viernes, junio 21, 2013

Las amigas de la infancia

En cuanto a definiciones del término de la palabra amistad, hay tantas definiciones, desde las más amplias hasta las más detalladas. Yo me he suscrito a considerar AMIGO a: "Aquel que está junto a tí cuando los demás se han ido", y se han ido por cuestiones de forma o de fondo.
El amigo es el que está, suceda lo que suceda, porque te quiere exactamente cómo eres.
Anoche, 20 de junio, tuvimos un reencuentro exitoso en el sentido del cariño, la complicidad, la alegría, el desear comunicar tus novedades y el oír la de las demás.
Seres entrañables a quienes por décadas no habíamos visto, fueron estuvieron ahí y espero que la experiencia las motive para seguir estando.
Inclusive quienes físicamente se encuentran a miles de kilómetros como nuestra queridísima y añorada Mirza, se comunicó y todas fuimos hablando con ella por turnos, una a una, lo que nos hizo sentir completas, pues "Distancia no es ausencia" y nuestra querida amiga vive entre nosotras.
Regresamos a una convivencia exquisita y sencilla, donde cada quien pudo decir y hacer lo que deseara, a la vez que trataba de hacer sentir su cariño y amabilidad a las demás disfrutando la vianda.
Lo importante era compartir el cariño y el recibirlo con placida aceptación. 
Mujeres jóvenes compartiendo, después de muchas experiencias de vida, en donde ya ciertas cosas quedan fuera, porque en realidad ni fueron ni son relevantes, pero esto sólo nos lo enseña la vida, los años, la edad.
Conversábamos y reiterativamente algunas decían: "Pero estuve ahí tantos años ¿Y que aprendí? Ya no recuerdo nada de historia ni de matemáticas, etc., "¿Qué fue de mi vida de aprendizaje en todo ese tiempo?" finalmente concluimos que las ciencias y los número pudieron no ser conocimientos vitalicios, pero que la formación, las formas, la integridad, la compasión, el saber ser plenamente, afrontar los problemas y salir avante, el formar nuevos seres y el convivir en pareja, dándole a cada aspecto su dimensión, eso es algo común en todas, en mayor o menor medida, respecto a cada uno de los aspectos, lo que nos indica que lo aprendido es precisamente lo que realmente importa, el compartir en inconsciente colectivo lo que las religiosas de Jesús María nos transmiten con su ejemplo, la forma de ver la vida con la mística de la fuerza de corazones fundidos y sellados por igual.

Gracias a nuestra querida Nena, siempre propia, siempre precisa, siempre puntual y exacta en la palabra y la acción, gracias por tu hospitalidad, pues por encima de lo material, éramos recibidas con la puerta y el corazón abierto, con la frase cariñosa y el gesto a flor de piel.

Gracias a todas las asistentes, que dieron lo mejor de cada una, sin pensarlo y sin límite.

2 comentarios:

Ana Ruiz Mendoza dijo...

Sencilla y claramente descrita una noche de reencuentro con amistades que crecimos juntas compartiendo espacio y tiempo en los años de formación, que nos permite identificarnos hoy a pesar del tiempo y la distancia por el sello característico de Jesús María. Gracias.

Ana Ruiz Mendoza dijo...

Sencilla y claramente descrita una amena noche de reencuentro de amistades que crecimos juntas en los años de formación Jesús María, dejando su huella distintiva que nos une a pesar del tiempo y la distancia. Gracias!!!