a ser el cementerio de esta isla?".

Sintamos VERGÜENZA del manejo de la pobreza como medio de los gobiernos que hacen alianzas y se cuidan las espaldas para someter a más gente y dejarla en estado de indefensión por generaciones, sin educación, enfermos perennes de la marginación a la que son sometidos.

¿Qué tiene que ver un tema con el otro? 
TODO, se inicia con emigrantes hacia el norte y con comunicadores como Televisa y la Sra. Bozzo para terminar en Lampedusa. 

¿O acaso se nos olvidan de donde vienen los fondos o remesas que nos llegan de USA a México de los mexicanos que se mojan en el Rio bravo y se secan en el desierto de Arizona? 

¿Dónde quedan los que nunca llegan? ¿Dónde quedan los que nunca regresan?

Hoy no soy tierna, no soy alegre, no soy dulce, soy un ser humano avergonzado.


Dejo un mensaje que me llena de esperanza, de una joven mexicana le da su opinión llana, simple y directa a la Sra. Laura Bozzo.


Las mujeres multimodales.

Techo

Primero ves una grieta sencillita casi invisible y te quedas pensando, después la grieta se sopla y meditas, compartes tu preocupación, y como te antecede tu ser preocupón y de perfeccionista te dicen: “No te preocupes, es algo de picar y resanar”.

Pared y el espíritu de la meseta de cocina
Unos días después te fijas en una pared que pega con el techo de esa “grietita soplada”…esto no puede ser casual….y vuelta la mula: “Parece que estás buscando en que gastar, nadie tiene las cosas sin algo que reparar”. 

A la semana entras a la cocina y dos losetas están agrietadas, mismas que están cerca de una grieta de la misma pared, en donde del otro lado ya habías observado otra grieta, reacción de asesores de vida: “¡Máre esto si ya puede ser algo Paty….pero puede esperar!”. 

Llegas un día después, y entre el mueble del comedor que es inmenso -el mueble, no el comedor- y tu pared queda un resquicio de espacio a la vista y.....
¡Zaz! Mi vista tiene que mirar hacía ahí, de paso, como si nada ¿Yyyy? VEO UNA GRIETA en esa pared, la que es el frente de la cocina, grieta al nivel de los ladrillos ya agrietados, entonces sí, el domingo y lunes (con humor patrio) fue de meditación solitaria y profunda: “¿Quién podrá ayudarme?”, “¿Por dónde empezar?”, y como persona independiente y trabajadora:” ¿Cuánto costará 
esto?”. 

Una vez más me doy cuenta de que yo y solo yo debo de tomar decisiones que lleven a la solución……… y a buscar albañil. 

Al día siguiente, comento mi circunstancia y mi amiga Theodora me dice: “Pues mira, hay de tres….uno es difícil buscarlo ahora, el otro no quedó muy bien lo anterior y al otro no lo conozco pero le trabajo al vecino de mi mamá y como quedó muy bien lo que hizo en la fachada de esa casa, mi mamá le pidió su teléfono……así que tú decides”
Llamamos y encontramos al desconocido y ese mismo día pasamos por él a una esquina, al llegar  me dice Theodora: “Vino con otro, que raro”…..

Así fue mi entronización con Fulgencio y Aladino…..si Aladino quien es fundamentalmente carpintero y albañil, pero a la vez le tira a la electricidad y a la plomería.

Llegaron, vieron, subieron al techo, bajaron con pedazos del mismo, sobre la zona de las grietas, evaluaron las mismas de dentro de la casa, meditaron y nos fuimos a la sala a saber el diagnostico, el cual fue mucho peor de lo que esperas, es como una tos que tienes por meses y cada vez está peor, pero dices: "Es esto, es aquello"...hasta que el médico te dice ya no es una tos, es asma bronquial.

Han trabajado como pocos, fueron picando y encontrando nuevos “tesoros”, no había castillo o trabe de soporte donde debieron haberlos en zonas de construcción original y en alguna donde hice una remodelación hace años, cimientos vencidos, en fin, como dice el gran filósofo incomprendido Juan Gabriel: “Lo que se ve, no se pregunta”. 

Ellos se nota que saben ( o cuando menos eso creí) y le están dando y dando, yo confiando en mis ángeles del cielo y en el Divino Niño que me han sacado de varias. 
Los restos de la meseta de cocina

Por si acaso yo me mantengo dándoles su espacio, por aquello de que si froto o insisto temo de que a Aladino le salga el genio.

Acompaño a esta descripción fotos del estado actual de MI CASA, favor de leerlo pensando en la voz de E.T. : “MI CASA”.

Concluyendo: Siendo septiembre, no habrá necesidad de testamento alguno.

Dicen que las cosas se parecen a sus dueños, así que mi casita -de flores y color verde esperanza- y yo somos como el sushi: por fuera limpias, coloridas y diferentes, por dentro, nuestros soportes ya están viejos, las trabes rotas y cayéndonos a pedazos.

p.d. Del título les respondo, multimodal es un término que me aplicó un día mi amiga querida Teté Mézquita.

Escribiendo esto pienso en las mujeres de mi familia, iniciando por mi abuela materna y mis compañeras de generación del colegio Mérida, me doy cuenta que todas en algún aspecto u otro somos, porque hemos tenido que serlo, multimodales.

Y que, gracias a Dios, estábamos con espíritu y carácter preparadas para serlo.

México, como dueles

Oyendo a una de las más bellas voces latinas, Eugenia León me vino este sentimiento de dolor. 
Ella dedica a México una canción que bien puede ser de amor o bien describir nuestra historia como nación desde nuestra independencia.
Dicho tema lleva por título "De que te cuidas" y describe perfectamente para mí el resultado de tantos años, de siglos de sometimiento.
El mexicano, el pueblo mexicano, no somos esa clase media con voz semi-acallada, ni la clase política que pasa de una familia a otra, amigas o enemigas entre ellas, tricolores , azules o amarillas, pero con sobre entendimientos en donde la gran masa no entra, no cuenta, sirve para el bulto, para el acarreo, esa masa individualizada por la esperanza del billete del momento, la torta y la oportunidad de pasear y gritar nombres hasta el cansancio, para regresar a la choza, a la paja, con la tierra por piso. A escuchar las toses de los pequeños, quienesno saben si el maestro vendrá esta semana a dar clase, aveces en un sólo sitio con techo, a veces bajo el sol, a todos los grados académicos del nivel primario.
Con la esperanza de que el doctor de la clínica del seguro ahora si venga y tenga tiempo para ver al abuelo, al padre, al niño, que con dolor esperan y esperan sin emoción en la mirada.
¿Quién les quitó esa chispa de indignación? ¿Quién les ha convencido que son utensilios desechables?
¿De dónde el miedo a perder apoyos que de cualquier manera les son condicionados?
A veces me pregunto a mí misma ¿Por qué ya no me dan ganas de reírme de los gobernantes? ¿De los chistes con soporte real sobre sus fallas e impreparación para los puestos y beneficios que reciben?
Un pueblo con hambre y enfermo arrastrado de todos los rincones del estado de México para gritar bajo la lluvia: "Peña, Peña", con fuegos artificiales con un costo de millones de pesos, cena para la clase política nacional y extranjera.
¿Qué requerimos para darnos cuenta que no se privatiza Pemex porque entonces tendría socios que no permitirían los abusos que se cometen tanto por los gobiernos como por los sindicatos?
¿Qué requerimos para tener la fuerza para decir: "estoy harto de que me den citas de hasta tres meses para una infección de riñón y que la mitad de las medicinas recetadas no hayan en el propio Seguro Social"?
¿Qué requerimos para pedir que antes de iniciar una Reforma Educativa, se haga el censo de escuelas y de maestros? Para que se nos indique ¿qué curso se requiere dar al hasta ahora perverso sistema educativo mexicano donde la memorización es la reina de las competencias? 
¿Qué se necesita para tomar conciencia de que hay generaciones de "analfabetos funcionales" que hasta terminan la universidad pero no son capaces de razona o dar una opinión razonada o relativamente coherente?
¿Esos son los profesionales que nos educaran, curarán, edificaran hospitales y escuelas; quienes trataran a los ancianos y a los jóvenes discapacitados con tolerancia y equidad? ¿Esos son los profesionales que irán a comunidades rurales a impartir conocimiento y capacitar a quien lo requiera en el oficio o práctica respectiva para que puedan desarrollarse y alcanzar un nivel decoroso de vida?
¿Qué tanto defendemos? 
El status quo, el querer que no cambie nada, porque los que leemos esto tenemos un techo, alimento y servicio de salud asegurado.

Pero entonces, ¿De qué te cuidas mexicano, si nada tienes?

Eugenia León cantando: ¿De qué te cuidas mexicano, si nada tienes?



Hasta Siempre

Para mi sobrina Gabriela Ancona Domínguez, quien nuevamente abre sus alas con la mirada lejos del terruño, después de un tiempo en que vino a cargar baterías, a rebeber agua de pozo y encontrarse con las oportunidades de demostrar que no hay posición en desventaja si sabemos demostrar que somos capaces. 
En ella no hay cansancio, no hay enfermedad, no hay disculpa que valga para cumplir con la encomienda, porque para eso hemos sido educados, para dar lo mejor de nosotros.
Te regalo simbólicamente la canción que me ha marcado y dado guía desde que la escuche por primera vez.
Se merece la vida cuando se le honra cada día con un sentimiento agradecido a Dios, a la familia de la que somos parte; merecer la vida comprende mucho más de lo que a veces podemos percibir,  a cada circunstancia que se nos presenta, que permite ponernos a prueba, tantear nuestras flaquezas, y también descubrir y cimentar nuestras fuerzas, la merecemos cuando aprendemos y crecemos con cada golpe y cada caída, cada desilusión y cada carcajada.
Honramos la vida viviendo con sencillez, siendo justos y por sobre todas las cosas, solidarios, actitud ésta que nos abre el camino al desarrollo de todas las potencias del espíritu y a la percepción de una sensación de tranquilidad y bienestar interior que es en definitiva, la aspiración del ser humano.
Esta canción define perfectamente nuestra visión compartida, estamos para lograr ser todo lo que somos capaces, no hay medias tintas.
Me es difícil decir "hola" y al mismo tiempo "adiós", prefiero convencerme que este momento es en realidad un "hasta siempre". 
Sabes que tienes un ángel en cada hombro.

Las amigas de la infancia

En cuanto a definiciones del término de la palabra amistad, hay tantas definiciones, desde las más amplias hasta las más detalladas. Yo me he suscrito a considerar AMIGO a: "Aquel que está junto a tí cuando los demás se han ido", y se han ido por cuestiones de forma o de fondo.
El amigo es el que está, suceda lo que suceda, porque te quiere exactamente cómo eres.
Anoche, 20 de junio, tuvimos un reencuentro exitoso en el sentido del cariño, la complicidad, la alegría, el desear comunicar tus novedades y el oír la de las demás.
Seres entrañables a quienes por décadas no habíamos visto, fueron estuvieron ahí y espero que la experiencia las motive para seguir estando.
Inclusive quienes físicamente se encuentran a miles de kilómetros como nuestra queridísima y añorada Mirza, se comunicó y todas fuimos hablando con ella por turnos, una a una, lo que nos hizo sentir completas, pues "Distancia no es ausencia" y nuestra querida amiga vive entre nosotras.
Regresamos a una convivencia exquisita y sencilla, donde cada quien pudo decir y hacer lo que deseara, a la vez que trataba de hacer sentir su cariño y amabilidad a las demás disfrutando la vianda.
Lo importante era compartir el cariño y el recibirlo con placida aceptación. 
Mujeres jóvenes compartiendo, después de muchas experiencias de vida, en donde ya ciertas cosas quedan fuera, porque en realidad ni fueron ni son relevantes, pero esto sólo nos lo enseña la vida, los años, la edad.
Conversábamos y reiterativamente algunas decían: "Pero estuve ahí tantos años ¿Y que aprendí? Ya no recuerdo nada de historia ni de matemáticas, etc., "¿Qué fue de mi vida de aprendizaje en todo ese tiempo?" finalmente concluimos que las ciencias y los número pudieron no ser conocimientos vitalicios, pero que la formación, las formas, la integridad, la compasión, el saber ser plenamente, afrontar los problemas y salir avante, el formar nuevos seres y el convivir en pareja, dándole a cada aspecto su dimensión, eso es algo común en todas, en mayor o menor medida, respecto a cada uno de los aspectos, lo que nos indica que lo aprendido es precisamente lo que realmente importa, el compartir en inconsciente colectivo lo que las religiosas de Jesús María nos transmiten con su ejemplo, la forma de ver la vida con la mística de la fuerza de corazones fundidos y sellados por igual.

Gracias a nuestra querida Nena, siempre propia, siempre precisa, siempre puntual y exacta en la palabra y la acción, gracias por tu hospitalidad, pues por encima de lo material, éramos recibidas con la puerta y el corazón abierto, con la frase cariñosa y el gesto a flor de piel.

Gracias a todas las asistentes, que dieron lo mejor de cada una, sin pensarlo y sin límite.

Embrollo de Leyes y Deberes

Al vivir en comunidad es requisito indispensable regular quienes tienen derecho a “qué” y quienes son responsables “de”, terminando en que todos tenemos derechos y obligaciones delimitados ambos por los derechos y obligaciones de los demás.
Eso es tan simple y sencillo que pareciera que no debería de haber confusión con el actuar de los seres humanos que compartimos espacio ya sea una casa, colonia, ciudad, estado, país o el mundo.
Generalmente se recurre a que algunos elegidos por su sabiduría, capacidad o percepción y gran sentido racional sean quienes se dedican a regular esos derechos y deberes, ya sea aplicando lo que la comunidad aceptó cumplir o porque nombró a otros para estudiar y determinar qué es lo más deseable y requerido para el mejor funcionamiento de esa comunidad.
Todo lo anterior explica desde lo más simple hasta lo más complejo de nuestro estado, desde los tres poderes –legislativo, ejecutivo y judicial- que como estados unidos aceptamos que sean quienes nos rijan.
Llevo algún tiempo reflexionando sobre decisiones, acciones y actos a todos los niveles de autoridad y de representación de la comunidad, no acabo de llegar a una conclusión sobre uno cuando ya se sucede el otro y así he estado, hasta que la Nao de la China decidió estallar.
Y tomo este ejemplo por ser el más sencillo –pero no menos importante y trascendente dentro de su ámbito- para tratar de explicar mi posición acerca de la autoridad, la legalidad, la equidad, las capacidades, competencias y  responsabilidad de todos los protagonistas de este entretejido social que se llama comunidad, donde querido lector(a) estamos tú y yo.
Después de algún tiempo regresé a ser cliente de dicho restaurante y fue tan agradable la experiencia y la relación precio/calidad que a la siguiente semana 8 de junio del presente, decidí repetir, solo que en esta ocasión solicité el servicio de comida indicando que lo iríamos a recoger al local.
Al subirse al vehículo la persona que bajó por la vianda me dijo…”Que calor….Además había un olor tremendo….como a gas”.
Al enterarme por los noticieros de la explosión, la que primero se pensó que se debió a gas metano, y que luego se ha dictaminado que fue una chispa de un refrigerador que se dio en una zona donde las instalaciones de gas butano se encontraban desgastadas, lo que hace la diferencia entre una llamarada expansiva, la que hubiera dejado daños mucho mayores a los establecimientos y hogares cercanos, que una explosión que contrae hacia el mismo diámetro los daños mayores.
Hasta aquí todo son hechos documentados y palpables, ahora quiero compartir contigo los siguientes hechos (también son hechos) que vienen dentro de las declaraciones de quienes como autoridades o como representantes nos llevan a reflexionar si estamos tan claros en “quienes” "deben" “que”, “cuando”, “como”, “donde” y por qué”.
Si uno desea abrir un negocio debe de inscribirse a alguna organización empresarial del ramo, no entiendo porque una autoridad te obliga a inscribirte a una organización civil, pero eso es de facto no discutible.
En este caso  la CANACO SERVYTUR en voz de quienes la dirigen declaran que la licencia de funcionamiento llevaba más de un año vencida… ¿Y?...¿pues cual es la función de estar inscrito en esa organización?. 
Dicha organización ¿qué derechos y obligaciones tiene sobre sus afiliados que no pagan sus cuotas correspondientes? ¿no es grave que alguien te deba sus cuotas? ¿qué consecuencia conlleva?
Pasemos a mi siguiente conflicto racional: la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados Delegación Yucatán (CANIRAC) cuyo presidente Álvaro Mimenza Aguiar se percibe como un adulto joven con mucho entusiasmo. 
A pregunta expresa durante las siguientes horas del suceso que nos ocupa, un representante de dicha cámara, específicamente en lo relativo a la revisión periódica de seguridad mencionó ante los cuestionamientos de la prensa que: “Se había realizado la última revisión a dicho local hacía “casi” un año". 
Se cuestionó que era lo que se revisaba, respondiendo con toda seguridad y casi dando la idea de que era una obviedad: puertas de salida de emergencia, extinguidores, estado de las instalaciones primarias (no sé cuáles sean esas), etc.,. 
Nunca mencionó estado de instalaciones de elementos inflamables, de equipo de cocina y refrigeración. 
Es decir, para mí, todo se reduce a una revisión para verificar por donde saldrían las personas que estuvieran ahí en horarios de movimiento previo o de consumo y con que apagar lo que se encendiera. 
Todo para apagar nada para prevenir.
¿Cuántas cuotas le debería la Nao a la CANIRAC? 
¿Debería ser obligatorio el seguro sobre daños materiales y humanos para inscribirse a alguna de esas organizaciones empresariales? 
¿Las directivas de dichas organizaciones conformadas por miembros del mismo giro aprobarían una norma que contuviera revisiones a fondo de sus propios establecimientos y de pago de cuotas a aseguradoras? 
Y esto sólo por mencionar algunos mínimos y simples elementos, ya no hablemos de cubre bocas, guantes, limpieza de uniformes y del propio personal.
Y sigo enrollándome, si uno lo anteriormente descrito, dejándolo en lo superficial, y me enfoco en cuantos seres humanos presos siguen en esa condición por falta de abogado, por no entender el lenguaje, por ser analfabetos, cuyos pecados o delitos fueron robar sardinas y galletas porque morían de hambre; esos privados de su libertad y derechos mínimos, porque la pobreza no solo les niega alimento, salud y educación para ser un ciudadano funcional, sino que bajo la definición de nuestras leyes, las que hasta en su redacción son complejas de leer y que tienen interpretaciones tan subjetivas que  incluso obligan a los miembros del máximo tribunal de justicia de la nación a discutir entre si sobre si esto o aquello “es” o “no es”, entonces un ciudadano medianamente preparado como tú o más bien como yo, ¿qué nos queda ante esto?
No tenemos leyes accesibles, claras, directas, porque así conviene a una clase social y política, este país ha sido y es proyecto de unos cuantos, los cuales de vez en vez, cautivan a algún analfabeta funcional, lo encumbran, le permiten cambiarse la figura, el rostro, le hacen creer que son poderosos, que todo lo pueden y que deben lealtad…..hasta que ese pequeño grupo tiene que sacar un poco de gas acumulado y entonces se olvida de la lealtad y los manda a prisión en una producción digna de Hollywood o los manda al limbo de las estructuras.
No me opongo a la unión entre organismos civiles (empresariales o no) con autoridades, me opongo a que sean simulaciones en el funeral del niño: 
“Ayuntamiento y la Canirac se reúnen para impulsar al sector restaurantero”.        Diario de Yucatán. Sábado, 15 de junio de 2013 - 2:23 pm.
Me indigno a que si ante la ley todos debemos ser iguales, en realidad unos sean más iguales que otros.

Me ofendo ante posiciones de que si la regidora del PAN llegó y perturbo el entorno de la explosión según otro regidor del PRI, mientras que las áreas de protección y orden pidieron esa ayuda. Esos son juegos fatuos de pleititos de comadres.

Me abrumo porque siento que soy una persona que ve esto tan claro, ante otros a los que sólo les ocupa si hubo muertos o no.

Me perturbo, ante las razones para que ni el dueño del restaurante, ni el del predio se apersonen.

Me aflige todo ese personal del restaurante y los de las demás sucursales que ya no abrieron, pues todos ellos quedan en total desamparo. 
No saben quién les pagará lo ya laborado, ni sus finiquitos, es decir no tienen quien les diga. ¿Qué organización los protege? ¿quien les facilitará los recursos para poder encontrar nuevos empleos? 
¿La CANIRAC acaso no debería tratar de reclutar entre sus integrantes a personal con experiencia en una muestra de responsabilidad social?
Ojalá que entre ellos salga un líder que los una y que busquen ayuda en algún colegio de abogados o en el área de apoyo de la facultad de Derecho de la UADY y que demanden al dueño, a las cámaras, a salubridad y a todos, desde Benito Juárez a la fecha, para que entonces se cree un precedente, y cada quien asuma sus responsabilidades y sientan que deben de unirse en pro de sus diversos sectores y una parte de esa unión es garantizar la calidad y la seguridad del consumidor y la ciudadanía.
Sobre las autoridades….te permito a ti querido lector amigo que decidas con tu quehacer diario, con tus opiniones y con tu voto.

"Cuan bueno es Dios"

La vida me ha enseñado que uno debe de ser exactamente como es, la congruencia es una opción muy difícil, pero edificante.
He sido una bendecida, así como pasé por épocas un tanto confusas desde mi infancia, el “colegio” siempre estuvo ahí para mí, las madres oían mis ideas y sueños, sueños de una simple soñadora, creo que ellas tenían más fe en mí que yo misma.
Al salir del colegio, la separación emocional me provoco muchas sensaciones, no puedo decir que de libertad, porque en el colegio siempre fui libre, libre de ir y venir, de decir y hacer, de salir y entrar a media clase para ir a conversar con la madre superiora del momento ¿De qué hablábamos? De lo que fuera, de los problemas de la vida, la guerra en el mundo, la conducta de los mayores.
Al ser universitaria me entregué a mi Alma Mater con el mismo fervor que al colegio,  pero nunca lo vivido ha sido igual, esa sensación de pertenencia, de aceptación, de que eres importante porque eres tú, precisamente como lo son cada uno de los seres humanos.
Hoy regresé a mi hogar y viví una experiencia impensable, conmovedora e irrepetible para mi corazón.
Reunirme con mis compañeras de vida después de varios años, compartir con las madres Flora y Teresa, volver a tantas personas conocidas, cercanas y no tanto, pero con un sentimiento común, Jesús María.
Dentro de toda esta emoción, recibí la oportunidad de expresar mis sentimientos ante las ex alumnas presentes, la emoción que me embargaba afloró y espero que mis palabras hayan podido llegar a sus corazones.
No puedo dejar de mencionar la gran labor de la actual presidenta de ex alumnas, María Esther, líder nata, gran comunicadora, motivadora, con visión y objetivos claros. 
Un gran ejemplo de la formación que Jesús María infunde en nuestras vidas.
Como decía nuestra madre fundadora Claudina Thévenet: "Encontrar a Dios en todas las cosas y todas las cosas en Dios"
Revestidas de esa mística, Claudina también dejó claro su mensaje, pues “su personalidad era fuerte determinada, dotada de una grandeza de alma poco común, de prudente inteligencia y buena organización, fue, sobre todo, una mujer de gran corazón”. 
Hoy al dirigirme a tantas ex alumnas, abrazadas por el colegio, con gran alegría y complicidad, fundamentos de una hermosa convivencia, sentí en mi piel y en mi mente el mensaje de Claudina: “En un mundo en que está demasiado ausente la esperanza, redescubrir la bondad del Creador, presente en la creación y en las personas, reafirma el sentido de vivir e invita a la acción de gracias”.
Gracias por estas horas que han sido de las más positivamente emotivas en mucho tiempo.
Gracias  a las madres por hacerme sentir como si nunca me hubiera ido. 
Gracias María Esther por esos detalles inmerecidos pero aceptados con toda humildad. 
Gracias a mis compañeras de generación que me arroparon como nunca,  me sentí en familia.
                                      "Cuan bueno es Dios"

Con el privilegio de pertenecer a la comunidad de Jesús María

Texto escrito a nombre de la generación 1977 con motivo del 100º aniversario de la presencia de la Congregación de Jesús María. 

En el mes de septiembre de 1969 llegue al colegio Mérida por grata recomendación e insistencia de Dña. María Cristina Palma de Patrón, mi mamá tenia cita con la Madre Elena Escudero para inscribirme en el colegio según se define en las normas actuales, para “entregarme” según las normas de mi madre.
El arribo a esa casona me dejo intimidada, existía ahí un aire de solemnidad que me impactaron, yo venía de un colegio en donde había vivido un sistema mixto desde mi preescolar, así que mi entrada a Villa Rosario y todo lo que ella representaba me fue impactante. 
La entrevista no la recuerdo al detalle, solo quedó grabada en mi mente una frase de mi mamá: “Madre Elena aquí le entrego a Patricia, cualquier asunto que haya que resolver, por favor lo resuelve usted con ella”, para mi mamá esa era la mejor manera de indicarnos a mi y al mundo el hecho de que yo era la única y absoluta responsable de mis actos. 

