Ser y Hacer equipo

Hay tanto que decir acerca del crecer como ser humano, que podríamos pasarnos la propia vida y parte de la ajena en imaginar, describir, definir y ejemplificar lo que determinamos como crecimiento personal y los momentos en que lo hemos experimentado.
Ayer fue uno de esos días en que uno crece a través de los demás, es decir, los demás nos hacen darnos cuenta de nuestras propias áreas de oportunidad.
Esto puede darse en una plática formal, en alguna actividad informal, en situaciones bajo nuestro control o fuera de él.
Asistí a un encuentro deportivo, algo emotivo si, trascendente desde el aspecto de la formación integral también, más por sobre todo, un ejemplo de lo que el ser humano es capaz de ser o no hacer por determinadas razones, algunas reales y otras imaginarias.
Independientemente de que en estos días de contratos millonarios, el asistir a un partido donde lo que se juega es simplemente el orgullo de ganar, ya es en sí mismo una ganancia para el alma; el que los jugadores se entreguen, tras días de entrenamiento, soñar jugadas, definir estrategias, todo por pundonor, es lo más loable y son de las acciones que debemos promover.
Más también hay que obtener otro tipo de aprendizaje, el posterior al resultado.
Un equipo es un conjunto de personas que, unidas por un objetivo común, aportan, cada miembro del mismo, sus máximas capacidades al logro de dicho objetivo, haciendo un equilibrio entre lo que uno aporta en función a lo que al otro le falta, equilibrio en fin.
Un equipo sin equilibrio y aportación conjunta, no puede funcionar, ya sea el gobierno de un municipio o la organización de una familia, de ahí que el deporte como parte de la formación personal y profesional es fundamental.
El equipo requiere de liderazgo si, el líder debe estar ahí, dar el ejemplo, sacrificarse si es necesario en función al logro, debe ser un permanente motivador, convencer con sus acciones y conmover con sus emociones, entregarse.
Cuando actuamos así sólo se puede ganar, pues el triunfo en sí es la realización misma del equipo y su crecimiento como tal, pues uno de sus máximos objetivos es ser y lograr.
Los mexicanos eventualmente nos atragantamos cuando somos equipo, por eso somos un país de medallistas de deportes individuales o paraolmpicos (esto último nos demuestra cuan capaces somos).
Pareciera que nos es difícil encontrar ese equilibrio motivador que permita rotar el liderazgo de manera tal de que todos sean protagonistas promotores y receptores, y esto sorprende en particular, puesto que somos un país de familias muégano, de grupos de amigos unidos con Kola Loka, la soledad acompañada según nos referencia el gran Octavio Paz.
Al final de la jornada lo ideal es lograr un aprendizaje, ¿Nos ganaron o perdimos?
En la sociedad mexicana no nos gusta, o más bien nos incomoda analizar lo que sucedió, aunque con ellos se pierda de paso el obtener un aprendizaje, preferimos decir: “pues no se pudo, hicimos el mejor de los esfuerzos; cada quien puso su granito de arena pero no fue suficiente; para la próxima será”
Se nos está acabando el tiempo, el petróleo, la naturaleza y la vida y seguimos esperando el mañana.
Formemos un equipo, seamos capaces de abrirnos a dar lo mejor de nosotros, a la primera y todas las veces.
Aprendamos a hacer conciencia de los resultados obtenidos y buscar las áreas de oportunidad, maduremos y volvamos los resultados no esperados un aprendizaje. Parafraseando una hermosa canción: “.....si un error puede más que unos cuantos, que esos cuantos no lo olviden fácilmente”.

P.D. A mis compañeros de ideas les comunico que me ausentaré unos días de éste espacio por motivos exclusivamente felices. Amenazo con estar de nuevo haciendo catarsis en dos semanas.

El uso de la tecnología

Lo primero es admitir,ante quienes no me son cercanos, que soy una amante apasionada de la tecnología. Esta relación perfectamente asumida, se remonta a mis mas jóvenes ayeres cuando llegó a ésta ciudad la televisión y me pusieron frente a una de ellas, ésta era modelo Admiral, para asentar en la mesa, de color blanco, de bulbos y con pantalla monocromática.
Para entonces, pasaban ante mis ojos y por tanto, de mi vida, las clases de cocina de Dña Elvia Rodriguez Cirerol, las de Karate del Profesor Lavadores Franco, la telenovela Gutierritos, los programas seriados como Combate ("Jaque mate a Rey 2, aquí Torre blanca"), Popeye el marino y tantos recuerdos más.
Por tanto, cuando afirman sobre la televisión que ésta es una caja idiota, lo siento como algo personal, pues para mi la TV fue y sigue siendo una ventana al mundo y sus liviandades.
Admito que existe mucha estupidez en ella, más también refuto que en cuestiones actuales, hay una gama amplísima de opciones, en donde la característica atribuida ( la estupidez) radica más en "el qué se ve" y "cuanto se ve de ello", adicionalmente de lo que se deja de hacer por estar frente a ella, es decir priorizar.
La historia, las biografías, el poder conocer los acontecimientos en el momento que estos suceden, el ver imágenes de otros países y de esa manera conocer su cultura y situación, nos brinda una visión amplísima para muchos que como yo, aún no hemos visitado, por ejemplo, físicamente la Plaza de San Marcos o la Puerta de Alcalá. la cual espero que esté aún ahí "mirando la vida pasar" para cuando yo llegue y me posicione ante ella.
Los celulares son otro ejemplo de tecnología positiva llevada a nivel nocivo para la salud.
¡Que magnifico, más que mediocre lo hemos vuelto, medio de comunicación!
Tanto por medio de voz como para mensajes escritos, poder estar comunicado en momentos y circunstancias trascendentes o de peligro; el tener con uno un medio por el cual otras personas puedan localizarnos para asuntos trascendentes, todo esto es positivo, más, aquí surge la problemática, el vuelco que se le da a su uso: teléfonos con capacidad para grabar vídeo, voz, tomar fotografías, radio Fm, capacidad de entrar a Internet, ver televisón y cualquiera de otras combinaciones,
¿Que opino de esto? ¡Que es Mágico!
Más los seres humanos nos la arreglamos para darle la vuelta a las cosas y volverlas armas letales contra la comunicación y las mas elementales reglas para convivir de manera levemente civilizada.
No mencionaré situaciones como utilizar el celular en el cine o el conducir y utilizar dicho medio de manera simultanea, pues esto ya ha sido mencionado "ad nauseabum"
Me referiré a mi ámbito: la formación académica y humana y la manera en que dicha tecnología las afecta.
En primer lugar mencionare que dentro del área socioeconomico-administrativa, dificilmente un estudiante de cualquier semestre tiene la responsabilidad sobre la vida o circunstancias de otro ser humano como para salir corriendo del aula a responder cual si fuera neurocirujano o cardiologo y el paciente estuviera con estertores.
Segundo, y no menos nocivos: Los Mensajes de texto por medio de los celulares, ¿Como es posible distorsionar el idioma de esa manera, escribiendo con medias frases o letras que sugieren palabras?
Para mi mas que arte o astucia es un proceso retrogrado e involutivo de comunicación escrita, pues si bien a bien sabemos que dificilmente encontramos una sana ortografía entre nuestros jóvenes adultos y los ya no tan jóvenes, con esas formas y maneras ¿Que podemos esperar?
Tienen el objeto (el celular) pegado a su ser, en los sitios corporales mas inimaginables, con una ansiosa necesidad de llamar o de ser llamados, independientemente del aislamiento en que caen al salir de clase y colocarse los audifonos para oír "música", es decir quedar sólo el aparato y tu.
Los hay de todo tipo, para todas las características y personalidades, con lo que van creando nuevas necesidades, ofreciéndonos planes de servicio condicionados, en donde las compañias nunca pierden, por el contrario, cual droga te dicen, "venga, tiene 100 mensajes diarios libres a miembros de la misma compañía" y ahí vemos al futuro de nuestra Patria borrándose las huellas digitales, escribe y escribe, pues hay que aprovechar que son gratis.
Pero adentremonos en los adultos, ¿Que sucede cuando suena el celular en medio de una junta de trabajo? el dueño del mismo, aún teniendo la palabra en dicha junta y llevando el orden del día, deja a todos en espera con un simple "permitanme", para adentrarse en una llamada, la cual muchas de las veces son asuntos tan personales como la esposa pidiéndole que vaya por los bodoques y de paso por las tortillas (relato real).
Creo que todos estos avances tecnologicos deben de ser utilizados para los fines que fueron creados, y no como la mercadotecnia nos vaya dirigiendo y creándonos necesidades que finalmente nos unde en ellas.
Desearía que Carreño viviera (aquel del Manual de Urbanidad y Buenas costumbres) para hacerle una sección especial sobre el uso del celular-
¡Y la Web y sus mensajes electrónicos! esos forwards que contienen 2,456 nombres más el de uno que nos son enviados, bien para hacer cadenas, o diciéndonos: "este es muy bueno leelo", siendo que no va dirigido solo a uno sino a 3,000 personas más.
Para mi los peores son aquellos que después de múltiple cursilería te indican si no haces esto, algo espantoso sucederá en tu vida, o bien, si no reenvías lo recibido a quien te lo envió, sabrá que no lo amas.
Resumiendo, sin pretender ser Carreño, sugeriría: llamar al celular de otra persona sólo cuando sea necesario localizarla para algo relevante; llamarla a horas en que se supone que debe de estar libre (no ha horas de oficina o de clase), a menos que sea para algún asunto urgente.
Enviar mensajes correctamente escritos de manera concisa y que requieran una respuesta directa.
No utilizar éste medio para asuntos profesionales o de trabajo, si al que se le llama no tiene un celular pagado o subvencionado por la organización, en ese caso, el celular es para su uso personal y particular, no para recibir llamadas de otro ámbito.
Aprovechar todas las alternativas que estos aparatos nos ofrecen, pero en los tiempos y formas adecuados.
Evitar enviar mails a nuestros conocidos de todo lo que nos envian otros conocidos nuestros, asumiendo que el tema es de su interés, salvo que sepamos ciertamente que lo es, evitando de paso llenarle el correo de basura, lo que impide tener espacio lo verdaderamente importante.
Tratemos de sacar ventaja de la tecnología, mejorar nuestra ortografía, mejorar y eficientar nuestra comunicación con los demás, fomentar un mayor acercamiento con nuestros seres queridos.
Como todo, tiene su lado blanco y su lado negro, no seamos tenologico-fóbicos, más tampoco tecnologico-dependientes.

