domingo, enero 15, 2017

El despeñadero

Si con tan solo sacar a Peña Nieto fuera suficiente, yo lo apoyaría; si tan solo con bajarse los sueldos el 10% algunas, poquísimas áreas del gobierno federal y municipal, así como organizaciones como el INE fuera suficiente, yo lo apoyaría; si con tratar de presionar a Ford en México dejando de comprar sus vehículos fuera suficiente, yo lo apoyaría; si dejando de consumir productos extranjeros (los que pueden hacerlo) especialmente de USA fuera suficiente, yo lo apoyaría; si... (Escriban la medida que crean necesaria cada uno que lea este mensaje) fuera suficiente, yo lo apoyaría. 
SI SUMÁRAMOS TODAS Y CADA UNA DE ESTAS MEDIDAS, COMO PROYECTO Y FUERA SUFICIENTE, YO LO APOYARÍA. 

 Pero todo eso no servirá, NO es suficiente.
 
NO basta.

Tenemos que cambiar cada uno de nosotros, acción por acción, con esta rabia que nos corroe y este miedo que nos trasciende y decir YO quiero y puedo sacrificar mi tiempo, mis conocimientos, parte de mi trabajo y hacer acción cívica para lograr tener administraciones eficientes con deseos de servir, que nos remonten a una nueva visión y moral como comunidad. Cada vez que me informan de una reducción de gastos: sueldos, celulares, vales de gasolina, publicidad del trabajo ejercido, que es positivo, pero me lleva a la reflexión: "Entonces si se podía con menos". 
Con esa moderada medianía económica que mencionaba Benito Juárez. Debemos de cambiar nuestra actitud hacia la visión del servicio público, como servidores, servir con austeridad y como ciudadanos exigirlo. 
Quienes vivimos con la gestión de mano dura de Díaz Ordaz; la megalomanía y exabruptos de Echeverría en donde el peso se devaluó después de décadas; quienes sorteamos la mitomanía, el egocentrismo y el nepotismo de López Portillo; la debilidad y fracaso económico de De La Madrid con un 1,500% de inflamación acumulada en su sexenio; el neoliberalismo, la aparición del poder del narcotráfico abiertamente en todas las esferas del país y el error de diciembre del 94 con Salinas; los aciertos y críticas, el abandono en el que se tuvo a Zedillo a quien lo rebasó el crimen organizado y su propio partido; la mentira populachera, la sinrazón del impreparado académica, política y moralmente de Fox; la falta de personalidad y los excesos de Calderón Hinojosa quien hundió y mintió tomando decisiones bajo influjos. 
Quienes vivimos la ola roja del corazón para después quedarnos tranquilos hacia el despeñadero. 
Todos nosotros, los preparados, los que tenemos más elementos que muchos otros en este país, ellos los que han sido menos favorecidos, sin tan sólo tuviéramos memoria y nos indignáramos, tomáramos distintas trincheras y nos decidiéramos a movilizarnos y a recuperar nuestro país. 
 Si tan sólo lo hiciéramos de uno en uno.
Yo lo apoyaría y sí, creo firmemente que sería suficiente.
Se habrá muerto la gallina y efectivamente nos duele como un parto....

Pero somos y estamos.
¿Entonces?

No hay comentarios.: