sábado, junio 13, 2009

La incongruencia y otros deslices

Mientras algunos de ustedes, mis queridos compañeros de viaje se siguen preguntando que numero de lector de este rincón son y otros ponderan las fotos que acompañan estos comentarios, la que escribe debe de confesar que ha caído en uno de sus mayores temores, la incongruencia.
¿Por que el temor? Porque para mí la congruencia es uno de los valores fundamentales en el ser humano, decir lo que se piensa y HACER LO QUE SE DICE, es moral y además edificante.
Como sé que ahora se preguntaran que habré hecho que no va de acuerdo a mis dichos, les comentaré.
He escrito y declarado en publico y en privado que uno debe de sustentarse del valor personal, es decir basarse en sus valores, pero en otro sentido, valorarse, es decir estar consciente de lo que uno es y vale, y además sentirse bien con eso y procurar ser cada vez más uno.
Reconozco que me he perdido de mi misma de un tiempo para acá, mi cuerpo me dice: “para, espera, medita, date el tiempo” y yo que deseo ser la niña de los dieces, (cosa extraña porque el estudio escolarizado nunca tuvo gran huella en mi) sigue como motorcito ¡chun, chun!, sin importar la hora del día, las horas que lleve trabajando ni lo que he dejado de hacer por tratar de lograr que cinco pistas del circo funcionen en simultaneo.
Todo eso no sería tan relevante dado que estoy reconociendo que me he dado cuenta y que estoy equivocada, el punto es: ¿Qué haré? y ¿Cómo lo lograre? Ahí es donde la cosa se pone color de futbolista mexicano ante la portería ajena.
Por lo pronto hoy mi medico me dijo: “No deje que este mal le domine, no le de poder sobre usted”, ¡Cuantas veces he dicho eso yo a tantas personas! Hasta las logro convencer, pero me estoy dando cuenta que no soy capaz de aplicarlo en mi misma. Eso es donde la cosa se enreda, pues ¿De que se trata? No puedo seguir diciendo por ahí formulas que difícilmente aplico en mi misma tratando de estar en varios lugares a la vez.
Mientras mi cuerpo no deja de sacar lo que supuestamente es el síntoma de que no estoy en equilibrio, he decidido escribir estas letras como una catarsis para que al leerlas sepan que debemos llegar a un ritmo que nos permita seguir siendo quienes somos, pero llegar en forma y fondo. Me llegó un power point sobre el Slow Down, puede ser una respuesta a este despiste.
Cambiando un poco el tema les comentaré que esta semana ha sido un poco variopinta, desde conocer las propuestas y personalidades de las candidatas a diputadas por mi distrito. siendo que no pude ver a la angelical de las alitas –aunque en el fondo estoy convencida que esto no me representa una gran pérdida-, pude conocer a María Elena, joven mujer que ha sabido levantarse desde lo mas profundo de las labores y oficios hasta estar logrando, con gran esfuerzo, tratar de servir, espero que en lo futuro, y con una buena asesoría, llegue a alguna posición, porque le creí, más no sólo bastan las buenas intenciones; Carolina fue un remanso de frescura en todo esto, forma y fondo, términos, datos, soltura, dominio del tema y del auditorio; sabe su negocio, ha sido empresaria y sé que sabe que esta vendiendo su mejor producto: Ella misma, y siento que lo esta haciendo bien, lastima que lo hace para un puesto legislativo, porque en eso importan luego los acuerdos y concertaciones de sus partidos y es ahí donde la cosa agarra color oscuro, pero la visualizo a corto plazo en una posición ejecutiva y ahí si veremos cuanta leña somos capaces los yucas de cargar para prendernos al desarrollo.
No puedo dejar aun lado, el tema de que es egresada de mi facultad y eso me da mas motivos para esperanzarme, la formación la ha tenido, la experiencia aparentemente también, espero que sea de esas personas que tomamos como ejemplo de egresados, y no de alguna que otra lentejita que nos ha salido amarga.
De ese tema en golpe de timón, paso de ver una vez a la impotencia futbolística reiterativa del ser humano mestizo mexican curios, para lograr lo posible, ejemplo ser lo que no se es. Entendámonos, con una liga de futbol que se inicia en enero llamándose torneo de “Clausura” ya desde ahí nos empelotamos, además, nuestros jugadores no salen a foguearse porque ganan mas aquí que afuera, y los que salen ya no quieren regresar, o si regresan parecieran caricaturas de lo que hacían en el extranjero; estamos llenos de futbolistas extranjeros que vienen aquí porque en sus países donde la liga es mejor - Argentina por ejemplo- no les pagan lo que en México, siendo la nuestra es una liga de calidad dudosa, pero ventana para Europa.
Les digo con honestidad que para ir a sufrir a Sudáfrica, mejor nos sentamos a ver que jueguen los costarricenses o los gringos, en lugar de los dolores de parto de una selección que nos hará padecer.
Porque ganarle a los trinitarios en el Azteca solo por un gol de diferencia es vergonzoso, como vergonzoso es también que los dueños de los equipos crean que estos jugadores, que de por si se sienten la última Coca Cola del desierto, pueden reunirse tres días y hacer equipo.
Ya en pleno estado de sacar el “humor negro” tal como los filósofos antiguos denominaban ciertas cosas del alma, o como diría Mafalda – algo más contemporánea que aquellos- sacar todas las basuritas de mi animo, les pido a mis lectores, amigos y cercanos que estos días me recuerden porque necesito mucha vibra y apoyo para sentirme nuevamente yo, grande o simple, pero yo.
Esta osa toma el mapa de su vida, con el fin de encontrar vías alternas.
Cualquier sugerencia será bien recibida.
p.d.Los alumnos, siempre los alumnos, sin saber mi momento de vida, uno de ellos me envió esta historia, les pongo la dirección de la versión corta para que se piquen y busquen las nueves partes de la conferencia original.
Si sólo uno se dedicara a aprender y a apreciar mas la sensibilidad.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Sacar animos de donde no hay, difícil, pero no imposible.
Se te quiere y mucho.
mm

maria dijo...

¿Vías alternas para la vida? Si jamás ha sido la tuya una vía no alterna. Institucional, sí, cuando de la institución se trata. ¿Tradicional? bueno... en lo que a algunas tradiciones se refiere, entendiendo "tradiciones" en su más indispensable sentido interior. Pero "the way" no es, en tu caso, un camino tradicional... siempre abres senderos, inauguras brechas, haces puentes, quitas piedritas y topes y encuentras supercarreteras donde había diques y muros. Tú has hecho los nuevos caminos y sin darte cuenta -y sin que la mayoría lo sepa- a muchos nos has alfombrado y pavimentado el camino.
Buen recorrido en el mismo camino, buen viaje, en el mismo mapa.

Simplemente

Anónimo dijo...

Empieza por hacer "pausas" diarias, si, detenerte, parar, por un espacio diario y en esa pausa establece una comunicación con tu yo interior, respira profundo y siente la respiración, que es el motor que mueve tu energía vital....a veces es mejor hacer menos despacio y por más tiempo, que mucho deprisa y por poco tiempo. Eres mujer sabía y encontrarás la forma de armonizar tus muchas obligaciones, sin destruir el motor que las ejecuta.

Lectora ???