La Soledad

A veces pareciera, que los seres humanos seriamos capaces de cualquier cosa por no estar solos, inclusive, preferimos estar mal acompañados.
Y es que es esa necesidad de saberse en compañía, de tener a ese alguien, de pertenecer a algún grupo, buscar la aceptación, querer sentir que uno forma parte de algo o de alguien.
Por iniciar en alguna etapa, esa búsqueda puede darse desde la mas tierna edad, cuando uno siente que no encaja con el resto de sus seres mas cercanos (familia, amigos, etc) en esos momentos, la conducta resultante puede ser la homogeneidad, pintarse del mismo color y forma para sentir pertenencia, aunque en el proceso borramos nuestro propio color, o apartarse de los otros, con el riesgo de pasar por taciturno o por un triste solitario.
Al irnos involucrando en sociedad, vamos sintiendo cada vez más esa sensacion de pertenecer....¿Es fácil de describir la sensación de ser el último elegido del salón para formar parte de un equipo?, más aún, ¿ Es fácil que se supere? eventualmente si, pero mientras .....como duele.
Igual nos sucede con los amigos y los amores, en cuanto los amigos son amores y los amores deberían de ser los mejores amigos.... en teoría, y no hay exceptisismo en mis letras, más bien experiencias propias y ajenas en donde al no existir una amistad plena al inicio de la relación, al profundizarse ésta, la pasión se torna en el elemento central, la que al irse mitigando nos deja una gran amistad, complicidad, objetivos en común y cariño (no es necesariamente en ese orden), pero cuando no existe esto previamente, al termino de la fase pasionaria no nos va quedando mucho, a veces ni el respeto.
No vayan a pensar mis 7 lectores que estoy deprimida o ando de pesimista, sencillamente estas letras son producto de la observación, aunque bien se dice por ahí, que un pesimista es simplemente un optimista bien informado.
Si tomamos en cuenta lo social, los mexicanos tendemos a formar grupos extremadamente cerrados, satisfacemos nuestra necesidad de pertenencia, de seguridad y de paso de poder emitir opiniones sin que pasen a ser mas que comentarios de grupo, es decir dentro de la muchedumbre ¿Quien puede asegurar conocer la mano que aventó la piedra?
Si tomamos en cuenta lo afectivo, desde la mas corta edad iniciamos relaciones afectivas con el fin de sentirnos "especiales" para alguien, aun cuando dichas relaciones sean efimeras y nos vayan desgranado las emociones cada vez que se terminan; desde lo positivo podemos decir que nada se compara a la emoción que nos deja el inicio de una ilusión, la sabiduría entonces estriba en saber recordar aquello positivo que sentimos al inicio y no quedarnos varados en los dolores del final.
Pensemos en las parejas ya formales, donde existen compromisos y otros seres involucrados, en donde dos que se han querido, y que eventualmente lo siguen haciendo, se pasan la vida dañandose y de paso dejando un legado de rudeza y disfuncionalidad a sus hijos, quienes viviendo ese dolor no desean repetirlo, mas en psicología se menciona que: "Infancia es destino".
Entonces, ¿Donde aterrizamos este cumulo de ideas? según la que escribe en una sencilla persona, el YO.
No podemos amar a nadie si no nos amamos primero, no es posible buscar estar con los demás sólo por no saber estar con uno mismo; no es deseable vivir siendo lo que no somos sólo por ser aceptados o por conservar a alguien con nosotros; imposible decidir compartir vida y experiencias con alguien ajeno a nuestros objetivos de vida y visión del mundo y de lo que deseamos llegar a ser basandonos en la esperanza de que la persona cambiará, las personas no cambian, a menos que exista una razón especifica y fuerte para que el resultado del cambio las incline a afrontar el mismo.
Por tanto, arreglemos nuestros sentimientos internos, aceptemosnos, aprovechemos mejorar por nosotros mismos esas zonas erróneas que eventualmente podríamos superar, y marcar como un pensamiento permanente esta frase del psicólogo Eric Fritz Perlz:
"Yo soy yo, Tú eres Tú. Tú haces lo Tuyo, Yo hago lo Mío. Yo no vine a este mundo para vivir de acuerdo a tus expectativas. Tú no viniste a este mundo para vivir de acuerdo con mis expectativas. Yo hago mi vida, Tú haces la tuya. Si coincidimos, será maravilloso, Si no, no hay nada que hacer".