Ingresé al cuarto de primaria y yo, que ahora me dedico a la docencia, reconozco que tuve la suerte invaluable de tener como profesora a la señorita Lupita Heredia, mujer integra, de gran conocimiento y extraordinaria capacidad para el enunciamiento oportuno de los refranes mas variados, que representaban los juicios mas profundos e invariablemente adecuados y oportunos a la situación que se fuera presentando en el salón de clase o en la vida en general. 
De mi época en primaria es imposible no mencionar lo entretenido que fue disfrutar de la compañía de Maritza Torre y Celina Ruiz y sus ocurrencias para evadir responder a las preguntas de la señorita Lupita; el portafolio “misterioso” de Leticia Torres; los juegos de “quemados” en la palapa de kínder, en donde nacieron varios apodos al calor de los partidos, con estrellas como Vanessa Cantón quien se prendía con una fuerza y entrega y a la que se le etiquetó por lo mismo como: “Torito”; la agradable sencillez de Elda Rosa Trava, por quien, en mas de una ocasión, tuvimos que pasarnos gran parte de tiempo buscando sus pertenencias especiales, entre el aserrín de la fosa del salto de longitud. 
 El transporte en el colegio entonces era algo peculiar también, pues independientemente de los autobuses, estos eran conducidos por choferes como Natividad (o Don Nato como era conocido), por otra parte algunas otras éramos transportadas en una camioneta dirigida y capitaneada por la madre Concepción, ahí viajábamos las alumnas fuera de ruta (aunque yo no entendía en aquel entonces que quería decir exactamente eso). 
 “...Señor, que cada vuelta de rueda sea un acto de amor y reparación, ayuda a los misioneros a caminar, sean por siempre alabados Jesús y María”, esa era la oración que se rezaba en la camioneta al cruzar las rejas del colegio para tomar hacia el sur sobre la antigua carretera a Progreso. 
Al ser la última pasajera de la ruta “de las fuera de ruta”, viví con enorme placer el ser designada la acompañante Oficial de la Madre Concepción en sus múltiples periplos al centro de la ciudad para realizar diligencias del colegio. En más de una oacasión viví el intercambio de opiniones entre la religiosa/chofer y algún policía del centro de la ciudad, en donde se conminaba a la chofer a no seguir estacionándose en los sitios no debidos.
Muchas estampitas de los mas variados santos quedaron en manos de policías de tránsito de aquel entonces, como resultado de esos encuentros, unidos por supuesto a la promesa de que serían (y seguro que lo fueron) mencionados en las oraciones de la religiosa/chofer; creo firmemente que mi pasión por el debate y mi firme creencia de poner,  en ciertos casos, las necesidades inmediatas del individuo por encima de las reglamentaciones generales, nació de mis vivencias obtenidas en esas tournées con la Madre Concepción. 
Nuestra generación vivió una época en que el colegio tuvo como religiosas a mujeres capaces, preparadas, entregadas en el ejemplo de vida plena, combinando la juventud con la experiencia como las madres Inés María Llerandi, Pilar del Rio, Cristina Hawley, Leticia, Carmen Santiesteban y mi ultima superiora, Teresa García Bernal quien que dejó en mí, una gran influencia por su capacidad de visión acerca de la formación humana a largo plazo. 
La secundaria fue una época de contrastes, por un lado la Madre Borja era directora y “General de Estado Mayor” de nuestras vidas escolares, su entereza, pulcritud impoluta y disciplina han sido apreciadas por muchas de nosotras después de pasados los años. 
Profesores como la Ingeniera Rocío de matemáticas, cuyo auto era apodado “el mameyito” por su jacarandoso color; don Carmito profesor de historia, quien sufría como pocos el alcanzar los borradores que con perversa inocencia se le ponía arriba del pizarrón; Don Luis Ramírez, también profesor de  historia pero en segundo grado; la Srita. Glorita Sacramento Ávila de geografía y Carmen Cecilia Repetto Tappan de gramática, así como la siempre proverbial señorita Lupita Heredia de Biología, de quien recuerdo como si fuera este el momento su voz diciendo sus interminables arengas: “señorita Juanes Cámara, árbol que crece torcido, nunca su rama endereza”.
Profesores, todo ellos, que se esforzaron por inculcarnos los conocimientos a pesar del embate de nuestros años adolescentes. 
Mención especial merece nuestra profesora de artes manuales, quien se desvivía por lograr desarrollar en nosotras tal habilidad de creatividad y dedicación, sin desmotivarse en el intento, ante nuestro desánimo y franca displicencia, ella motivaba y motivaba: “señorita Ancona ¿Dónde está su labor?...respuesta de la interfecta: “señorita ya le explique a usted que por situación logística familiar no puedo ir a comprar los elementos para mi labor”.....replica de una profesora interesada hacia una alumna desobligada:  “Muy bien señorita Ancona yo misma traeré para la próxima clase los elementos necesarios para su labor”. 
Es en esta etapa cuando se unen a nuestro grupo, queridísimas compañeras como Beatriz Cervera, Mary Laviada, Berta Elena López, Beatriz “la Gringa” Salazar, Cecilia Marín, Conchy Sánchez Navarro y Carmen Quintanilla, entre otras. 
Aún ahora, al reunirnos, recordamos aquel gran portafolio color rojo de Berta Elena el cual al abrirse contenía cual cueva de Ali Baba una cantidad de objetos y golosinas de los cuales solo teníamos derecho a admirar y de ver como eran utilizados y/o consumidos por su propietaria.
Inolvidable para mi fueron las competencias de “sentadas” sobre las marquetas de hielo de la cafetería, alzando la falda por supuesto, con el fin de saber quien se congelaba primero el trasero entre Cristina Muñoz y quien esto escribe, así como nuestras primeras fiestas y reuniones con “muchachos” en casa de Josefina Puerto y Gaby Rodríguez.
 La madre Borja impartía las clases de mecanografía bajo un procedimiento único (a saber), el que consistía en realizar los ejercicios mecanográficos al ritmo de la melodía “Tea for two”, mientras nuestras cabezas se encontraban cubiertas con bolsas de papel de los supermercados KOMESA, en la actualidad tal practica seria interesante aplicarla con las bolsas de plástico.

 También nos impartía, la Madre Borja, clases de Economía Doméstica, en la cual esa fina dama nos iba enseñando desde como hacer “correctamente” una cama: sacando su níveo pañuelo el cual cumplía las funciones de sabana y su libro de español como colchón; hasta como decorar una casa; la iluminación de la misma, la combinación de colores, hasta las más finas normas de urbanidad que toda alumna de Jesús Maria debería de manejar como algo natural.
 En los años 70’s las actividades deportivas del colegio fueron relevantes pues tuvimos un equipo triunfador de voleibol “de las grandes” como Gena Reyes, Malena Muñoz, Ma. Eugenia González, entre otras, en donde yo me sentía triunfadora al portar una chamarra amarilla que servía para dirigir la porra.
Puedo ver ante mí la final realizada entre el colegio en contra del Teresiano en el Club Campestre de aquel entonces.
 Pero no sólo la prepa lució en lo deportivo, nuestro grupo de secundaria se distinguió con resultados sumamente positivos en competencias locales, estatales, regionales y nacionales, en relevo de 4 x 100, salto de altura, de longitud, bala, jabalina y disco. Maritza Torre, Celina Ruiz, Reyna Escamilla y Elena Cáceres corrían como gacelas; Josefina Puerto era un “As” en jabalina; Cristina Muñoz en disco; Elda Rosa daba lecciones en salto de altura, con gran clase. Yo tuve una brevísima aparición en el lanzamiento de bala, pues eso de ir al estadio y estar bajo el sol, nunca será lo mío.
Todo esto bajo la dirección del profesor Rene Pech Trujillo.
 El profesor Pech supo distinguir en su infinita experiencia, el “aire deportivo” de quienes carecíamos de todo aire, por lo que creó “con el grupo del desaliento” dos equipos, conformado por todas aquellas de nosotras quienes no éramos muy hábiles en las actividades deportivas y cuyo tiempo de práctica del mismo se reducía a las horas oficiales de deportes; estos equipos desarrollábamos una competencia de un extraño juego denominado por alguien: “softbol con balón”. Esos partidos pudieron haber hecho historia si se hubiera tomado nota e imagen de los mismos por sus desatinadas y poco coordinadas jugadas, en donde la mayoría del tiempo el balón se encontraba en el fondo del patio, y las grandes discusiones por el pobre desempeño de las participantes, me remonto a los grandes y “sonoros enojos" de la gringa Salazar, o la cara sofocada de Ana Luisa Ponce. 
En dicha actividad pude iniciarme en la práctica del don de la ubicuidad, pues eran tanto los gritos y las acusaciones que yo mientras aprovechaba para irme intercambiando de equipo en equipo, es decir, yo siempre servía o cubría la “tercera base”, bateara el equipo que fuera, siendo que si alguien, dentro de todo ese alboroto me indicaba que yo no era de ese equipo, yo lo negaba firmemente y aseveraba pertenecer al equipo en el que me encontraba en ese momento, obvio procurando de esa manera, el que nunca me tocara a mí ni batear, ni correr las bases.
 Esta formación académica y deportiva se combinaba con la oportunidad de pertenecer a la rondalla, dirigida por la madre Pilar del Rio,  que reunía alumnas de toda las edades, ahí tuve el placer de compartir con Gladys Medina Hadad, todas las hermanas Muñoz Menéndez, las hermanas Achach Vargaz, Rocío Aguiar Sierra, Cinthia Gáber, Marie Simón entre otras.
os después de muchos días de ensayo.
 Ahí lo mío eran las percusiones, a falta de habilidades para la guitarra y mucho menos la mandolina.
Los festivales de navidad y las misas de los primeros viernes eran, para nosotras, una oportunidad de compartir los resultados logrados después de tanto ensayo merecen capítulo aparte.
 Las aventuras en los hermosos jardines del colegio, con sus grandes y frondosos árboles eran algo tradicional, un reto que tenia que ser superado año tras año, esa planeación y definición de cual zona sería la atacada, de acuerdo a la preferencia del tipo de mango y de la “vigilancia” del momento, le proporcionaba ese sabor especial a los mangos producto de nuestra “cosecha”, recreo a recreo.
 Esquivar al fiel vigilante y la persecución consecuente al pillaje, también formaba parte del sabor “cómplice” de esos mangos, el gran Tomas, ese fiel jardinero, quien a veces con su coa, a veces con rociadas de agua proveniente de alguna manguera que parecía de longitud infinita, nos declaraba la guerra desde el inicio hasta el final de la temporada de mangos.
 Ningún mango adquirido por vía comercial posteriormente me ha dado el placer que el sabor que aquellos mangos me dieron.
 Cabe confesar que yo me sentía especial, pues gozaba de “cierta facilidad”, algo que parecía una oportunidad VIP, al poder ir a la cocina y ser obsequiada por la Madre Ana con un vaso de jugo de la fruta de la estación, en medio de gran plática sobre las cosas de la vida...
 El paso a la preparatoria fue un momento difícil de separación, pues algunas de nuestras compañeras de toda la vida se fueron por distintas opciones de estudio Chury Peniche y Gina Suárez entre ellas, más la vida nos trajo la oportunidad de conocer a otras compañeras que sin ocupar el cariño de las ausentes pasaron a formar parte de nuestras vidas pues nos trajeron nuevos afectos como Danielina Herrera, Gaby Correa, Teresita Dorbecker, Marisol Peraza, Lina Soberanis, Rocío Rodríguez, Berta Loret de Mola y en el último año de prepa a Mede Solís.
 En esos momentos históricos de la política en Yucatán cuando nuestro grupo iniciaba la preparatoria, aprendimos el valor de la convivencia, el respeto y la tolerancia, pues en un pequeño grupo se encontraban reunidas en un mismo salón de clase las hijas y sobrina de quienes eran los protagonistas de la agitada e incierta vida política de nuestro estado en esos tiempos.
 A la distancia, me enorgullezco de haber compartido tanto nuestras actividades escolares como las extra escolares de una manera tal, que nunca se vio afectado el ambiente sano de convivencia y complicidad de nuestro grupo.
 Terminamos los estudios en el colegio en el año 1977, y estoy convencida de que gracias a la influencia de todas las religiosas y profesores que nos acompañaron durante esos años de formación es que de  una generación de 23 egresadas se pueden encontrar un gran numero de profesionales universitarias, entre las que se encuentran 6 contadoras publicas, un medica, una arquitecta, una socióloga, dos químicas, tres psicólogas, dos enfermeras, todas comprometidas por el bien común y la responsabilidad social, imbuidos por el espíritu de Jesús María y el ejemplo de quienes participaron en ese proceso de enseñanza, crecimiento, valores, ideales y convicción de trabajo.

