miércoles, abril 08, 2009

De Entuertos y Recetas

Como he mencionado, me encuentro estos días en alabanza plena a la fiaca, el no hacer que luego permite el volverse más productivo, aunque en ciertos casos sucede que algunos, este tiempo se encuentran en su estado natural perenne, así que no existe, para ellos, diferencia alguna o pila que recargar.
Dicho lo anterior, procedo a platicarles acerca de dos temas, aparentemente inconexos, pero que no sólo son primos hermanos sino que además uno de ellos es de trascendencia nacional.....bueno y el otro eventualmente lo ha sido también.
Del primero diré que es muy grave, la ofensiva y la salvaje remoción de Josefina Vázquez Mota de la Secretaria de Educación Pública, esta es razón suficiente para que Felipin el Breve ya sea pasado por las armas, porque les diré a mis 9 lectores que he sido prudente y he tratado de ser mas bonita que ninguna (como Rocío Dúrcal) callándome todo éste tiempo, esperando y justificando acerca de los entuertos y actuaciones lastimeras, algunas inclusive plañideras, de nuestro presidente, del cual puedo decir lo que mi mente y corazón deseen puesto que no es un símbolo patrio, es un servidor público, y porque además voté por él, en una transfusión neuronal foxiana, pensando que éste sería el verdadero panista de esos como su padre o como su hermana, siendo que, a tampoco tiempo, me ha salido más miedoso y atontado que Fox y miren que cuando yo comparo a alguien con Vicentillo Fox Quezada debe de ser tomado esto como un severo e inolvidable insulto.
Felipe el Breve, el que pretende ser conciliador, pero que no concilia ni su conciencia (si eventualmente la tiene); Felipillo el de breve altura y breve visión, el niño bonito; el que sí tiene una esposa inteligente, la cual ya lo debería de haber cacheteado más de una vez a éstas alturas, ese señor que come y viste de mi dinero y del suyo, se atrevió a "aceptar" y escribo con comillas, porque no se puede negar aceptar lo que él mismo solicitó, la renuncia de Josefina, quien ya sé ganó políticamente ese reconocimiento que sólo los grandes merecen, sólo el decir su nombre y sabe uno perfectamente a quien se refieren.
Josefina Vázquez Mota, es por mucho una de las servidoras públicas más capaces, entregadas, disciplinadas -miren que haber pasado más de dos años aguantando a Felipillo en su amasiato/temor con la cara de plástico de Elba Esther y no haberle caído a cachetadas, a alguno de los dos o a los dos en su conjunto, si eso no es disciplina, es estómago profundo- preparada y sin temor a montarse sobre el tigre.
Lamentable su partida, triste su destino, pues no creo que ella pueda ser la vocera de ese nudo incestuoso en que ya se volvió ese grupo político llamado Acción Nacional; para quienes no creíamos que pudiera existir algo peor que el PRI o el PRD, con profunda desilusión nos damos cuenta que quienes dirigen en éste momento tal partido político el PAN -ojo, que también vive y subsiste con mi dinero y el suyo- nos damos cuenta que si, existe algo peor, ser un sepulcro blanqueado.
Porque del PRI como de mi, al igual que de Benson and Hedges, ya todo está dicho, nada es sorpresa, hasta lo insospechado, y del PRD, cualquier desatino mental es lo cotidiano, los que no están fanatizados, están borrachos de poder o de alcohol - ¡Ay! Heberto y Carlos Castillo, ¿porque se nos fueron tan pronto?, si no, se hubieran ido ahora, se morirían de ver lo que pasa con la izquierda derechizada e incontrolable y la derecha social demócrata dando cátedra de: "Cómo ser pranista en 20 lecciones"- la brújula se ha perdido y el resto de los mexicanos no nos atrevemos a decirnos: Yes WE Can. Y no es precisamente que nos queramos volver perros, que para eso ya están los políticos.
Mandemos a volar a Islandia a los políticos y dejemos a los civiles con interés demócrata, enviemos a Felipillo el Breve - sin boleto de retorno - a Tonga, a aprender astronomía, y despertemos al hecho de que se nos está gastando México, todo se acaba y por bellos, grandes y maravillosos territorios y recursos que tengamos, ya se nos están cayendo de viejos o estamos resintiendo el resultado de la voracidad pública y privada.
Sólo México resiste esto, cualquier ciudadano levemente interesado y con amor a su patria y a sí mismo, ya hubiera limpiado la casa, miren que hasta los racistas y abobados gringos lo hicieron.
El segundo tema es el de "ser una niña bien" y me sale del corazón platicar sobre el hecho, debido a que hoy, en el periodico Reforma, Guadalupe Loaeza hizo una estoica apología de Josefina, y me vino a la memoria ese encantador primer libro de G. Loaeza llamado precisamente así, "Las niñas bien".
Muchos piensan que estudiar en colegios o instituciones costosas te vuelve o posiciona en la categoría de "persona bien", error, estarás ahí, pero en plan de holograma, el ser "bien" es más allá de eso y no es precisamente algo negativo.
Conozco personas que viniendo de familias "bien" son una porquería como seres humanos y he tratado a los de raza malix que son exquisitos como personas y como profesionales.
Lo que te hace pertenecer a esa categoría, según yo, no sólo es ser de una familia de reconocida génesis, que no de trayectoria, porque aquí caeríamos en aquel dicho de que es hijo "de padre desconocido y madre conocidísima", sino lo que se llama buena cuna, que incluye buena educación, buena preparación, saber socializar, no discriminar, preocuparse por sí y por el entorno cercano, estar ocupado en el destino de la comunidad cooperando sistemáticamente de forma altruista y callada. Cultivarse perfectamente, tanto en los académicamente formativo comon en las cosas de la cultura propia, mantenerlas vigentes. Vestirse con un hermoso hipil y chanclas cuando hace calor; preparar la horchata o el jarabe de tamarindo en la época del año pertinente y según las recetas de la familia. Es decir, tradición y modernidad, ni exceso de lujo ni mendicidad, el justo equilibrio entre el ser y el tener, para dar y darse a los demás, según las circunstancias.
Eso es para mi, ser "Gente Bien", los cuales también podrían ser socios de los mejores clubes sociales, viajar dos o tres veces al año -algunos por su ropa y necesidades de temporada - más no son sólo hay que percibir esa parte de la balanza, son lo primero e insisto, eventualmente lo segundo (clubes, veleros y ropa).
Dicho lo cual, concluyo que Felipillo el Breve, a quien le digo que ya quite su cara de luto por Mouriño y deje de evadir lo evidente de la familia a la que pertenecía su mas fiel colaborador y amigo.
Que por favor alguien de la política, cualquiera se pare y diga que hasta aquí llegamos en este jaloneo, que no lleva más que perjuicios a los mexicanos que finalmente somos los que conformamos México.
Somos más los buenos que ellos, lo que nos falta es contagiarnos mutuamente el interés.
Se va del gabinete la unica "niña bien" del mismo.
Josefina, espero que con tu inteligencia y madurez sólo tengas en la mente una frase: "El arte de saber esperar".


P.D. Según las recetas de mi abuela, el buen pan no sólo lleva harina, manteca, levadura y agua, también lleva huevos, de preferencia los de doble yema.

No hay comentarios.: