"Cuan bueno es Dios"

La vida me ha enseñado que uno debe de ser exactamente como es, la congruencia es una opción muy difícil, pero edificante.
He sido una bendecida, así como pasé por épocas un tanto confusas desde mi infancia, el “colegio” siempre estuvo ahí para mí, las madres oían mis ideas y sueños, sueños de una simple soñadora, creo que ellas tenían más fe en mí que yo misma.
Al salir del colegio, la separación emocional me provoco muchas sensaciones, no puedo decir que de libertad, porque en el colegio siempre fui libre, libre de ir y venir, de decir y hacer, de salir y entrar a media clase para ir a conversar con la madre superiora del momento ¿De qué hablábamos? De lo que fuera, de los problemas de la vida, la guerra en el mundo, la conducta de los mayores.
Al ser universitaria me entregué a mi Alma Mater con el mismo fervor que al colegio,  pero nunca lo vivido ha sido igual, esa sensación de pertenencia, de aceptación, de que eres importante porque eres tú, precisamente como lo son cada uno de los seres humanos.
Hoy regresé a mi hogar y viví una experiencia impensable, conmovedora e irrepetible para mi corazón.
Reunirme con mis compañeras de vida después de varios años, compartir con las madres Flora y Teresa, volver a tantas personas conocidas, cercanas y no tanto, pero con un sentimiento común, Jesús María.
Dentro de toda esta emoción, recibí la oportunidad de expresar mis sentimientos ante las ex alumnas presentes, la emoción que me embargaba afloró y espero que mis palabras hayan podido llegar a sus corazones.
No puedo dejar de mencionar la gran labor de la actual presidenta de ex alumnas, María Esther, líder nata, gran comunicadora, motivadora, con visión y objetivos claros. 
Un gran ejemplo de la formación que Jesús María infunde en nuestras vidas.
Como decía nuestra madre fundadora Claudina Thévenet: "Encontrar a Dios en todas las cosas y todas las cosas en Dios"
Revestidas de esa mística, Claudina también dejó claro su mensaje, pues “su personalidad era fuerte determinada, dotada de una grandeza de alma poco común, de prudente inteligencia y buena organización, fue, sobre todo, una mujer de gran corazón”. 
Hoy al dirigirme a tantas ex alumnas, abrazadas por el colegio, con gran alegría y complicidad, fundamentos de una hermosa convivencia, sentí en mi piel y en mi mente el mensaje de Claudina: “En un mundo en que está demasiado ausente la esperanza, redescubrir la bondad del Creador, presente en la creación y en las personas, reafirma el sentido de vivir e invita a la acción de gracias”.
Gracias por estas horas que han sido de las más positivamente emotivas en mucho tiempo.
Gracias  a las madres por hacerme sentir como si nunca me hubiera ido. 
Gracias María Esther por esos detalles inmerecidos pero aceptados con toda humildad. 
Gracias a mis compañeras de generación que me arroparon como nunca,  me sentí en familia.
                                      "Cuan bueno es Dios"

Con el privilegio de pertenecer a la comunidad de Jesús María

Texto escrito a nombre de la generación 1977 con motivo del 100º aniversario de la presencia de la Congregación de Jesús María. 

En el mes de septiembre de 1969 llegue al colegio Mérida por grata recomendación e insistencia de Dña. María Cristina Palma de Patrón, mi mamá tenia cita con la Madre Elena Escudero para inscribirme en el colegio según se define en las normas actuales, para “entregarme” según las normas de mi madre.
El arribo a esa casona me dejo intimidada, existía ahí un aire de solemnidad que me impactaron, yo venía de un colegio en donde había vivido un sistema mixto desde mi preescolar, así que mi entrada a Villa Rosario y todo lo que ella representaba me fue impactante. 
La entrevista no la recuerdo al detalle, solo quedó grabada en mi mente una frase de mi mamá: “Madre Elena aquí le entrego a Patricia, cualquier asunto que haya que resolver, por favor lo resuelve usted con ella”, para mi mamá esa era la mejor manera de indicarnos a mi y al mundo el hecho de que yo era la única y absoluta responsable de mis actos. 

Ingresé al cuarto de primaria y yo, que ahora me dedico a la docencia, reconozco que tuve la suerte invaluable de tener como profesora a la señorita Lupita Heredia, mujer integra, de gran conocimiento y extraordinaria capacidad para el enunciamiento oportuno de los refranes mas variados, que representaban los juicios mas profundos e invariablemente adecuados y oportunos a la situación que se fuera presentando en el salón de clase o en la vida en general. 
De mi época en primaria es imposible no mencionar lo entretenido que fue disfrutar de la compañía de Maritza Torre y Celina Ruiz y sus ocurrencias para evadir responder a las preguntas de la señorita Lupita; el portafolio “misterioso” de Leticia Torres; los juegos de “quemados” en la palapa de kínder, en donde nacieron varios apodos al calor de los partidos, con estrellas como Vanessa Cantón quien se prendía con una fuerza y entrega y a la que se le etiquetó por lo mismo como: “Torito”; la agradable sencillez de Elda Rosa Trava, por quien, en mas de una ocasión, tuvimos que pasarnos gran parte de tiempo buscando sus pertenencias especiales, entre el aserrín de la fosa del salto de longitud. 
 El transporte en el colegio entonces era algo peculiar también, pues independientemente de los autobuses, estos eran conducidos por choferes como Natividad (o Don Nato como era conocido), por otra parte algunas otras éramos transportadas en una camioneta dirigida y capitaneada por la madre Concepción, ahí viajábamos las alumnas fuera de ruta (aunque yo no entendía en aquel entonces que quería decir exactamente eso). 
 “...Señor, que cada vuelta de rueda sea un acto de amor y reparación, ayuda a los misioneros a caminar, sean por siempre alabados Jesús y María”, esa era la oración que se rezaba en la camioneta al cruzar las rejas del colegio para tomar hacia el sur sobre la antigua carretera a Progreso. 
Al ser la última pasajera de la ruta “de las fuera de ruta”, viví con enorme placer el ser designada la acompañante Oficial de la Madre Concepción en sus múltiples periplos al centro de la ciudad para realizar diligencias del colegio. En más de una oacasión viví el intercambio de opiniones entre la religiosa/chofer y algún policía del centro de la ciudad, en donde se conminaba a la chofer a no seguir estacionándose en los sitios no debidos.
Muchas estampitas de los mas variados santos quedaron en manos de policías de tránsito de aquel entonces, como resultado de esos encuentros, unidos por supuesto a la promesa de que serían (y seguro que lo fueron) mencionados en las oraciones de la religiosa/chofer; creo firmemente que mi pasión por el debate y mi firme creencia de poner,  en ciertos casos, las necesidades inmediatas del individuo por encima de las reglamentaciones generales, nació de mis vivencias obtenidas en esas tournées con la Madre Concepción. 
Nuestra generación vivió una época en que el colegio tuvo como religiosas a mujeres capaces, preparadas, entregadas en el ejemplo de vida plena, combinando la juventud con la experiencia como las madres Inés María Llerandi, Pilar del Rio, Cristina Hawley, Leticia, Carmen Santiesteban y mi ultima superiora, Teresa García Bernal quien que dejó en mí, una gran influencia por su capacidad de visión acerca de la formación humana a largo plazo. 
La secundaria fue una época de contrastes, por un lado la Madre Borja era directora y “General de Estado Mayor” de nuestras vidas escolares, su entereza, pulcritud impoluta y disciplina han sido apreciadas por muchas de nosotras después de pasados los años. 
Profesores como la Ingeniera Rocío de matemáticas, cuyo auto era apodado “el mameyito” por su jacarandoso color; don Carmito profesor de historia, quien sufría como pocos el alcanzar los borradores que con perversa inocencia se le ponía arriba del pizarrón; Don Luis Ramírez, también profesor de  historia pero en segundo grado; la Srita. Glorita Sacramento Ávila de geografía y Carmen Cecilia Repetto Tappan de gramática, así como la siempre proverbial señorita Lupita Heredia de Biología, de quien recuerdo como si fuera este el momento su voz diciendo sus interminables arengas: “señorita Juanes Cámara, árbol que crece torcido, nunca su rama endereza”.
Profesores, todo ellos, que se esforzaron por inculcarnos los conocimientos a pesar del embate de nuestros años adolescentes. 
Mención especial merece nuestra profesora de artes manuales, quien se desvivía por lograr desarrollar en nosotras tal habilidad de creatividad y dedicación, sin desmotivarse en el intento, ante nuestro desánimo y franca displicencia, ella motivaba y motivaba: “señorita Ancona ¿Dónde está su labor?...respuesta de la interfecta: “señorita ya le explique a usted que por situación logística familiar no puedo ir a comprar los elementos para mi labor”.....replica de una profesora interesada hacia una alumna desobligada:  “Muy bien señorita Ancona yo misma traeré para la próxima clase los elementos necesarios para su labor”. 
Es en esta etapa cuando se unen a nuestro grupo, queridísimas compañeras como Beatriz Cervera, Mary Laviada, Berta Elena López, Beatriz “la Gringa” Salazar, Cecilia Marín, Conchy Sánchez Navarro y Carmen Quintanilla, entre otras. 
Aún ahora, al reunirnos, recordamos aquel gran portafolio color rojo de Berta Elena el cual al abrirse contenía cual cueva de Ali Baba una cantidad de objetos y golosinas de los cuales solo teníamos derecho a admirar y de ver como eran utilizados y/o consumidos por su propietaria.
Inolvidable para mi fueron las competencias de “sentadas” sobre las marquetas de hielo de la cafetería, alzando la falda por supuesto, con el fin de saber quien se congelaba primero el trasero entre Cristina Muñoz y quien esto escribe, así como nuestras primeras fiestas y reuniones con “muchachos” en casa de Josefina Puerto y Gaby Rodríguez.
 La madre Borja impartía las clases de mecanografía bajo un procedimiento único (a saber), el que consistía en realizar los ejercicios mecanográficos al ritmo de la melodía “Tea for two”, mientras nuestras cabezas se encontraban cubiertas con bolsas de papel de los supermercados KOMESA, en la actualidad tal practica seria interesante aplicarla con las bolsas de plástico.

 También nos impartía, la Madre Borja, clases de Economía Doméstica, en la cual esa fina dama nos iba enseñando desde como hacer “correctamente” una cama: sacando su níveo pañuelo el cual cumplía las funciones de sabana y su libro de español como colchón; hasta como decorar una casa; la iluminación de la misma, la combinación de colores, hasta las más finas normas de urbanidad que toda alumna de Jesús Maria debería de manejar como algo natural.
 En los años 70’s las actividades deportivas del colegio fueron relevantes pues tuvimos un equipo triunfador de voleibol “de las grandes” como Gena Reyes, Malena Muñoz, Ma. Eugenia González, entre otras, en donde yo me sentía triunfadora al portar una chamarra amarilla que servía para dirigir la porra.
Puedo ver ante mí la final realizada entre el colegio en contra del Teresiano en el Club Campestre de aquel entonces.
 Pero no sólo la prepa lució en lo deportivo, nuestro grupo de secundaria se distinguió con resultados sumamente positivos en competencias locales, estatales, regionales y nacionales, en relevo de 4 x 100, salto de altura, de longitud, bala, jabalina y disco. Maritza Torre, Celina Ruiz, Reyna Escamilla y Elena Cáceres corrían como gacelas; Josefina Puerto era un “As” en jabalina; Cristina Muñoz en disco; Elda Rosa daba lecciones en salto de altura, con gran clase. Yo tuve una brevísima aparición en el lanzamiento de bala, pues eso de ir al estadio y estar bajo el sol, nunca será lo mío.
Todo esto bajo la dirección del profesor Rene Pech Trujillo.
 El profesor Pech supo distinguir en su infinita experiencia, el “aire deportivo” de quienes carecíamos de todo aire, por lo que creó “con el grupo del desaliento” dos equipos, conformado por todas aquellas de nosotras quienes no éramos muy hábiles en las actividades deportivas y cuyo tiempo de práctica del mismo se reducía a las horas oficiales de deportes; estos equipos desarrollábamos una competencia de un extraño juego denominado por alguien: “softbol con balón”. Esos partidos pudieron haber hecho historia si se hubiera tomado nota e imagen de los mismos por sus desatinadas y poco coordinadas jugadas, en donde la mayoría del tiempo el balón se encontraba en el fondo del patio, y las grandes discusiones por el pobre desempeño de las participantes, me remonto a los grandes y “sonoros enojos" de la gringa Salazar, o la cara sofocada de Ana Luisa Ponce. 
En dicha actividad pude iniciarme en la práctica del don de la ubicuidad, pues eran tanto los gritos y las acusaciones que yo mientras aprovechaba para irme intercambiando de equipo en equipo, es decir, yo siempre servía o cubría la “tercera base”, bateara el equipo que fuera, siendo que si alguien, dentro de todo ese alboroto me indicaba que yo no era de ese equipo, yo lo negaba firmemente y aseveraba pertenecer al equipo en el que me encontraba en ese momento, obvio procurando de esa manera, el que nunca me tocara a mí ni batear, ni correr las bases.
 Esta formación académica y deportiva se combinaba con la oportunidad de pertenecer a la rondalla, dirigida por la madre Pilar del Rio,  que reunía alumnas de toda las edades, ahí tuve el placer de compartir con Gladys Medina Hadad, todas las hermanas Muñoz Menéndez, las hermanas Achach Vargaz, Rocío Aguiar Sierra, Cinthia Gáber, Marie Simón entre otras.
os después de muchos días de ensayo.
 Ahí lo mío eran las percusiones, a falta de habilidades para la guitarra y mucho menos la mandolina.
Los festivales de navidad y las misas de los primeros viernes eran, para nosotras, una oportunidad de compartir los resultados logrados después de tanto ensayo merecen capítulo aparte.
 Las aventuras en los hermosos jardines del colegio, con sus grandes y frondosos árboles eran algo tradicional, un reto que tenia que ser superado año tras año, esa planeación y definición de cual zona sería la atacada, de acuerdo a la preferencia del tipo de mango y de la “vigilancia” del momento, le proporcionaba ese sabor especial a los mangos producto de nuestra “cosecha”, recreo a recreo.
 Esquivar al fiel vigilante y la persecución consecuente al pillaje, también formaba parte del sabor “cómplice” de esos mangos, el gran Tomas, ese fiel jardinero, quien a veces con su coa, a veces con rociadas de agua proveniente de alguna manguera que parecía de longitud infinita, nos declaraba la guerra desde el inicio hasta el final de la temporada de mangos.
 Ningún mango adquirido por vía comercial posteriormente me ha dado el placer que el sabor que aquellos mangos me dieron.
 Cabe confesar que yo me sentía especial, pues gozaba de “cierta facilidad”, algo que parecía una oportunidad VIP, al poder ir a la cocina y ser obsequiada por la Madre Ana con un vaso de jugo de la fruta de la estación, en medio de gran plática sobre las cosas de la vida...
 El paso a la preparatoria fue un momento difícil de separación, pues algunas de nuestras compañeras de toda la vida se fueron por distintas opciones de estudio Chury Peniche y Gina Suárez entre ellas, más la vida nos trajo la oportunidad de conocer a otras compañeras que sin ocupar el cariño de las ausentes pasaron a formar parte de nuestras vidas pues nos trajeron nuevos afectos como Danielina Herrera, Gaby Correa, Teresita Dorbecker, Marisol Peraza, Lina Soberanis, Rocío Rodríguez, Berta Loret de Mola y en el último año de prepa a Mede Solís.
 En esos momentos históricos de la política en Yucatán cuando nuestro grupo iniciaba la preparatoria, aprendimos el valor de la convivencia, el respeto y la tolerancia, pues en un pequeño grupo se encontraban reunidas en un mismo salón de clase las hijas y sobrina de quienes eran los protagonistas de la agitada e incierta vida política de nuestro estado en esos tiempos.
 A la distancia, me enorgullezco de haber compartido tanto nuestras actividades escolares como las extra escolares de una manera tal, que nunca se vio afectado el ambiente sano de convivencia y complicidad de nuestro grupo.
 Terminamos los estudios en el colegio en el año 1977, y estoy convencida de que gracias a la influencia de todas las religiosas y profesores que nos acompañaron durante esos años de formación es que de  una generación de 23 egresadas se pueden encontrar un gran numero de profesionales universitarias, entre las que se encuentran 6 contadoras publicas, un medica, una arquitecta, una socióloga, dos químicas, tres psicólogas, dos enfermeras, todas comprometidas por el bien común y la responsabilidad social, imbuidos por el espíritu de Jesús María y el ejemplo de quienes participaron en ese proceso de enseñanza, crecimiento, valores, ideales y convicción de trabajo.