 Agradezco a la vida el haber tenido el privilegio de tener la formación humana y escolar que tuve; el haber compartido y seguir compartiendo con todas las personas que crecieron conmigo, así como el orgullo de pertenecer a esta fascinante comunidad denominada Jesús María. 

"Debemos ayudar a las jóvenes a descubrir y a valorar su identidad, a trabajar por los medios posibles en su verdadera promoción, y a hacerles tomar conciencia de la grandeza de la misión de la mujer, misión única e irremplazable en la construcción de la familia y de la sociedad. "      
                                                                                         Dina Belanger

Día de la Madre

Mi mamá con mis hermanos.

Mañana es inicio de semana con día festivo      importante:                            

El "Día de la Madre"           

Para los que tuvimos - en el sentido correcto, porque algunos piensan que yo no tuve, tuve y mucha- y ya se encuentran en un mejor sitio que el nuestro, una oración de agradecimiento por todo lo que nos dieron, soportaron y guiaron, aunque en el momento no lo entendiéramos. 
Para los que tienen aún a su mamá cerca, se bien que de vez en vez habrá "situaciones", alguna vez será un "detallito por aquí y otro por ahí" lo que les siguen corrigiendo, sin embargo, algunas quisiéramos que nos siguieran corrigiendo con tal de volver a sentir su calor.Para las que lo son físicamente, un abrazo por haber vivido esa hermosa experiencia, porque no son los nueve meses, ni el parto, es lo que sigue para el resto de la vida. Yo que tengo por ahí algunos hijos académicos reconozco que es una emoción especial, y eso que lo mío es puramente a nivel intelectual, sin embargo y sin que pareciera, a veces aún así duele. 
Por las que fueron, la que son y las putativas como yo (proviene en su etimología del latín “putativus”, que significa considerar, suponer, creer; que lo somos sin serlo):                               
                                                ¡Feliz Día de la Madre!                                                                                                                                                                                                                
Tiempo, compañía, una carta, un poema, una flor, eso es suficiente.                       (Lo anterior no es limitativo, conste)  .                                                                     Se vale el auto-regalo.