 Agradezco a la vida el haber tenido el privilegio de tener la formación humana y escolar que tuve; el haber compartido y seguir compartiendo con todas las personas que crecieron conmigo, así como el orgullo de pertenecer a esta fascinante comunidad denominada Jesús María. 

"Debemos ayudar a las jóvenes a descubrir y a valorar su identidad, a trabajar por los medios posibles en su verdadera promoción, y a hacerles tomar conciencia de la grandeza de la misión de la mujer, misión única e irremplazable en la construcción de la familia y de la sociedad. "      
                                                                                         Dina Belanger

Día de la Madre

Mi mamá con mis hermanos.

Mañana es inicio de semana con día festivo      importante:                            

El "Día de la Madre"           

Para los que tuvimos - en el sentido correcto, porque algunos piensan que yo no tuve, tuve y mucha- y ya se encuentran en un mejor sitio que el nuestro, una oración de agradecimiento por todo lo que nos dieron, soportaron y guiaron, aunque en el momento no lo entendiéramos. 
Para los que tienen aún a su mamá cerca, se bien que de vez en vez habrá "situaciones", alguna vez será un "detallito por aquí y otro por ahí" lo que les siguen corrigiendo, sin embargo, algunas quisiéramos que nos siguieran corrigiendo con tal de volver a sentir su calor.Para las que lo son físicamente, un abrazo por haber vivido esa hermosa experiencia, porque no son los nueve meses, ni el parto, es lo que sigue para el resto de la vida. Yo que tengo por ahí algunos hijos académicos reconozco que es una emoción especial, y eso que lo mío es puramente a nivel intelectual, sin embargo y sin que pareciera, a veces aún así duele. 
Por las que fueron, la que son y las putativas como yo (proviene en su etimología del latín “putativus”, que significa considerar, suponer, creer; que lo somos sin serlo):                               
                                                ¡Feliz Día de la Madre!                                                                                                                                                                                                                
Tiempo, compañía, una carta, un poema, una flor, eso es suficiente.                       (Lo anterior no es limitativo, conste)  .                                                                     Se vale el auto-regalo.